hizo dar el salto de PLaneta a madrid

Mauricio Casals, el Maquiavelo del Palace

En sus inicios, Casals se había movido en el mundo editorial de la capital catalana. Había trabajado para Plaza & Janés y había sido el agente literario de su hermano, Pedro Casals

Foto: Mauricio Casals, en el centro, en un acto organizado por 'La Razón'. (EFE)
Mauricio Casals, en el centro, en un acto organizado por 'La Razón'. (EFE)

¿Por qué es tan poderoso Mauricio Casals Aldama? ¿Por la agenda de su teléfono móvil? ¿Por su aguda inteligencia? ¿Por sus maneras en extremo educadas? ¿Por su capacidad para muñir acuerdos que a otros parecen imposibles pero que él acaba cerrando en aras del bien común? ¿Porque lo que otros hacían desde antaño en oscuros reservados él lo departía delante de cualquiera que pasara por el 'hall' del Palace de Madrid? Pues por todo eso y por más. Lobista para algunos, consultor para otros, y hombre para todo del Grupo Planeta. La historia de los medios de comunicación en España no se entiende sin él en la últimas tres décadas.

Sin embargo, hace 40 años nada hacía pensar que este profesor de Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona llegaría a ser consejero y asesor de presidencia de uno de los dos mayores grupos de comunicación del país y presidente de 'La Razón'. Hasta entonces, Mauricio Casals se había movido en el mundo editorial de la capital catalana. Había trabajado para Plaza & Janés y antes había sido el agente literario de su hermano, Pedro Casals Aldama, quien en una irónica premonición del destino llegó a finalista del Premio Planeta en 1989 con el libro 'Las hogueras del rey'.

José María OlmoJosé María Olmo

Unos orígenes bien humildes para quien lo ha sido todo en los medios, la política y la empresa en España. ¿A quién envió el Consejo de la Competitividad a decirle a Rajoy que aceptase el rescate europeo? A Mauricio Casals. ¿A quién mandaba SMS Bárcenas para pedir árnica al Gobierno? A Mauricio Casals. ¿Quién consiguió que los Lara hayan apuntalado por fin un imperio en Madrid? Mauricio Casals. ¿Quién logró que la autoridad de la competencia no bloquease la fusión de Antena 3 y La Sexta? Mauricio, siempre Mauricio. Mauricio Casals igual ablanda al cimarrón periodístico Antonio García Ferreras que se pasea por todo el Ibex 35.

Mauricio Casals, catalán, 68 años. Su imputación vista y no vista en el caso Lezo le puso en la picota. Pero llevaba muchos años con acceso a todo tipo de palacios y con contactos en todos los partidos. Los que le conocen definen su estilo como de guante de seda con puño de hierro, de muchos amigos y pocos enemigos. Pero estos últimos, cuando los ha tenido, lo han sido hasta el final. No es que el trabajo sea su vida, es que el trabajo le ha dado la vida, en especial en estos últimos años, asediado por el cáncer. Pese a su mala salud, Mauricio Casals no ha dejado de ir a trabajar ni un solo día.

La sombra de los hermanos Anson

Mauricio Casals conoce al entonces director de 'ABC' Luis María Anson cuando este publica en Plaza & Janés. Anson ha escrito la biografía de Juan de Borbón, el padre del Rey emérito. Ambos conectan. Y cuando en 1986 Juan Antonio Samaranch anuncia que Barcelona será la sede los Juegos Olímpicos del 92, Anson decide abrir entonces la delegación de 'ABC' en la capital catalana y convierte a su editor en Plaza & Janés, a Mauricio Casals, en su hombre de confianza en Cataluña. Mauricio Casals no será nunca un empleado de 'ABC'. Será más bien un consultor con despacho en 'ABC'. Y esa será una constante en la carrera de Casals, trabaja para Planeta pero también tendrá siempre una rama paralela de negocios, por favores a tirios y troyanos.

En 'ABC', Casals hace un máster sobre medios de comunicación, solo que en vez de pagar, cobra por ello. Pronto ve que su estilo es más de entre bambalinas, alejado de la primera línea. Más del hermano Rafael Anson que de Luis María. Y que su arma es la influencia. En esa época se forjan dos constantes de su carácter: los golpes de efecto y las complicidades políticas. Entre los primeros, todos recuerdan cuando en el año 1991, para el centenario de la revista 'Blanco y Negro' —la revista dominical de 'ABC'—, metió dos caballos, uno negro y uno blanco, dentro de la discoteca Up & Down. Entre los segundos, siguió acercando el 'ABC' al pujolismo. Incluso puso de editorialista a Josep Faulí, ex director general de Medios de Comunicación de la Generalitat.

Luis María Anson le dio los contactos pero el modelo fue Rafael Anson: influir desde un segundo plano, sin ponerse nunca en la primera línea

Pero en 1998, tras los Juegos, Luis María Anson deja 'ABC' y funda 'La Razón'. Casals se convierte en su director general. Y a medida que los socios iniciales —Grupo Zeta, Frade— no quieren seguir asumiendo pérdidas, es Casals quien trae a Planeta de accionista del rotativo que quería ser la nueva referencia de la derecha española. Los Lara llevaban años intentando ser un gran grupo en Madrid. Pero hasta entonces habían fracasado. Ahora, con la compra de 'La Razón', José Manuel Lara Bosch y Mauricio Casals se convertirán en el dúo más poderoso del 'media' español.

Pelotazo y cambio de tercio

En 2001 Planeta vende el 10% de Telecinco, harto de ser el socio minoritario e irrelevante de Silvio Berlusconi en España. Las plusvalías de la operación suman 303 millones. Dos años después, en 2003, Planeta compra el 25% de Antena 3 TV por 364 millones. Y esta vez va a mandar. Porque Mauricio Casals ha convencido a los Lara de que gracias a 'La Razón' serán importantes en Madrid. De que 'La Razón' será la palanca que hasta ahora les ha faltado; de que la palanca, en esencia, será él.

Mauricio Casals aplica un nuevo método de trabajo. Duerme tres noches en Madrid, de martes a jueves, y cuatro en Barcelona. Vive en el Palace, despacha en el Palace. Los políticos le piden favores. Y Casals se dedica a su especialidad: tejer complicidades. Su larga mano llega a cualquier medio del grupo. De aquel entonces le viene el apodo de 'Príncipe de las tinieblas'. Personas cercanas aseguran que se lo ponen por envidia, porque ha llegado un catalán a Madrid que ni siquiera es periodista y que poco a poco está arrinconando a los Luca de Tena y al resto de históricos de la prensa madrileña. Casals no da las exclusivas de Pedro J. Ramírez y carece de la arrogancia de Juan Luis Cebrián, pero los que han tratado con él lo califican de más fiable, abierto a recibir a todo el mundo y con una habilidad innegable para mantener los acuerdos. Como en la película, “el alumno ha superado a los maestros”.

Con Casals, la aristocracia mediática madrileña quedó traumatizada al llegar un advenedizo catalán que empezó a hacer lo que ellos hacían pero mejor

En 2008 recibe un duro golpe, que construirá otra columna en su personalidad. La cúpula de 'La Razón' ficha por 'ABC' y le dejan tirado. A los cuatro 'traidores' que abandonan la nave un lunes por la mañana lo que más les preocupa el domingo por la noche en un reservado en Casa Gerardo de la capital es que "Mauricio se entere antes de tiempo" y frustre la operación.

Lejos de venirse abajo, Casals apuesta por la confianza, un círculo estrecho de colaboradores, todos catalanes, que le guarde una fidelidad sin fisuras. Por eso se lleva al delegado de 'La Razón' en Barcelona y lo nombra director del diario. Con el tiempo, y a golpe de tertulia, convertirá a Francisco Marhuenda en uno de los periodistas más famosos de España. Marhuenda es una creación de Casals: el hombre que aceptó, en un momento muy difícil, ser director interino, se convertirá en una persona de su máxima confianza y se consolida en el cargo. El círculo íntimo de Casals lo cerrarán otros dos catalanes: Joaquín Parera, su mano derecha en Madrid, y su hermana Monty Parera, quien ejercerá de lo mismo pero en Barcelona.

Continuidad y apoyos

Casals ha preservado su poder dentro del grupo. Tras la muerte de Lara Bosch, el nuevo presidente de Planeta y Atresmedia, José Creuheras, lo ha seguido apoyando. Casals sigue siendo el mismo de siempre, acceso a los principales políticos, excelente relación con muchos ministros. Sigue escuchando a todos, desde 'lobbies' de poder hasta empresarios o asociaciones de todo tipo. Mauricio es el de siempre: apoya a las empresas y se implica si considera justa la causa. Así, por ejemplo, a día de hoy sigue participando en diversas reuniones que buscan tender puentes en la cuestión catalana. Mauricio Casals no deja de trabajar ni un solo día... Hasta ahora.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios