ceslar prevé recurrir

El juez archiva la querella de Carlota Areces por la entrada del jeque en El Corte Inglés

Sobresee el caso sin llamar a declarar a los investigados —la cúpula de la mercantil— y aún pendiente de que la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncie al respecto

Foto: Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. (Reuters)
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. (Reuters)

El Juzgado número 46 de Madrid ha archivado provisionalmente la querella presentada por la Corporación Ceslar, que posee el 9,001% de las acciones de El Corte Inglés, contra la cúpula del gigante de la distribución por los delitos de apropiación indebida, corrupción entre particulares, falsedad documental, vulneración al derecho de información y blanqueo de capitales. El magistrado José María Escribano Laclériga, titular del mencionado juzgado, admitió a trámite la mencionada querella el pasado diciembre, después de que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid se lo ordenara apenas un mes antes, y decide ahora, 10 meses después, dar carpetazo tras practicar, según argumenta el auto de sobreseimiento, "las diligencias necesarias".

Carlota Areces, representante de la Corporación Ceslar, dirigió la querella contra el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, contra los consejeros Antonio Hernández-Gil, Manuel Pizarro, Carlos Anselmo Martínez Echevarría, Shahzad Shahbaz y Florentino Lasaga, así como contra el supuesto asesor externo de la compañía David Barreiro y las sociedades Noganoir Capital y Tereze Capital, por entender que todos ellos estaban detrás de la operativa del préstamo de 1.000 millones de euros que concedió el jeque Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani a través de la sociedad Primefin y que conllevó el pago de 19,5 millones de euros por parte de la compañía a las dos mercantiles mencionadas, vinculadas a Barreiro y radicadas en Singapur y Emiratos Árabes.

El juez Escribano, sin embargo, argumenta ahora que no cabe seguir con las actuaciones por "debilidad indiciaria". Considera que "no concurren indicios que permitan la continuación del procedimiento, ya que de las diligencias practicadas no se deriva que las personas investigadas sean los autores de los delitos de apropiación indebida y de corrupción entre particulares", como entendía la Corporación Ceslar, que fue expulsada del consejo de administración de El Corte Inglés en agosto de 2015, pero que aún posee el 9,001% de las acciones del gigante de la distribución.

"No concurre ninguno de los requisitos del delito de apropiación indebida, ya que ni ha existido un quebrantamiento de la lealtad profesional ni consta que en la relación jurídica a la que se hace referencia se haya desviado cantidad de dinero alguna a la finalidad previamente pactada, ya que los servicios prestados por las entidades Noganoir y Tereze, que asesoraron e intermediaron en la totalidad del proceso negociador, fueron llevados de manera real y la operación resultó aprobada por el consejo de administración", arguye el magistrado, que también rechaza la corrupción entre particulares al entender que "no resulta acreditada la aceptación de un beneficio o ventaja no justificada como contraprestación para favorecer indebidamente a otro".

Los investigados no declaran

En los 10 meses de instrucción que ha durado la causa hasta el momento, el magistrado ni siquiera ha llamado a declarar a los investigados, a pesar de haberlo reclamado en varias ocasiones durante los últimos meses la querellante, quien sin embargo sí ha comparecido ante el juez para ratificar la querella en un acto que ha resultado ser la única diligencia ordenada por el instructor. Tras la insistencia de Areces para que el magistrado respondiera si quería o no que declararan los investigados, por fin se pronunció Escribano, que rechazó la petición. La querellante recurrió ante la Audiencia Provincial, que aún está pendiente de pronunciarse al respecto.

No ha contestado el juez, sin embargo, a la solicitud que hizo la representación letrada de Areces de pedir una comisión rogatoria a Suiza para conocer quién está detrás de las dos cuentas en las que El Corte Inglés abonó 17,8 de los 19,5 millones correspondientes a la comisión acordada con el intermediario que consiguió la entrada del jeque catarí en el accionariado de la mercantil. El propio protagonista de la mediación, David Barreiro, admitió en la documentación que él mismo aportó al Juzgado número 46 de Madrid haber percibido esta cantidad.

En concreto, según expuso la defensa de Barreiro, ejercida por el exfiscal Jesús Santos, El Corte Inglés pagó el mencionado montante a través de las dos cuentas suizas mencionadas con el fin de que el dinero llegara de este modo a las mercantiles Noganoir Capital, radicada en Singapur, y Tereze Capital, ubicada en Emiratos Árabes. Ambas sociedades, como ponen de manifiesto los contratos firmados entre el gigante de la distribución y el intermediario, tenían como administrador único a Barreiro, por lo que las dos cuentas del Bordier & Cie de Ginebra —entidad financiera en la que se hicieron los ingresos— tendrían que tener detrás al mencionado conseguidor, extremo que pidió confirmar la querellante y que no respondió el magistrado.

La propia Carlota Areces, en su declaración de ratificación ante el juez Escribano, aseguró que la operación del jeque había provocado "un menoscabo de entre 6.000 y 8.000 millones de euros a todos los socios" reduciendo el valor de la mercantil, y que el consejo de administración no ha sido claro con el tema de las comisiones abonadas. "En un consejo, pregunté si se habían pagado comisiones y el director financiero me dijo que él no sabía a quién se habían abonado; al mes, me mandaron un correo electrónico para decirme que se habían pagado en Singapur; posteriormente, me dijeron que se habían pagado en Emiratos", afirmó la empresaria, que tiene intención de recurrir el archivo de la causa ante la Audiencia Provincial de Madrid.

"Hasta ahora no había oído que El Corte Inglés pagara en cuentas en Suiza", insistió Areces, quien insinuó que había un "beneficiario" de esta operación y que su pretensión era destaparlo. "Hasta ahora nunca se ha acudido a un comisionista para acceder a financiación bancaria ni se ha pagado nunca por adelantado", subrayó la querellante, quien añadió que le produjo "bastante inquietud" que Baker & McKenzie asesorase a la vez a la compañía de distribución y al intermediario de la operación, David Barreiro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios