MOCIÓN DE CENSURA

Atún rojo para Rajoy y su equipo en su último día como presidente

El expresidente no acudió a la sesión vespertina de la moción de censura del jueves pasado en el Congreso. Prefirió recluirse con sus allegados a disfrutar un banquete en un céntrico restaurante

Foto: Rajoy a su salida del restaurante 'Arahy', donde comió tras conocer que la moción de censura presentada contra él iba a prosperar. (EFE)
Rajoy a su salida del restaurante 'Arahy', donde comió tras conocer que la moción de censura presentada contra él iba a prosperar. (EFE)

El expresidente Mariano Rajoy es un ‘gourmand’. En su última jornada como jefe del Ejecutivo prefirió ir a comer con su gente de confianza a escuchar a los diputados ‘insurrectos’ en el Congreso. Lo hizo desde las dos y media de la tarde hasta las diez y pico de la noche en el restaurante ‘Arahy’, un local desde el que se ve la Puerta de Alcalá y que se ubica a escasos dos kilómetros del Hemiciclo.

Entre sus compañeros de ágape contó con María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, Íñigo de la Serna, extitular de la cartera de Fomento, o el jefe de Gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón. En ese día infausto, lo acompañaron en uno de los dos reservados del restaurante. Se accede al reservado más elegante cruzando la cocina del ‘Arahy' a la izquierda.

Reservado del 'Arahy' que se sitúa junto a la cocina del restaurante
Reservado del 'Arahy' que se sitúa junto a la cocina del restaurante

El ‘Arahy’ está en la antigua sede del restaurante ‘Club 31’, un mentidero de la Villa y Corte que reunía y reúne a lo más granado de la política, el IBEX-35 y el periodismo. Lo dirige el chef cubano José Raimundo Ynglada, ‘Mundy’ para los amigos, un tipo amable que sabe como nadie vender sus excelentes productos con gran locuacidad. Una tarjeta dorada o una ‘black’ (de las de verdad) ayuda a sobrellevar luego el susto de las cifras de la dolorosa.

‘Mundy’ te vende un Pingus como si te colocara un caña de cerveza sobre la barra. Con naturalidad y una sonrisa de oreja a oreja, te cuela una o varias botellas de uno de los mejores vinos tintos de España, cultivado en la Ribera del Duero por el danés Peter Sisseck. Un prestidigitador este ‘Mundy’, él te vende, tú no eliges, como debe ser el diálogo entre un buen cocinero y unos comensales que se precien.

Seguidamente, el chef cubano te hablará con solemnidad de su producto estrella: el atún rojo de la granja que tiene el Grup Balfegó en L’Ametlla de Mar, Tarragona. Una delicadeza para los mejores paladares, uno de los mejores atunes del mundo que tras ser pescado en alta mar, remolcado vivo hasta unas jaulas de 90 metros de diámetro, luego es engordado con la mejor carnada -caballa, sardina, jurel- hasta que tiene el peso y la grasa óptima para ser sacrificado. Los ilustres comensales le dieron al atún. Nosotros también lo hubiéramos hecho.

‘Mundy’ lo prepara en dados con algas y picante, en sashimi, en tartar, en ceviche y de varias formas más. ¿Les gusta el atún? Es insuperable la maestría del chef cubano preparando el ‘cerdo del mar’ y sus diferentes cortes: morrillo, ventresca o lomo.

También les vendió unas alcachofas de temporada, un tomate rosa cortado fino que te hace saltar las lágrimas o la vaca rubia gallega con sus vetas de grasa justa para que se devore con un regusto de sabor a buey.

El expresidente culminó su estancia en La Moncloa rodeado de los suyos y a lo grande. En fin, la jornada vespertina que Rajoy se saltó en el Congreso transcurrió según el canon más marianista, todo muy español.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios