sucesos

Porros, fiesta y sexo: la policía no descarta más abusos a niñas de la banda de Alicante

Una de las menores sigue fugada; las dos más jóvenes relataron los mismos hechos: los detenidos les ofrecieron dinero para que las chicas pudieran irse del centro en que vivían

La tutela de la pequeña, de 14 años, la tenía la Generalitat, por lo que la joven estaba obligada a atenerse a las reglas del centro de menores de Alicante que tenía asignado. Sin embargo, se las saltaba de vez en cuando. Acudía a pasar largos ratos con unos amigos de nacionalidad argelina que había conocido hacía poco. Su amiga, de 15 años, la acompañaba. Aquel día, de hecho, las dos fueron a casa de uno de esos colegas. Una tercera chica del centro, que está a punto de cumplir 18 años, también acudió al piso. Las tres tenían nacionalidad española.

Los inquilinos montaron una fiesta en la que corrían el alcohol, el hachís y la marihuana. La más joven de las menores accedió voluntariamente, según su propio testimonio, a tener relaciones con uno de los chicos, pero solo con uno. De repente, se encontró con que los amigos de su 'novio' entraban de tres en tres a la habitación. Por allí pasaron los 10 miembros de la banda. Todos la violaron, en contra de su voluntad, como ha revelado la propia joven, que prestó testimonio ante la Policía Nacional después de que el centro de menores denunciara su ausencia.

La pequeña estuvo más de 24 horas encerrada en la casa y sufriendo las vejaciones de la manada. "Aunque ellos alegaran consentimiento en todos estos casos, ella es menor de 16 años y por lo tanto en ningún momento estaríamos ante una acción lícita", explican desde la policía, que también escuchó la declaración de la compañera de 15 años que acudió a la casa ese día y que relató hechos parecidos. Esta última estuvo en otra de las habitaciones del domicilio, que ha sido registrado por los agentes de la comisaría de centro junto a otros dos inmuebles. La mayoría de los miembros de la banda vivía en el piso donde cometieron las violaciones; el resto residía en estos dos últimos pisos, que también estaban situados en la zona norte de Alicante.

La Policía Nacional ha detenido a los 10 componentes del grupo por los delitos de agresión sexual, abuso sexual y corrupción de menores

La Policía Nacional ha detenido a los 10 componentes del grupo por los delitos de agresión sexual, abuso sexual y corrupción de menores, aunque también por otros ilícitos como robos con violencia, robos con fuerza, hurtos y pertenencia a organización criminal. "Ninguno de ellos tenía trabajo, posiblemente vivían de lo que robaban", relatan las fuentes policiales consultadas, que concretan que los objetos intervenidos en los domicilios han ayudado a esclarecer precisamente algunos robos que no tenían autor conocido. En concreto, los agentes han encontrado tres teléfonos móviles y una PlayStation que fueron sustraídos la semana pasada durante las Fallas y la anterior de diferentes domicilios de la zona norte de Alicante.

El testimonio de las dos chicas y otros indicios han permitido concluir a la policía que los 10 agredieron sexualmente a estas jóvenes y a la tercera chica, de 17 años, que no ha declarado ante los investigadores. Esta última se encuentra actualmente en paradero desconocido. "Sabemos que está bien, porque ha hablado con terceras personas que nos lo han transmitido; pero no sabemos dónde está; ahora mismo tenemos que buscarla porque aún no tiene 18 años, pero en cuanto los cumpla, ya no tenemos derecho a enviarla de vuelta al centro", explican fuentes de la investigación.

Las dos menores que sí han relatado lo que les pasó detallaron también que los chicos se habían ofrecido a prestarles dinero a ambas con el fin de que pudieran escapar del internado. Eso, según recordaron, les hizo acercarse a ellos, además de las drogas y el alcohol que les daban. Aseguran que no vieron a ninguna chica más, aparte de la chica de 17 años mencionada. La policía, sin embargo, no descarta que los miembros de la banda utilizaran el mismo 'modus operandi' para captar a otras menores antes. "De momento no hay indicios que apunten a esa hipótesis, pero tampoco es descartable que lo hicieran porque aún está abierta la investigación", señalan las mismas fuentes.

Los detenidos tenían entre 16 y 21 años. En concreto, dos eran menores (de 16 y 17 años); el resto, mayores de edad. Todos ellos han pasado ya a disposición de la Fiscalía de Menores y del Juzgado de Guardia. En las casas, además de los mencionados objetos robados, también había un gran número de dispositivos electrónicos, cuatro bicicletas y otra docena de terminales móviles que habían sido sustraídos con el fin de ser luego revendidos en el mercado negro. De momento, todos estos objetos están siendo analizados por los investigadores con el fin de determinar su procedencia y aclarar quiénes son sus legítimos dueños.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios