La Patrulla Águila ficha a la primera piloto de combate de España
  1. España
fue la primera a los mandos de un f-18

La Patrulla Águila ficha a la primera piloto de combate de España

La capitana se ha convertido en la primera aviadora que integra el grupo de vuelo acrobático, 33 años después de su fundación

placeholder Foto: Rosa Malea (Twitter)
Rosa Malea (Twitter)

Treinta y dos años después de su primer despegue, la Patrulla Águila del Ejército del Aire cuenta con una mujer. La capitana Rosa Malea se ha convertido en la primera piloto que entra en el grupo de vuelo acrobático, con base en la Academia del Aire de San Javier (Murcia).

La incorporación de Malea no ha sido celebrada de manera especial: como cualquier otro novato, la capitana ha recibido un baño de champán y agua tras realizar su primer vuelo en solitario como piloto.


Lo cierto es que el nombre de Rosa Malea marcará la historia del Ejército del Aire no solo por su entrada en la Patrulla Águila, sino también por ser la primera mujer que pilotó un avión de combate.

La almeriense de 36 años, hija de un empleado de banca y una profesora, se puso a los mandos de un F-18 en el año 2007, siendo la primera piloto de caza y combate licenciada como tal en España. Cumplir su sueño le costó cinco años de formación.

Rompiendo barreras

Desde que en el año 1988 se permitiera la entrada de mujeres en el Ejército, el 12,5% de la tropa son mujeres, según datos del Observatorio militar para la igualdad entre mujeres y hombres en las Fuerzas Armadas. De ellas, muy pocas han llegado a oficiales de aviación, con apenas cuatro alumnas por curso.

De hecho, el grueso de mujeres se encuentra en los puestos de menor rango, donde trabajan aproximadamente 12.600, el doble que las mujeres oficiales. Quien más alto ha llegado hasta el momento es la coronel Patricia Ortega, precisamente la primera mujer en ingresar en la Academia General Militar. Fue la primera teniente coronel, en 2009, y la primera coronel, en 2015.

Foto: Cospedal, en una visita oficial. (EFE)

Que no haya más mujeres en puestos altos responde, principalmente, a un problema matemático: ninguna ha alcanzado aún la veteranía suficiente para cargos que tardan años en conseguirse. Es más, se espera que la primera general (presumiblemente, la coronel Ortega) sea nombrada en 2022.

Fuerzas Armadas
El redactor recomienda