Es noticia
Menú
Aristrain, enemigo nº 1 de Hacienda, vuelve a España de tapadillo para ir a los toros
  1. España
LA GRAN FORTUNA ANÓNIMA DEL PAÍS

Aristrain, enemigo nº 1 de Hacienda, vuelve a España de tapadillo para ir a los toros

El millonario del acero, al que Hacienda acusa de defraudar 200 millones fingiendo vivir en Suiza, entra por Portugal bajo el radar a pasar temporadas en España. "Vive como fugitivo"

Foto: José María Aristrain de la Cruz, en los toros en Sevilla en la pasada feria de Abril. (Foto: Fernando Ruso)
José María Aristrain de la Cruz, en los toros en Sevilla en la pasada feria de Abril. (Foto: Fernando Ruso)

Domingo de resurrección, apertura de la feria de abril en Sevilla. El pasado 27 de marzo, el cartel en la Maestranza era inmejorable: Talavante, Morante y Manzanares. Día grande. Entradas agotadas desde hace tiempo. Toda Sevilla allí. Y en la barrera, en uno de los mejores sitios... José María Aristrain de la Cruz, una de las mayores fortunas de España, un empresario del acero residente fiscal en Suiza y al que Hacienda acusa de haber defraudado 200 millones de euros -una cifra al alcance de las multinacionales-. Porque Aristrain, hombre extremadamente discreto y obsesionado con la seguridad, del que no había fotos públicas en los últimos 18 años, sigue pasando temporadas en España bajo el radar de Hacienda. Usa para ello Portugal como trampolín, según ha podido saber El Confidencial.

El pasado 18 de marzo, un jet alquilado aterrizó en el aeropuerto de Faro (al sur de Portugal). En él iba Aristrain, según fuentes conocedoras del empresario. Su entorno no ha querido contestar a los mensajes de este diario sobre sus entradas en España. ¿Por qué ese rodeo? ¿Por qué uno de los más ricos de España no vuela directamente a su ciudad favorita? La respuesta que dan quienes lo conocen es que si en algún momento alguien pregunta -como hizo en 2011 la Oficina Nacional de Investigación del Fraude, que irrumpió en su casa por orden judicial-, el pasaporte estará sellado en Portugal. Desde el otro lado de la frontera sus guardaespaldas lo conducen a Sevilla. Nadie controla la frontera por carretera. Que Aristrain venga a España no es ilegal. Puede estar como cualquier turista. Siempre que no llegue a los seis meses al año, lo que le obligaría a pagar impuestos aquí. Pero sus precauciones demuestran que prefiere no dejar rastro.

Estuvo en una tienta con el torero Manuel Escribano, triunfador de la Feria de Sevilla

Aristrain había llegado para la feria de abril. Pero no fue una visita relámpago. Estuvo allí, en los toros y en la fiesta, un mes. Una buena estancia para un suizo. Aristrain posee un palacete en Sevilla, el de San Leandro. Además tiene una finca llamada Casa Toril a unos 40 kilómetros al norte de la ciudad de Sevilla. En el cortijo cría toros de lidia.

El torero Manuel Escribano, triunfador este año en Sevilla, acudió a una tienta a su finca. "Fui entre la primera corrida, la de Victorino, y la segunda, la de Miura, a una tienta y lo conocí allí", cuenta Escribano por teléfono. Días antes, el 13 de abril, el diestro había indultado a 'Cobradiezmos', un toro de Victorino, lo que le convirtió en el triunfador de la feria. Aristrain tiene una ganadería de lidia y está intentando mejorarla. "Salen unas vacas extraordinarias, de una calidad cumbre", explica Escribano, que relata que después, junto al empresario y unos amigos, tuvieron "la tipica tertulia taurina".

En 2011, la Agencia Tributaria le acusó de llevar desde 2005 fingiendo su residencia en Suiza cuando en realidad vivía en España. La fiscalía se querelló porque además le acusaba de ocultar sus acciones -es de los mayores accionistas del gigante del acero Arcelor Mittal- en Luxemburgo. Aristrain es residente fiscal en su chalé de Gstaad (Suiza).

Así habría defraudado 200 millones entre 2006 y 2011, según el juez de Pozuelo que lo ha investigado y que ha dado el primer paso para mandarlo al banquillo. El juez consideró que "resulta de las diligencias practicadas indiciariamente que José María Aristrain de la Cruz dejó desde el año 2005 de tributar por el IRPF y el impuesto sobre el patrimonio, por haber trasladado ficticiamente, según las normas fiscales, su domicilio a Suiza". A él le achaca un fraude en el IRPF y en el impuesto de patrimonio, pero la cuota presuntamente defraudada es tan alta porque también afecta a las acciones que son propiedad de empresas en Luxemburgo "con el fin de eludir el pago en el impuesto de sociedades". En septiembre pasado, el magistrado dio por concluida la instrucción, pero en espera de que la Audiencia Provincial resuelva el recurso del industrial, nada se ha movido.

Cuando en diciembre pasado Hacienda hizo pública la lista de morosos no estaba Aristrain porque su caso está en un juzgado penal. Los 200 millones presuntamente defraudados le habrían colocado en esa lista en tercer lugar, junto con las grandes inmobiliarias quebradas por la crisis. Pero él ha defendido en el juzgado que realmente residía en Suiza y que tener las acciones en Luxemburgo es algo perfectamente legal. Considera que no ha cometido fraude y al caso le queda recorrido.

Para sustentar su acusación, la Agencia Tributaria recurrió a los vuelos de su avión privado, a los gastos de la casa, de compras diarias y a su agenda para acreditar que pasaba en España más de seis meses al año (el tiempo mínimo para tributar en España). Ahora se ha vuelto más precavido. Ha vendido su avión y alquila. No usa móvil y solo paga en efectivo, generalmente en billetes de 500 euros. "Vive como un fugitivo", cuenta una persona de su entorno.

La estancia de más de un mes en Sevilla para la feria no era la primera del año para Aristrain. En la Navidad de 2015 volvió a volar a Portugal en otro jet alquilado. Esa vez habría usado un aeródromo luso. Entonces acudió a su finca de Valdepuercas (Cáceres), que con 15.000 hectáreas es uno de los mayores latifundios de España.

El problema para Aristrain es que es muy español. Le gustan la caza y los toros... costumbres poco suizas. Su yate, el 'Steel' (acero, en inglés), un antiguo remolcador reconvertido de 59 metros de eslora, con bandera de las Islas Vírgenes Británicas, no está ya atracado en Gibraltar, sino en Madeira, también territorio portugués.

¿Merece la pena a alguien con tanto dinero vivir así? Los que le conocen cuentan que es su carácter. No doblegarse ni ceder. Ni ante Hacienda ni ante nadie. Aristrain es millonario de toda la vida. Es hijo de José María Aristrain Noain, de origen vasco pero nacido en Argentina y que de pequeño volvió a Ordizia (Guipúzcoa). Allí se casó con la hija de un importante chatarrero y en 1955 fundó la fundición JM Aristrain SA, en Olaberría. Cuando en 1980 el Gobierno hizo públicas las declaraciones de la renta, Aristrain padre era el segundo hombre más rico de España, solo por detrás de José María Ruiz-Mateos. Su obsesión por la seguridad se explica en que los Aristrain nunca cedieron al chantaje etarra. Ni en los peores años del terrorismo en el País Vasco. El padre falleció solo cuatro años después en un accidente de helicóptero cuando sobrevolaba la Costa Azul.

El primogénito se hizo cargo del negocio con solo 24 años. Aprovechó las privatizaciones del PP y entró en Aceralia, que posteriormente quedó englobada en Arcelor Mittal, la mayor empresa mundial del acero, de la que llegó a poseer un 3%. Cuando la Fiscalía le denunció,'Forbes' le calculaba una fortuna de 1.700 millones de dólares (unos 1.220 millones de euros), lo que lo convertía en el décimo hombre más rico de España y el 736º del mundo. En 2014 bajó al puesto 1.465º y en 2015 desapareció por la bajada de cotización de sus acciones. Pero sigue siendo uno de los hombres más ricos de España. En los últimos años, en plena crisis, ha invertido en proyectos industriales en España, especialmente en el norte. Pese a todo su dinero, es de los millonarios más desconocidos. Y un enigma para Hacienda con su vida de fugitivo entre España, Suiza, Portugal y Luxemburgo.

Domingo de resurrección, apertura de la feria de abril en Sevilla. El pasado 27 de marzo, el cartel en la Maestranza era inmejorable: Talavante, Morante y Manzanares. Día grande. Entradas agotadas desde hace tiempo. Toda Sevilla allí. Y en la barrera, en uno de los mejores sitios... José María Aristrain de la Cruz, una de las mayores fortunas de España, un empresario del acero residente fiscal en Suiza y al que Hacienda acusa de haber defraudado 200 millones de euros -una cifra al alcance de las multinacionales-. Porque Aristrain, hombre extremadamente discreto y obsesionado con la seguridad, del que no había fotos públicas en los últimos 18 años, sigue pasando temporadas en España bajo el radar de Hacienda. Usa para ello Portugal como trampolín, según ha podido saber El Confidencial.

José María Aristrain de la Cruz ArcelorMittal Aeropuertos Sevilla
El redactor recomienda