solo dos detenidos en la cárcel

Sin riesgo suicida y aislados por completo: primeras horas de los terroristas en prisión

Los dos únicos acusados de la matanza de Barcelona y Cambrils que están en la cárcel han sido sometidos a numerosas pruebas para determinar su situación psicológica y establecer el régimen

Foto: Los dos encarcelados por Andreu salen de la Audiencia Nacional camino a sus centros penitenciarios. (EFE)
Los dos encarcelados por Andreu salen de la Audiencia Nacional camino a sus centros penitenciarios. (EFE)

Las primeras horas en la cárcel de los dos presuntos terroristas enviados a prisión por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu el pasado martes han sido tensas. Tanto Mohamed Houli Chemlal como Driss Oukabir ingresaron inmediatamente en los centros penitenciarios de Alcalá Meco y Soto del Real respectivamente, donde fueron sometidos a más pruebas de lo habitual por parte de los equipos de tratamientos de las mencionadas cárceles.

Sin riesgo suicida y aislados por completo: primeras horas de los terroristas en prisión

En concreto, ambos fueron sometidos a una revisión por parte del médico en primer lugar y posteriormente pasaron a manos de un trabajador social, un psicólogo y un educador. Las pruebas que todos estos miembros de los equipos de tratamiento realizaron determinaron la situación, la vigilancia y el régimen penitenciario al que debían estar sujetos los reclusos. Según fuentes de ambos centros, los especialistas hicieron especial hincapié a propósito en las pruebas que marcan el riesgo de suicidio, que tuvieron que ser repetidas en varias ocasiones con el fin de asegurar de modo definitivo los resultados.

Ninguno de los exámenes practicados concluyó que fuera necesario aplicar el protocolo antisuicidios, por lo que ambos serán sometidos al régimen de especial vigilancia por su peligrosidad, no por el daño que puedan llevar a cabo contra sí mismos. De hecho, en los próximos días serán registrados previsiblemente en el fichero de internos especiales (FIES), que clasifica a los reos de mayor riesgo y en el que generalmente son inscritos todos los terroristas.

Tras someterse a todas las pruebas sin mostrar resistencia ni realizar siquiera gesto alguno contra los funcionarios, los dos detenidos fueron trasladados a sendos módulos de aislamiento total dentro de sus respectivos centros penitenciarios. Houli Chemlal, que fue herido en la casa de Alcanar con motivo de la explosión accidental que sufrieron los terroristas durante los preparativos de los atentados, pasó a la enfermería, donde actualmente se encuentra con un preso de apoyo, aunque será previsiblemente trasladado cuando se recupere, en régimen de aislamiento, a un módulo reservado para menores de 22 años, algo habitual en el caso de los que aún no han cumplido esta edad.

Ninguno de los dos, por lo tanto, tendrá contacto alguno con el resto de presos de su respectivo centro penitenciario en los próximos días, un régimen cerrado que se mantendrá hasta que los especialistas de la prisión vayan conociendo al recluso y contemplando otras posibilidades. Al principio, de hecho, ni siquiera tendrán relación ni podrán hablar con los otros reclusos en el patio, donde saldrán solos en momentos del día en los que no haya otros internos. El aislamiento será completo en todo momento cuando los reos estén dentro de la prisión. Tan solo podría modificarse conforme pase el tiempo en los periodos que pasen en el patio.

En caso de que a lo largo de las próximas semanas los especialistas determinen que los internos pueden comenzar a tener algún contacto con otros presos, los propios funcionarios especificarán con qué reclusos, de qué forma y durante cuánto tiempo serán esas relaciones personales. Mientras tanto, la soledad de los dos presuntos yihadistas será absoluta durante las 24 horas del día.

El envío de Houli Chemlal y Oukabir a centros diferentes también va en línea con la política de dispersión de terroristas que lleva a cabo el Ministerio del Interior con el fin de evitar la radicalización de reclusos o la relación entre presos afines que pudieran planificar actuaciones desde dentro de los módulos. Según el juez Andreu, los dos presuntos implicados en los atentados de Cataluña, que acabaron con la vida de 15 personas, estaban en un "avanzado y peligroso proceso de radicalización" que los convertía en posibles terroristas suicidas.

La documentación de Oukabir fue utilizada para alquilar la furgoneta que posteriormente utilizó Youness Abouyaaqoub para llevar a cabo el atropello múltiple de las Ramblas, mientras que Houli Chemlal fue detenido tras resultar herido en la explosión accidental que sufrieron los miembros de la célula yihadista un día antes de los atentados en la casa de Alcanar.

Junto a Oukabir y Houli Chemlal también fueron detenidos los considerados por la Audiencia Nacional componentes de la célula Salh Karib y Mohamed Aalla, titular del Audi con el que se cometió el atentado de Cambrils. El primero fue enviado a dependencias policiales por el juez Andreu, que tomó esta decisión hasta que concluya el registro del domicilio del arrestado y pueda determinar si le manda o no a prisión; y el segundo fue puesto en libertad con la obligación de comparecer todos los lunes, dado que "los indicios existentes" contra él sobre su presunta colaboración con el grupo terrorista "no son suficientemente sólidos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios