REACCIONES EN EL MUNDO DE LA COOPERACIÓN

El 'efecto Oxfam' en España: 1.200 bajas, miedo al contagio y abusos en otras ONG

El escándalo sexual destapado en el seno de la organización ha causado ya 1.200 bajas en su filial en España. Pero también amenaza a otras ONG, que reconocen daños colaterales

Foto: El ya expresidente de Oxfam Juan Alberto Fuentes, durante el momento en que fue detenido por la policía de Guatemala. (Reuters)
El ya expresidente de Oxfam Juan Alberto Fuentes, durante el momento en que fue detenido por la policía de Guatemala. (Reuters)

La crisis de reputación de la ONG Oxfam Intermón ha provocado un aluvión de bajas en la filial española de la organización. En concreto, 1.200 personas se han marchado desde que la semana pasada se destapara el escándalo sexual que directivos y cooperantes de la organización no gubernamental protagonizaron al viajar en 2011 a Haití para supuestamente atender a las víctimas que dejó el devastador terremoto meses antes. Un desastre natural por el que un millón y medio de personas se quedaron sin hogar. La cifra, aun siendo elevada, no representa un alto porcentaje del montante total de socios con que cuenta la entidad en España, donde 193.000 personas aportan donaciones periódicas.

La gravísima crisis de Oxfam, sin embargo, no ha afectado solo a esta organización, sino que podría poner en jaque al sistema de cooperación internacional. Las reacciones no se han hecho esperar. Médicos Sin Fronteras, por ejemplo, anunció que solo en 2017 se ha enfrentado a 24 casos de acoso o abuso sexual dentro de sus paredes. En concreto, de las 146 quejas o alertas recibidas por la administración de la ONG francesa, 40 fueron "identificadas como casos de abuso o acoso" tras la correspondiente investigación interna, de los cuales 24 resultaron ser acosos o abusos sexuales, según explicó la organización, que cuenta con 40.000 trabajadores fijos en todo el mundo.

En cuanto a Save the Children, la ONG dedicada en exclusiva a la infancia, reconoce el varapalo que todas las organizaciones pueden sufrir a raíz del escándalo. "Toda la cooperación está en riesgo porque lo que hace una cosa así, por muy puntual que sea, es generar muchas dudas en la gente sobre los programas de desarrollo que impulsamos", reconoce la directora de comunicación, Laura Pérez, a este diario. El efecto, insiste, "es negativo" sin matices, en un momento clave para la labor que desarrollan estas organizaciones, cuando el conflicto de los refugiados y la multiplicación de las migraciones alcanzan su punto más álgido en años. "Somos más necesarios que nunca", insiste.

Eso sí, tras el 'shock' provocado, en Save the Children consideran que llega el momento de ver una "oportunidad" que necesariamente pasa por mostrar "contundencia sin fisuras", "transparencia total" y "comportamientos ejemplares". Esta organización es partidaria de endurecer los protocolos para intentar que estas situaciones no se repitan. "Ninguna organización está libre de algo así porque la componen personas. Pero desde luego en nuestra mano está ser muy contundentes en los protocolos". Precisamente, esta organización no gubernamental cuenta con los más estrictos que existen por el hecho de tratar con la infancia. Entre las medidas del código de conducta está la de que todos los trabajadores (traten o no con niños) presenten el certificado negativo del registro de delitos sexuales, o normas establecidas como la de prohibir que un trabajador se desplace en un vehículo a solas con un niño o el simple hecho de que uno de los empleados se quede a solas con cualquiera de los niños.

Los protocolos, afirma Laura Pérez, están hechos para hacer "saltar las alarmas a la mínima duda" y en ese caso se pone en conocimiento de las autoridades policiales correspondientes para abrir una investigación. Save the Children no ha registrado ningún caso similar al de Oxfam en España. Por el momento, consideran prematuro medir el efecto real que el escándalo podría tener sobre su organización, aunque ya cuentan con que este mes se produzcan menos altas de nuevos socios.

En esa misma línea se pronuncia Acción contra el Hambre, que también cuenta con un sistema de denuncias y señalación de posibles casos de violaciones de su código de conducta donde cada reporte es tratado con garantías de confidencialidad. La organización espera que el escándalo sirva "para mejorar y aumentar los protocolos de prevención, denuncia, detección y respuesta", aunque sí reconoce a este diario "el daño" que causa el hecho de que "una excepción sea interpretada como generalidad". En ese sentido, piden que "un caso aislado no dañe la imagen de este sector, formado por miles y miles de profesionales dedicados a ayudar a los demás y con una vocación de servicio muy fuerte".

Un joven pasa frente a un cartel de Oxfam en Corail, en las afueras de Puerto Príncipe. (Reuters)
Un joven pasa frente a un cartel de Oxfam en Corail, en las afueras de Puerto Príncipe. (Reuters)


Cáritas España, por su parte y en sintonía con la central de la organización en Roma, prefiere no hacer valoración alguna sobre el caso de Oxfam. Sí aseguran fuentes de esta organización que no han tenido "ni la más mínima incidencia" tras el escándalo de Haití. "Calma total", expresan desde Cáritas España las fuentes consultadas, que destacan que también tienen un código de conducta y que no han detectado casos similares en el seno de su institución.


Oxfam trata de salvar su imagen

A pesar de la caída libre, la organización trata de mantener la calma para tranquilizar a sus colaboradores y anuncia refuerzos en su estructura. "Hemos incrementado el equipo para responder a los socios que piden explicaciones", admitió el director general de Oxfam España, José María Vera, este miércoles en una entrevista con 'Religión Confidencial'. Pero la cuestión se complica por momentos: ayer mismo, la policía de Guatemala detenía al presidente de la organización, Juan Alberto Fuentes Knight, que dimitió de inmediato.

Su puesto lo ha ocupado la hasta entonces vicepresidenta del patronato, Henrietta Campbell​. Oxfam defiende que al arrestado se le atribuyen delitos cometidos presuntamente en 2009, durante su época como ministro de Finanzas del país centroamericano. En relación con el escándalo sexual, la organización asegura que se trata de un episodio concreto y que ya ha activado protocolos internos para prevenir y detectar casos similares. Además, en su web lanza un mensaje de petición de perdón por lo sucedido. "Nuestras disculpas más sinceras hacia las mujeres víctimas de acoso sexual y abuso de poder [como lo ocurrido en Haití en 2011] y hacia todas las personas que confían en nosotros con las que compartimos indignación y vergüenza".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios