muerte en somosaguas

La vida a todo tren del asesinado en Pozuelo: de La Finca al colegio con el hijo de Rajoy

El clan de matones y narcotraficantes lleva años inactivo, sus empresas fueron liquidadas en 2010, pero Rojas Montes mantenía un alto nivel de gastos

Foto: Dos hombres a bordo de una moto tirotearon a la víctima en Pozuelo de Alarcón. (EFE)
Dos hombres a bordo de una moto tirotearon a la víctima en Pozuelo de Alarcón. (EFE)

El ciudadano español de origen colombiano José Ricardo Rojas Montes, de 43 años, murió ayer prácticamente en el acto después de recibir el impacto de 10 de las 12 balas que le disparó su asesino. Venía de dejar a su hijo en el colegio, el British Council —donde estudian los hijos de empresarios y políticos como el mismo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy—, cuando dos individuos en moto se pusieron a la altura de su Volkswagen Polo. El que iba de paquete sacó un arma automática y dejó pulsado el gatillo unos segundos.

Rojas Montes residía en la urbanización La Finca, entre vecinos tan adinerados como Cristiano Ronaldo, y llevaba un alto nivel de gastos. Hace años estuvo vinculado al clan de Los Miami, una organización surgida en Madrid en los noventa dedicada al narcotráfico y a los atracos. La Policía Nacional desarticuló en 2011 en una operación conjunta con el Federal Bureau of Investigation (FBI) esta peligrosa red y se incautó de 25 millones de euros en billetes procedentes de la venta de cocaína colombiana en la capital de España, la mayor cantidad intervenida hasta ese momento en un único registro, el que tuvo lugar en la casa de uno de los capos, situada en otra de las más selectas urbanizaciones madrileñas, la Moraleja.

La vida a todo tren del asesinado en Pozuelo: de La Finca al colegio con el hijo de Rajoy

Los Miami nacieron en el seno del sector de los porteros de discoteca de Madrid, donde fue poco a poco circulando cada vez más droga. Sus miembros se hicieron fuertes y se adentraron también en el mundo de los robos. El tráfico de cocaína procedente de Colombia y su posterior distribución por el país hicieron que los componentes de Los Miami se terminaran extendiendo por todo el territorio nacional. Según recuerdan fuentes policiales, Ana María Cameno, conocida como la reina de la coca, por ejemplo, recibía el material de los narcos latinoamericanos y luego se lo entregaba a Los Miami para que estos lo distribuyeran.

Durante su años de vida, Los Miami llegaron a tener mucho poder en la noche madrileña. Eran extremadamente violentos y su fama se extendió incluso fuera de las fronteras españolas. Tras el golpe recibido por la organización en 2011, sobrevivieron activamente algunos miembros puntuales del clan durante pocos años más, pero ya desvinculados de la trama delictiva. "Ya no existe este grupo", zanjan las fuentes policiales consultadas, que han luchado durante años contra estos delincuentes. "Sus cabecillas murieron o los detuvimos", añaden las mismas fuentes, que admiten que algunos mandos aún denominan coloquialmente a quienes formaron parte del entorno de aquella banda como gente "de Los Miami".

Imágenes de una parte de la urbanización la Finca. (Gtres)
Imágenes de una parte de la urbanización la Finca. (Gtres)

Según el Registro Mercantil, Rojas Montes fue propietario y administrador de las sociedades Aeronovo Ingenieros y Desarrollos Empresariales Atenas, dedicadas a la construcción aeronáutica y espacial —la primera— y al comercio al por menor de electrodomésticos —la segunda—. Ambas empresas, sin embargo, fueron extinguidas en 2010 por su dueño, que ayer perdió la vida tras ser tiroteado a escasos 200 metros del colegio de su hijo y junto a su pareja, que estaba sentada de copiloto y que resultó ilesa.

La investigación se centra ahora en averiguar la identidad de las dos personas que se acercaron a la ventanilla del coche para acribillar a Rojas Montes. Ambos llevaban un casco blanco y demostraron enorme 'profesionalidad'. De la docena de disparos que lanzaron, nada menos que 10 dieron en el cuerpo del fallecido. Ninguno alcanzó a su acompañante, que únicamente tuvo que ser atendida por psicólogos debido al ataque de ansiedad que provocó en ella el tiroteo.

La policía indaga al mismo tiempo por qué motivo se produjo el asesinato, que de momento apuntaría a un ajuste de cuentas, extremo aún por confirmar por los responsables del departamento de Homicidios de la Jefatura Superior de Madrid, que se ha hecho cargo de las pesquisas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios