LA FISCAlÍA PIDE CINCO AÑOS POR OTRA QUERELLA

"Estafó con pisos falsos en Londres y Miami": otra querella acusa a la 'timadora vip'

Nuevos afectados de Mónica Gil Manzano muestran diversas formas de timo. Al menos tres juzgados de Madrid la investigan y fue condenada por estafar al exfutbolista Mariano Pernía

Foto: Mónica Gil Manzano se movía por el barrio de Salamanca. Montaje: Pablo López Learte
Mónica Gil Manzano se movía por el barrio de Salamanca. Montaje: Pablo López Learte

Mónica Gil Manzano, condenada en firme por estafar al futbolista Mariano Pernía, ve crecer las acusaciones contra ella. Aparte del caso que la ha mandado a la cárcel de manera provisional y sin fianza, un dentista acaba de presentar otra querella contra ella por estafa. En este caso, el escrito amplía el abanico de acusaciones, porque la acusa de vender pisos 'fake' en Miami y Londres que nunca llegaban a aparecer. Al menos tres juzgados la están investigando, dos ya la condenaron y uno archivó otra querella penal contra ella, según fuentes de su entorno. En uno de ellos irá a juicio la semana que viene y la Fiscalía pide para ella cinco años de cárcel por estafar 58.000 euros.

Reconstruir la vida de Mónica Gil Manzano no es sencillo. Desde que el pasado domingo una jueza de guardia de Madrid la enviara a prisión sin fianza por al menos tres presuntos delitos de estafa, los que la conocían la han borrado de sus contactos. Para ellos es solo una sombra y hasta algunos de los más cercanos ponen distancia. Sin embargo, las distintas querellas que la persiguen por los juzgados de Plaza de Castilla permiten atisbar un personaje fascinante y con talento para rodearse de famosos y aprovecharse de ellos.

Una de esas querellas es la que el martes admitió a trámite el juzgado de instrucción 49. En ella, un dentista llamado Roberto describe a lo largo de 37 páginas una estafa digna de una ficción. El abogado de la acusación es José Emilio Rodríguez Menéndez -sí, José Emilio Rodríguez Menéndez-, con lo que ya estamos todos. El escrito es de parte, hay que tomarlo con cierta cautela, pero coincide con otros testimonios que denuncian estafas similares.

La película arranca con una casualidad. Según la querella, la tarde del 3 de octubre de 2014, Mónica Gil Manzano acudió a la consulta de este dentista con un dolor de muelas. Aquello tenía mala pinta y requería "endodoncias, pernos, implantes, fundas..." y ella pagó 3.000 euros como anticipo aunque acordaron que pagaría el resto al terminar el mes. Así llegó a acumular una deuda de 6.400 euros.

En una de esas vistas ofreció "un chollo" al dentista. "Le transmite que es agente libre de banca y que, además, administra el patrimonio de futbolistas, artistas de renombre... y que se encuentra negociando con unos apartamentos en la zona más significativa de Londres" y, pensando en su odontólogo, "se había tomado la libertad" de reservar uno para él. Había dos inmuebles y costaban entre 100.000 y 120.000 euros. La agente le garantizó que ella misma invertía comprando el 50% de uno de los apartamentos. En la escritura fija que en seis meses el apartamento valdría 300.000 libras esterlinas y que además lo podría alquilar por unas 2.400 libras al mes. No hace falta hacer el cambio para ver que el negocio era redondo. Cuentan que pese a no tener conocimientos financieros, encandilaba a los incautos. Usaba una respetable oficina en la plaza del Marqués de Salamanca y se movía con la 'jet'. Pero cuando las cosas se torcían y le reclamaban el dinero comenzaban las amenazas.

Cuando finalmente el dentista se decide a invertir, ella le dice que ese apartamento ya no está disponible. Pero casi como favor le explica que podría ofrecerle otro en la misma zona. El dentista, siempre según la querella, le entrega 100.000 euros. En el contrato la sociedad vendedora se llama Great Success International Limited (que se podría traducir como 'gran éxito internacional') pero nunca encuentran el momento para escriturarlo. "Las excusas son tales como la bomba del metro de Londres, los problemas del Brexit, una supuesta enfermedad de la madre...". Ya ha pasado un año desde que se conocen y Gil Manzano ya ha recibido 100.000 euros. Entonces ofrece otro negocio. Un matrimonio amigo suyo se está separando y tiene un chalé pareado en Aravaca que es una ocasión única, para lo que tiene que dar 30.000 euros de anticipo.

Después le cuenta que como es agente de banca le puede conseguir un crédito a muy bajo interés para ampliar la clínica dental, para lo que necesita 20.000 euros de adelanto. En el verano de 2017, aparece una nueva opción de negocio: un apartamento en Miami. El dentista viaja a verlo pero, cuando llega a Florida, resulta que no puede verlo porque en ese momento estaba alquilado. La sociedad dueña del apartamento tenía sede en Hong Kong.

Al menos tres juzgados la están investigando, dos ya la condenaron y uno archivó otra querella penal contra ella, según fuentes de su entorno

Nuestro hombre ya empieza a dudar y no entra en el siguiente negocio que se le ofrece: una compra de combustible por 53.000 euros que se iba a revalorizar. Después le entrega 20.000 euros como anticipo para comprar una vivienda. A partir de ahí, el castillo de naipes se vino abajo. El dentista vio que en realidad no había firmado nada y comenzó a indagar. Entonces vio que ella aparece en una maraña de sociedades pero no le encaja con su trabajo de asesora de futbolistas. Le pide el dinero de vuelta y Gil le da un primer cheque de 26.000 euros pero no tenía fondos.

Finalmente, el dentista decidió querellarse contra ella. Le reclama 1,4 millones, no solo por la cantidad que le dio sino por los gastos en los que incurrió. La querella señala que el dinero ha podido acabar en Singapur "previo paso por sociedades de Hong Kong". La acusa de estafa y de intrusismo por ejercer como asesora financiera si ninguna titulación ni registro, además de delitos fiscales y blanqueo.

La querella dice que el dinero ha podido acabar en Singapur previo paso por sociedades de Hong Kong

La querella se suma a la que puso contra ella un cargo de la Comunidad de Madrid y que tramita otro juzgado de la capital. Otro arquitecto se querelló contra ella por estafa, pero fue archivada. Mariano Pernía tuvo suerte y consiguió una condena en conformidad por estafa, aunque con el compromiso de que se lo devolvería en plazos, el mayor de los cuales vence en julio. Tiene otra condena a una multa por conformidad, según fuentes jurídicas.

El pasado jueves fue detenida después de que un banco avisara a la policía de que estaba estafando a una señora. Fue arrestada y el domingo, el juzgado que estaba de guardia decidió enviarla a prisión sin fianza al ver los antecedentes y las causas que tenía pendientes a la espera de que el juzgado correspondiente se haga cargo. Ante la juez de guardia declaró y no dio la impresión de ser una maga de las finanzas. Gil Manzano, según fuentes de su entorno, tiraba de influencia, presumía de amistades (como la mujer del Cholo Simeone, Carla Pereyra, algo que los representantes de esta niegan) y se relacionaba entre la 'jet' para dar imagen de solvencia. Pero en realidad vivía en efectivo del dinero que iba sacando.

La escapada ha acabado abruptamente. De prisión saldrá como mínimo el lunes que viene. Pero lo hará para ir al banquillo de los acusados. La Fiscalía de Madrid ha informado de que tiene un juicio pendiente por el que pide para ella cinco años de prisión por estafar 58.000 euros a un directivo. Según recoge el escrito de acusación, en fechas anteriores al 13 de marzo de 2015, Mónica Gil Manzano simuló una solvencia profesional y empresarial de la que carecía a una persona a la que ofreció una inversión “muy rentable” en un fondo de inversión. Según la Fiscalía, estafó a un amigo. Este le transfirió 50.000 euros "porque en un año se revalorizaría su inversión en 18.000 euros".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios