violó, atropelló y quemó a la joven de 22 años en 2003

'El Rafita' ha vuelto: detenido en Madrid el asesino de Sandra Palo por robar coches

El grupo nacional, formado entre otras personas por el 'Rafita' y sus tres hermanos, utilizaba varias parcelas de la Cañada Real como talleres clandestinos y almacenes de piezas

Foto: Rafael García Fernández, alias 'El Rafita'. (Foto: Santi Carneri/La Razón)
Rafael García Fernández, alias 'El Rafita'. (Foto: Santi Carneri/La Razón)

Rafael García Fernández, alias 'El Rafita', vuelve a estar en el calabozo. El asesino de Sandra Palo, la española de 22 años a la que mató junto a dos amigos en mayo de 2003, ha sido detenido en Madrid tras descubrir la Policía que forma parte de una trama dedicada al robo de vehículos. La operación 'Wagen', denominada así por los propios agentes, se ha saldado con el arresto de 42 personas que utilizaban Fuenlabrada y la Cañada Real como base de operaciones.

Según ha informado el comisario jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, la investigación afecta a dos de los grupos más activos en el robo y despiece de vehículos de Madrid, uno que opera a nivel nacional y otro internacional. Asimismo, fuentes policiales han confirmado a este diario que entre los miembros que forman parte del grupo de la Cañada Real se encuentra 'El Rafita', quien se ha entregado la mañana de este viernes en comisaría después de saber que sus tres hermanos habían sido detenidos en la operación. "Era uno más del clan", han explicado mandos policiales.

Dos organizaciones especializadas

Los dos grupos tenían una estructura jerarquizada y un detallado reparto de papeles y funciones dentro de cada organización. Los encargados de robar los vehículos tenían grandes conocimientos de informática, y además contaban con un coche “lanzadera” que avisaba de la eventual presencia policial a la hora de trasladarlos a los talleres clandestinos de Fuenlabrada y la Cañada Real. Al mismo tiempo, la organización tenía en nómina a varios testaferros que ponían a su nombre los vehículos y los domicilios de los cabecillas para dificultar su localización.

El 17 de mayo de 2013, el 'Rafita' y tres amigos violaron, atropellaron y quemaron a Sandra Palo, una joven española que falleció por las heridas

'El Rafita' y sus tres hermanos formaban parte del grupo que operaba a nivel nacional, para lo que utilizaban varias parcelas de la Cañada Real como talleres clandestinos y almacenes. Después de robar los vehículos “a la carta”, estos eran escondidos en dichos lugares para ser desmontados, y los chasis restantes se quemaban en descampados para eliminar así todos los elementos identificativos del vehículo.

En lo que se refiere al grupo internacional, se trata de una banda que estaba formada por personas de nacionalidad polaca que tenían contactos en el extranjero. En este sentido, la organización utilizaba a dos de sus miembros para enviar algunas de las piezas a su país de origen y a Portugal, ventas que realizaban después de desmontar los vehículos en una nave industrial situada en Fuenlabrada, local que contaba con un sofisticado sistema de vigilancia para detectar la posible presencia policial. En el caso de que sus compradores no estuviesen interesados en las piezas, los arrestados optaban entonces por reparar vehículos particulares a un precio mucho más bajo que el habitual.

El caso de Sandra Palo

'El Rafita' dio sus primeros pasos en el mundo de la delincuencia con tan solo siete años, edad a la que comenzó a cometer robos mediante el método del 'tirón'. A los 11, el menor ya formaba parte de la conocida como 'banda del chupete', dedicada al robo y quema de coches en Alcorcón, así como al destrozo del mobiliario urbano de la localidad. De todos modos, no fue hasta cumplir los 14 cuando su nombre comenzó a sonar con fuerza en los medios de comunicación, y es que ese año cometió un crimen que conmocionó a toda España.

En mayo de 2003, 'El Rafita' y otros dos amigos violaron, atropellaron y quemaron a Sandra Palo, una joven española de 22 años que sufría una discapacidad psíquica leve. Los asesinos no conocían a la víctima, pero cuando la vieron esperando en una parada de autobús decidieron detener el coche para obligarla a subir. Después de conducir varios kilómetros, el grupo paró en un descampado de Toledo y la violó por turnos.

Una mujer sostiene una fotografía de Sandra Palo en una manifestación celebrada en 2010. (EFE)
Una mujer sostiene una fotografía de Sandra Palo en una manifestación celebrada en 2010. (EFE)

Aunque Palo intentó escapar después de que terminaran, el principal acusado, apodado el 'Malaguita' y de 18 años, arrancó el coche y la atropelló hasta en siete ocasiones. La joven sobrevivió, pero mientras agonizaba en el suelo sus verdugos fueron a comprar un bidón de gasolina y, tras regresar al lugar y ver que Palo estaba semiinconsciente, le echaron gasolina por el cuerpo y le prendieron fuego. Un camionero encontró el cuerpo de Sandra medio carbonizado en una cuneta a la mañana siguiente.

Cuatro años en un centro

'El Rafita' fue acusado de secuestro, violación y asesinato, pero al tener 14 años cumplió condena en el centro de menores de Renasco, en Carabanchel. En torno a las ocho de la mañana del 27 de junio de 2007, 1.501 días después de matar a Sandra Palo, el joven salió del centro y pasó a cumplir tres años más en régimen de libertad vigilada fuera de la Comunidad de Madrid. De todos modos, pronto quedó demostrado que su paso por Renasco no había sido suficiente para reinsertarle.

'El Rafita' se mudó entonces a Andalucía, donde fue pasando de piso en piso hasta septiembre de 2009, cuando volvió a quedar en manos de las autoridades de Madrid. En diciembre de ese mismo año, su nombre saltó una vez más a los medios de comunicación tras cometer un robo en Alcorcón. Y en enero de 2010, la policía le sorprendió de nuevo intentando robar un coche en la Latina, delito que ha repetido una y otra vez en distintas zonas de la Comunidad de Madrid en los últimos ocho años.

'El Rafita' tiene ahora 28 años, y sus antecedentes van desde el asesinato hasta la usurpación de vivienda, pasando por daños y delitos contra la seguridad vial. De hecho, en agosto de 2013 llegó a ingresar en prisión por conducir temerariamente y sin permiso una motocicleta con la que intentó atropellar a uno de los agentes, pero al poco tiempo volvió a quedar en libertad. Su arresto de este viernes, por tanto, no es más que otra muesca en su largo historial delictivo.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios