sospechas de amaño en el partido de segunda división

El Huesca-Nàstic registró las cotizaciones más "alarmantes" de los últimos cinco años

Entró tanto dinero en las casas de apuestas vaticinando la victoria del Nàstic (0-1) que la cuota marcó un mínimo histórico para un equipo visitante y se hundió aún más en el descanso, contra toda lógica

Foto: Los jugadores de la S.D. Huesca celebran en el balcón del ayuntamiento de la capital oscense el ascenso del equipo a la Primera División. (EFE)
Los jugadores de la S.D. Huesca celebran en el balcón del ayuntamiento de la capital oscense el ascenso del equipo a la Primera División. (EFE)

Nuevos indicios alargan las sombras que ya se cernían sobre el Huesca-Nàstic del pasado domingo. Las apuestas del partido alcanzaron los valores más preocupantes que se hayan registrado en España en los últimos cinco años, según el organismo internacional de supervisión Federbet, dedicado a la lucha contra las apuestas ilegales en el deporte. El único precedente equiparable es un Racing de Santander-Hércules de la Primera División disputado en junio de 2013 que concluyó 3-0. LaLiga anunció entonces que expedientaría a ambos equipos tras detectar un aluvión de apuestas a favor de que los alicantinos se irían al descanso ganando y los cántabros remontarían en la segunda parte.

Los jugadores de aquel partido no fueron capaces de ejecutar sobre el césped el pronóstico de las cuotas (la mala suerte impidió que se consumaran las clarísimas ocasiones del Hércules en el primer tiempo). En cambio, este fin de semana, en el campo del Huesca, se cumplieron milimétricamente los vaticinios de los principales operadores del mundo. Como desveló El Confidencial este martes, 30 de las 59 casas de apuestas más significativas del mercado se vieron obligadas a suspender las cotizaciones del encuentro hora y media antes de que comenzara, tras detectar una entrada masiva de dinero que predecía un empate sin goles al término de la primera parte y una victoria visitante al acabar los 90 minutos. Contra toda lógica, las cuotas parecían no tener en cuenta que el Nàstic llegaba al Alcoraz a 29 puntos de distancia del entonces líder de la Segunda División. Pero los apostantes acertaron. En el minuto 72, Ikechukwu Uche marcó el gol que daba los tres puntos a los catalanes.

El análisis de las cotizaciones del evento agranda las sospechas de irregularidades. Para el secretario general de Federbet, Francesco Baranca, los valores del Huesca-Nàstic son los más “alarmantes que se han producido en España desde el Racing-Hércules de 2013”. A su juicio, desde entonces no se detectaban en suelo nacional “oscilaciones tan claras en las cuotas de que algo extraño estaba ocurriendo”. “Este partido es el evento más preocupante de los que ha supervisado Federbet en todo el mundo a lo largo de este año. Lo que ocurrió es gravísimo, la gente no se imagina hasta qué punto”, advierte Baranca.

Según los datos a los que ha tenido acceso este diario, en el momento del pitido inicial se pagaba de media el triunfo del Nàstic a 1,64 euros por euro apostado, es decir, que los apostantes estaban convencidos de su victoria. La cuota no encaja en lo que había sucedido hasta ahora en la Segunda División. Se trata del valor más bajo registrado para la victoria de un equipo visitante en los 451 encuentros disputados esta temporada en esa competición. Ni siquiera cuando los equipos de la cabeza visitaron a los últimos clasificados se pagó tan poco por el triunfo a domicilio.

El dato del domingo tampoco se corresponde con la trayectoria descrita por el Nàstic en sus 20 partidos anteriores como visitante. Su victoria como foráneo se pagó con una cuota media de 4,55 euros por euro apostado, el triple que este domingo. Cuando jugó en enero en el campo del Rayo Vallecano, el equipo que ya ha ascendido junto al Huesca a Primera División, el triunfo del Nàstic era tan improbable que la cotización se disparó a 7,99, cuatro veces más que en la ciudad aragonesa. Por otra parte, el segundo valor más bajo lo cosechó el 13 de mayo, cuando visitó al ya descendido Sevilla Atlético. Pero incluso en ese partido su victoria se pagó a 1,82, más alta que en la casa del líder Huesca.

Aplicando otro método de medición, el Nàstic había cosechado esta temporada una probabilidad media de ganar a domicilio del 22%. Sin embargo, sin motivos aparentes, el mercado de las apuestas le asignó el domingo unas opciones de imponerse en Huesca del 60%. Los indicadores evolucionaron a niveles aún más preocupantes durante el descanso. El mercado concluyó que el conjunto tarraconense tenía todavía más posibilidades de ganar al término de los primeros 45 minutos, a pesar de que sus jugadores ya solo disponían de medio partido para perforar la meta contraria. Cuando los equipos estaban en los vestuarios, la victoria del Nàstic subió hasta el 74%.

Ese aumento del descanso es el movimiento más comprometedor. En los otros partidos que disputó el Nàstic fuera de casa y que llegaron 0-0 al descanso, la cuota de su victoria siempre aumentó porque ya quedaba menos tiempo para que se produjera ese resultado. Contra la Cultural Leonesa, su triunfo se pagó al inicio a 3,97 y en el descanso subió a 5,40. Frente al Lorca, ya descendido, el Nàstic empezó el encuentro con una cuota de 2,51 y esta aumentó al concluir la primera parte a 3,25. Contra el Tenerife, su triunfo empezó a 5,32 y tras llegar 0-0 al intermedio subió a 6,00. Y en el partido contra el Sevilla Atlético, la cuota empezó baja, a 1,82, cerca de los valores de Huesca, pero subió a 2,60 tras los primeros 45 minutos.

El domingo, el extraño 1,64 del inicio cayó aún más en el descanso, hasta un inexplicable 1,34. Según fuentes del mercado consultadas por El Confidencial, ese brusco descenso contra las leyes de la física —solo tendría sentido si los jugadores hubieran viajado atrás en el tiempo para tener por delante más minutos de partido que al inicio— se produjo porque los apostantes interpretaron que, si el primer hito se había cumplido (que el partido llegara 0-0 al descanso), con el segundo (el triunfo del Nàstic) iba a ocurrir exactamente lo mismo. Entró tanto dinero que el triunfo visitante se desplomó.

Como informó este diario, Federbet maneja otros datos inquietantes. Antes de que empezara el partido bajo sospecha, se tramitaron apuestas presuntamente irregulares desde un país tan lejano y aparentemente tan poco interesado en la Segunda División española como Ucrania. Las apuestas a favor del Nàstic se habrían efectuado en las ciudades de Kiev, Poltava, Járkov, Mykolaiv, Kórosten y Odesa.

También se hicieron apuestas por cuantías relevantes desde Asia, la región del mundo que más fondos mueve en este mercado. Había tantos apostantes prediciendo que el Nàstic se llevaba los tres puntos que los principales operadores de ese continente decidieron bloquear las apuestas de tipo 1X2 en cuanto terminó la primera parte, algo absolutamente inusual y otro indicio demoledor de que el resultado habría sido manipulado. Según Federbet, a la vista de las oscilaciones de las cuotas, se puede concluir que los individuos que pusieron dinero a favor del Nàstic obtuvieron como mínimo un beneficio de 10 millones de euros.

LaLiga confirmó este martes a El Confidencial que está investigando el encuentro antes las sospechas de que el partido fue amañado. Tras analizar estas presuntas irregularidades, se dará traslado a la Policía Nacional para tratar de aclarar qué pudo ocurrir. Asimismo, Federbet también tiene previsto remitir un informe a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), competente en esta materia, para trasladarle lo sucedido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios