Es noticia
Menú
De la duquesa de Windsor a David Bisbal: los delirios del estafador de El Plantío
  1. España
VARAPALO DEL TRIBUNAL SUPREMO

De la duquesa de Windsor a David Bisbal: los delirios del estafador de El Plantío

Usaba modos de multimillonario pero en realidad solo le importaba desplumar a sus víctimas. Aunque para ello tuviera que inventarse relaciones con personajes vip

Foto: El estafador usaba un Porsche Cayenne entre otros vehículos de lujo.
El estafador usaba un Porsche Cayenne entre otros vehículos de lujo.

Raúl B.M. se hacía pasar por multimillonario para estafar a sus víctimas aprovechando un estatus perdido a causa del fracaso de un negocio inmobiliario que llevó a su familia a la ruina. Pero ahora su camino va directo a prisión después de que el Tribunal Supremo haya considerado que la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que le condenaba a cinco años de cárcel por estafa continuada y uno por apropiación debido se ajusta como un guante a sus andanzas tras haber recurrido ante el Alto Tribunal.

El catálogo de correrías del estafador no tiene desperdicio. Una de sus víctimas fue engañada para participar en un negocio con el estructurador molecular sónico, dedicado al ahorro de energía y combustible, asegurando que había adquirido la patente original, radicada en Méjico. Además, convenció a su víctima para asociarse con él tras indicarle que ya había desembolsado 200.000 euros pero necesitaba otros 100.000, que fueron aportados por el estafado. Más tarde le solicitó un préstamo por valor de 120.000 euros comprometiéndose a devolverle 138.000. Finalmente, consiguió sacarle otros 110.000 y 60.000 de forma respectiva. Nunca devolvió ni un céntimo de euro de ellos.

Un negocio con el estructurador molecular sónico fue la vía utilizada por Raúl B.M. para dejar sin ahorros a su víctima, a la que sacó diversos pagos

Para operar, Raúl B.M. usaba un modo de vida propio de un multimillonario. Las víctimas destacan que era habitual que apareciese en varios modelos de vehículos de alta gama -Porsche, Jaguar, etc.- conducidos por un chófer llamado Christian o por él mismo. Además, solía citarlos en inmuebles de lujo en los que residía en régimen de alquiler aunque aseguraba que eran propiedades suyas o vinculadas a su familia. También empleaba una cuenta de Caja Baleares a nombre de su madre para recibir los ingresos que estafó a la citada víctima.

El condenado afirmaba que su profesión consistía en administrar un inexistente 'holding' de empresas llamado Grupo Báñez con sede en la madrileña torre Picasso, contando con un abultado patrimonio inmobiliario. Incluso llegó a asegurar que su abuelo había adquirido una casa en Mallorca a la duquesa de Windsor. Pero nunca hubo tal: la vivienda era alquilada.

Precisamente un alquiler sirvió también para llevar a cabo otras estafas. En junio de 2010 Raúl B.M. alquiló un chalé de lujo en la exclusiva urbanización Las Encinas de El Plantío (Madrid) con un contrato que establecía un pago mensual de 6.000 euros y el abono del 50% de los gastos de comunidad, agua, luz, teléfono o gas. La propietaria le concedió un periodo de carencia de cuatro meses por la realización de unas obras autorizadas.

El estafador deslumbraba con su alto tren de vida, que incluía coches de lujo, viviendas de alto 'standing' y servicio como decorado de una gran mentira

Alegando problemas con Hacienda, el estafador capeó la fianza que pedía la propietaria a través de un compromiso ante notario: el mantenimiento durante cinco años de un saldo mínimo de 36.000 euros en la cuenta destinada a abonar el alquiler.

Una vez que comenzó a habitar en su nueva vivienda -una de las víctimas recuerda que con anterioridad le citó en un chalé ubicado en El Pardo que, según le aseguró, iba a venderle al cantante David Bisbal, aunque no era de su propiedad y vivía en él en régimen de alquiler-, encargó las obras de reforma a la hermana de la novia del estafado con el negocio del estructurador molecular. Por entonces las relaciones todavía eran buenas entre ellos.

En total, el presupuesto de las reformas ascendió a un total de 117.987, 25 euros que nunca fueron abonados. El asunto salpicó a terceros, ya que un proveedor vio cómo no cobraba la cantidad de 3.507 euros gastados en alfombras.

Durante casi dos años la propietaria del inmueble de El Plantío no recibió ni un solo pago de los acordados, con lo que interpuso una demanda que terminó con el lanzamiento de Raúl B.M. de la vivienda tras una sentencia de un Juzgado de Pozuelo (Madrid). Entre medias, había pagado con un cheque sin fondos por valor de 36.000 euros a la casera, lo que le generó unos gastos de 738 euros. La Justicia le condenó a abonar 100.600, 80 euros más las rentas devengadas hasta la fecha del lanzamiento.

Pero la víctima de las andanzas de Raúl B.M. también padeció otra de las suyas. En la vivienda se encontraban 34 cabezas con cuernos de animales cazados por el marido de la propietaria en 1965 y 1973 que fueron valoradas en 2.040 euros. Al abandonar la residencia, el estafador se las llevó con él después de haber presumido de que se trataba de animales abatidos por su abuelo y haber hecho indagaciones ante otras víctimas de sus andanzas para saber si era posible venderlas.

Raúl B.M. se hacía pasar por multimillonario para estafar a sus víctimas aprovechando un estatus perdido a causa del fracaso de un negocio inmobiliario que llevó a su familia a la ruina. Pero ahora su camino va directo a prisión después de que el Tribunal Supremo haya considerado que la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que le condenaba a cinco años de cárcel por estafa continuada y uno por apropiación debido se ajusta como un guante a sus andanzas tras haber recurrido ante el Alto Tribunal.

Tribunal Supremo Audiencia Provincial de Madrid
El redactor recomienda