refuerzo de agentes y controles en la frontera

Interior contemplaba un ataque yihadista en España con vehículos igual que el de Niza

Las fuerzas de la lucha antiterrorista destacan que el Estado Islámico y Al Qaeda han recurrido con frecuencia a este tipo de ataques y temen la dificultad para evitarlos

Foto:  Imagen del camión con el que se perpetró el atentado en Niza. (Reuters)
Imagen del camión con el que se perpetró el atentado en Niza. (Reuters)

Las Fuerzas de Seguridad temían que en España se produjera un atentado como el que presuntamente provocó la muerte de al menos 80 personas en la localidad francesa de Niza este jueves por la noche, convirtiendo un simple vehículo en una mortífera arma terrorista. Francia ya había sufrido atentados similares con coches en 2014 y Reino Unido vivió otro en 2013, pero nunca se había producido un ataque en suelo europeo en el que se lanzara un camión de mercancías contra una multitud como la que celebraba la fiesta del 14 de julio en el paseo marítimo de la ciudad gala. El yihadismo ha optado con frecuencia por este tipo de ataques en el Magreb y Oriente Medio, por el enorme pánico que generan y los escasos recursos necesarios para ejecutarlos. Todo apunta ahora a que el Estado Islámico ha decidido introducirlos en Occidente.

Pese a la ausencia de precedentes, fuentes de la lucha antiterrorista aseguran a El Confidencial que esta era una de las amenazas que se contemplaban antes del ataque de Niza, precisamente, por la experiencia del terrorismo internacional en este tipo de atentado y por las facilidades que implica, en comparación con el acceso a armas y explosivos, conseguir y camuflar en las sociedades occidentales un coche o un camión para transformarlo en un enorme cuchillo con ruedas. Se trata de ataques baratos que apenas requieren infraestructura, y detectarlos puede resultar casi imposible.

Las fuentes consultadas aseguran que no hay ninguna amenaza concreta contra España en estos momentos y que el nivel de alerta antiterrorista se mantendrá por ahora en el 4, solo uno por debajo del máximo. Pero el temor a un atentado arreció el pasado 22 de mayo, cuando el portavoz oficial del Estado Islámico, Abu Mohamed al Adnani, pidió en una grabación de 31 minutos difundida a través de los canales habituales de propaganda del grupo terrorista que todos los musulmanes aprovecharan el Ramadán para atacar a los infieles.

“Estad listos, preparados, para convertirlo en un mes de tragedia para todos los infieles, especialmente aquellos combatientes y defensores del 'Califato' en Europa y América”, decía el mensaje. Al Adnani se dirigió especialmente a los musulmanes que no tenían recursos para viajar a Siria o Irak para unirse a las filas del Estado Islámico. Les recordó que no era necesario moverse de sus países de residencia para provocar el terror en Occidente. “La acción más pequeña que hagas en su tierra será mejor y más duradera para nosotros que si estuvieras aquí. Si alguien quiere unirse al Estado Islámico, preferimos que te quedes en tu lugar para atacar a los cruzados día y noche”. El propio Al Adnani concretó en 2014 que cualquier acción era valiosa: "Aplastar su cabeza con una piedra,o degollarlo con un cuchillo, o atropellarlo con tu coche, o lanzarlo desde un punto elevado, o ahogarlo, o envenenarlo. Mata a los infieles tanto si son civiles como militares".

El Ramadán concluyó el pasado 6 de julio, pero es evidente que el ataque de Niza responde milimétricamente a esa voluntad, aunque todavía no se ha confirmado que el Estado Islámico se encuentre detrás de este nuevo ataque, que se produce ocho meses después de la masacre que dejó 137 víctimas mortales y más de 400 heridos en París el pasado 13 de noviembre, y cuatro meses después de los ataques del 22 de marzo en Bruselas, que se saldaron con 35 fallecidos y más de 300 heridos.

Fuentes de la lucha antiterrorista añaden que el punto escogido también cumplía otro requisito fundamental para el Estado Islámico: la rápida difusión de imágenes sobre el ataque para multiplicar la propagación del pánico en la sociedad. Buena parte de los asistentes a la fiesta de Niza estaban utilizando sus telefónos móviles cuando el camión comenzó a embestir a los viandantes. Solo unos segundos después del atentado, ya había decenas de fotografías y vídeos circulando por redes sociales con imágenes de la masacre. La acción se produjo en una ciudad, pero las consecuencias van a ser globales.

En el plano operativo, fuentes de Interior han confirmado a El Confidencial que se ha decidido reforzar los dispositivos de vigilancia de la frontera con Francia. El ataque se produjo a solo cinco horas de coche del paso de La Junquera. No se contempla el cierre de la circulación, pero se ha ordenado que efectivos de las Fuerzas de Seguridad refuercen la presencia policial y los controles en todos los puntos de paso hacia el país vecino. 

 

El ataque en Niza no solo va a dejar al menos 80 víctimas y va a provocar de nuevo que la sociedad europea se suma en el miedo más primario. También va dirigido contra los valores y la economía occidentales. La localidad francesa es uno de los mayores destinos turísticos de Europa en la temporada de verano. El terrorismo yihadista pretende atacar los pilares sobre los que se asientan las sociedades modernas y se ha lanzado a cortar una de sus principales vías de ingresos para conseguirlo. En Túnez, Egipto y Turquía, ya le ha dado resultado. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios