ENCUENTRO EN LA MONCLOA DE CASI TRES HORAS

Casado exige a Sánchez que no haya "cesión" ni "apaciguamiento" con los independentistas

El nuevo líder del PP aprovechó su primer encuentro con el jefe del Ejecutivo para insistir en que "no debe haber diálogo" ni "negociación" con los que quieren romper España

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), conversa con el nuevo líder del PP, Pablo Casado (i). (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), conversa con el nuevo líder del PP, Pablo Casado (i). (EFE)

El presidente del Gobierno y el líder del PP abordaron este jueves en su primera reunión en el Palacio de la Moncloa los grandes asuntos de Estado. Un encuentro en el que Pablo Casado trasladó a Pedro Sánchez la exigencia de su formación de mantener “fortaleza” frente al independentismo, “sin apaciguamiento”, con defensa de la ley y los servidores públicos que la defienden. Casado le recordó al presidente que “no caben cesiones ni negociaciones” en cuestiones como el referéndum ilegal e insistió en que el PP no es partidario de “dialogar” con los que “quieren romper España”, llegando a advertir que "no pasaremos ni una".

Un día después de que tuviera lugar la comisión bilateral entre Gobierno y Generalitat, la primera en siete años, el presidente del PP recordó que “por ahora” todas las informaciones que llegan del Govern apuntan a que nada ha cambiado. “Reapertura de las embajadas y de las estructuras, propaganda en TV3 y ninguna intención de abandonar la hoja de ruta hacia el derecho de autodeterminación”, insistió Casado. “Lo que esperamos es que el Gobierno de España esté a la altura de su responsabilidad y del cumplimiento de la ley”, afirmó el líder popular para avanzar que su partido pedirá una nueva aplicación del artículo 155 si el escenario se mantiene, anunciando que los socialistas cuentan con los votos del PP en el Senado para ese fin.

La reunión entre ambos, que Casado calificó como "cordial en lo personal" se prolongó durante casi tres horas. Tras la cita, el dirigente popular compareció en la sala más importante del edificio, reservada para el Consejo de Ministros. Un gesto del Gobierno, a pesar de que en ella nunca comparecen presidentes autonómicos ni líderes de otros partidos y que, fuentes del propio Ejecutivo enmarcaron en una "deferencia" al solicitar a su rival una "oposición de Estado". Precisamente Casado reconoció que su oposición como líder de la oposición será "firme y responsable" en los asuntos de Estado, siempre con respeto a la Constitución y a todas las instituciones, a la par que recordó la "situación inédita" de que el jefe del Ejecutivo no sea del partido más votado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al nuevo líder del PP, Pablo Casado (d). (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al nuevo líder del PP, Pablo Casado (d). (EFE)

Pese a las diferencias ideológicas abismales existentes, el presidente del PP aseguró que será "leal" a la hora de favorecer una política económica que garantice el crecimiento económico y de empleo, y también será "responsable" para garantizar que España tenga el prestigio que merece en la política internacional, la lucha contra el terrorismo, y los compromisos internacionales en el marco de la ONU, la OTAN y el refuerzo presupuestario en Defensa.

Según explicó el propio presidente en un tuit al término del encuentro, Sánchez le pidió esa "oposición responsable y leal" también en materia de inmigración, política europea, infraestructuras y violencia de género. Asuntos que requieren de grandes consensos y en los que necesariamente deben estar los dos grandes partidos de España. Además, Sánchez le habría recordado a Casado que el PSOE ejerció una oposición responsable, muy especialmente en lo relativo a Cataluña en los últimos meses, así que espera que el PP también lo haga ahora que está en esa situación.

Además de la situación catalana, el líder del PP le recordó a Sánchez que su partido “no permitirá ningún acercamiento de presos de ETA” y mantendrá una “oposición frontal” al respecto. La formación conservadora además presentará una proposición de ley de memoria, dignidad y justicia, y advirtió que el Estado de Derecho tiene que estar para evitar que haya enaltecimiento de los terroristas.

Los otros asuntos que abordaron ambos dirigentes en las casi tres horas de reunión fueron la política antiterrorista, la situación económica y las pensiones, el futuro presupuestario y la financiación autonómica. Como era de esperar la inmigración jugó un papel decisivo en el encuentro aunque, a priori, no alcanzaron ningún acuerdo. El líder popular insistió en la posición mantenida por su partido que pasa por reforzar la seguridad en las fronteras y de los cuerpos de seguridad y, por otro lado, cooperación en los países de origen.

Casado exige a Sánchez que no haya "cesión" ni "apaciguamiento" con los independentistas

La reunión ha tenido lugar el mismo día en que se han hecho públicos datos del primer CIS de la era Sánchez que ponen de manifiesto una importante subida del PSOE desde que se celebró la moción de censura y los socialistas llegaron al poder. Por contra, Unidos Podemos experimentaría un importante descenso. Ciudadanos se mantiene en la segunda posición aunque empatado con el PP en el 20,4% del voto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios