caso nóos

Torres se escuda de nuevo a la Casa Real y consigue sacar de sus casillas al fiscal

El exsocio de Urdangarin titubeó al explicar el entramado de Nóos para evadir impuestos pero irritó a Horrach al explicar las facturas falsas. El tribunal le pidió en varias ocasiones que se calmara

Foto: El exsocio de Urdangarin Diego Torres. (EFE)
El exsocio de Urdangarin Diego Torres. (EFE)

Fue un interrogatorio duro, puntilloso, a veces tenso. El intercambio de preguntas y respuestas entre el fiscal anticorrupción Pedro Horrach y el exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos, Diego Torres, tuvo momentos buenos y malos para ambas partes. Horrach logró acorralar a Torres con las cuestiones sobre el entramado internacional supuestamente creado por este y su socio para sacar el dinero procedente de distintas administraciones y ponerlo lejos de la lupa de la Agencia Tributaria. Un cerco que solo logró quebrar con su estrategia de siempre: disparando a la Casa Real. Pero Torres logró sacar de sus casillas al fiscal en varias ocasiones: con su justificación sobre las facturas supuestamente falsas de la candidatura valenciana a los Juegos Europeos y con el contrato de oficina de comunicación del equipo ciclista Illes Balears. La presidenta del tribunal, Samantha Romero, le pidió calma en varias ocasiones.

"¿Quién es Koblenz?". Acababan de dar las nueve y cuarto de la mañana y Horrach se lanzó directamente a destripar el entramado empresarial supuestamente creado por Urdangarin y Torres para evadir impuestos. "Lo desconozco", respondió Torres. Después, en sucesivas preguntas, Horrach demostró, y Torres admitió, que Koblenz era el nombre en clave con el que abrió una cuenta en el banco Crédit Agricole de Luxemburgo. Apoyándose en los documentos de apertura de cuentas, en los correos electrónicos enviados por su esposa a su gestor financiero ordenando movimientos de dinero y en los justificantes de transferencias bancarias, el fiscal puso sobre el tapete las dos sociedades a través de las cuales se sacaba el dinero público de España: De Goes for Stakeholder Management, domiciliada en Reino Unido, y Blossom Hills, de Belice.

Torres se escuda de nuevo a la Casa Real y consigue sacar de sus casillas al fiscal

Las pruebas de la existencia de ese entramado expuestas por Horrach fueron tan abrumadoras que las explicaciones de Torres llegaron a parecer ridículas. El exsocio de Urdangarin mantuvo que la cuenta de Luxemburgo solo contenía los honorarios que había recibido años antes en Andorra, donde realizó unos trabajos a finales de los noventa. Según su versión, decidió enviar esos fondos, que mantenía en la Banca Privada de Andorra, el banco a través del que cobró, a Luxemburgo, al prever la crisis financiera que ha terminado por llevar a la quiebra a esa entidad. "Perdí la confianza en el sistema financiero andorrano y decidí llevarme el dinero a un país de la Unión Europea, no un paraíso fiscal", aseguró.

Sobre la sociedad londinense De Goes, aseguró que se creó para gestionar un proyecto internacional del Instituto Nóos, una "red de ciudades" organizadoras de eventos deportivos. Su papel, según Torres, no era otro que redactar informes sobre esa iniciativa para las instituciones locales de esos municipios. Sin embargo, no supo explicar las transferencias, algunas de cientos de miles de euros, recibidas por esa sociedad desde la firma radicada en el paraíso fiscal de Belice Blossom Hills ni otros intercambios de dinero con otra sociedad de Panamá. Tampoco por qué el dinero de De Goes terminó en la cuenta bancaria que compartía con su mujer, Ana María Tejeiro. "¡Se lo estoy preguntando a usted que es el titular de la cuenta!", llegó a replicarle vehemente Horrach.

La culpa de esos manejos, según Torres, fue de su cuñado Miguel Tejeiro, por entonces su asesor fiscal y el de Urdangarin, contra el que se archivó el procedimiento el pasado 9 de febrero tras levantar Manos Limpias la acusación contra él. Era Tejeiro el que, según el exdirectivo de Nóos, creó esas cuentas y esas sociedades. "Desconozco los detalles, debería preguntárselos a Miguel Tejeiro, es una pena que no vaya a declarar aquí", repitió Torres una y otra vez. También recordó que el dinero supuestamente defraudado fue objeto de dos regularizaciones fiscales.

Torres se escuda de nuevo a la Casa Real y consigue sacar de sus casillas al fiscal

Fue en ese contexto, con el fiscal acosándole con las pruebas en su contra, cuando lanzó la primera de sus bombas contra la Casa Real. El exsocio de Urdangarín afirmó que todas esas actividades contaban con "una doble supervisión". Por un lado, la del abogado del rey emérito Juan Carlos, José Manuel Romero, conde de Fontao, con el que Tejeiro, según Torres, se reunía periódicamente para rendirle cuenta de todas sus actividades. Por otro, la de "un alto funcionario de Hacienda", que no identificó. Tejeiro, según el número dos de Nóos, se reunía con el cada año "llegado el mes de julio" para presentarle todas las declaraciones fiscales. "Jamás pensé que algo de que se estaba haciendo no estuviera bien", aseguró.

El segundo ataque a la Corona llegó cuando el fiscal le preguntó si todo ese entramado tenía por objetivo ocultar a Hacienda el dinero recibido por él y Udangarin. Torres aseguró que en ningún momento trataron de esconder sus negocios. Sin embargo, afirmó que Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la amiga del rey Juan Carlos, sí se lo propuso en una ocasión. Corinna pretendía que Urdangarin se convirtiera en el presidente en España de la fundación Laureus, también dedicada a los eventos relacionados con el mundo del deporte. En unos correos enviados a Nóos aconsejó crear "una estructura especial para que nadie se enterara en España de lo que cobraría" el exduque de Palma y puso al corriente al rey Juan Carlos. "¿Sabe cuál fue la respuesta del Instituto Nóos?, que ni en broma", zanjó Torres.

Por la tarde, la declaración de Torres se centró en los diversos eventos organizados por Nóos con la financiación de la Comunidad Valenciana y el Gobierno balear. Y fue al negar la falsedad de las facturas presentadas a la Generalitat por la candidatura de Valencia a los Juegos Europeos, gestionada por la fundación de Urdangarin, cuando logró poner de los nervios a Horrach. El exgerente del instituto y también cuñado de Torres, Marco Antonio Tejeiro, confesó el 11 de febrero que muchos de esos justificantes eran falsos y que se tuvieron que presentar cuando el gobierno valenciano reclamó que se le explicara en qué gastó el dinero. "Buscamos todos los gastos que pudiéramos facturar porque teníamos que justificar muchísimo dinero", dijo Tejeiro. Muchos de ellos procedían de empresas de Nóos no involucradas en el evento. Incluso de Aizoon, la sociedad patrimonial de Urdangarin y la infanta Cristina. Según el exgerente, ese justificante "no corresponde a nada y me mandaron presentarlo para justificar los juegos".

Torres se escuda de nuevo a la Casa Real y consigue sacar de sus casillas al fiscal

Torres, en tono pausado, defendió sin embargo la veracidad de esos documentos. Aseguró que se redactaron, no por las exigencias de la Generalitat, sino por las trabas administrativas puestas por esta para abonarles algunos servicios. "Yo tomé la decisión de que se presentaran facturas pro forma a esa administración para que los servicios solo se prestaran una vez que fueran aprobadas por el Gobierno valenciano". Horrach, que mostró a Torres parte de esas facturas, muchas de las cuales tenían la misma fecha y en las que no aparece la indicación 'pro forma', fue elevando el tono a lo largo del interrogatorio. Hasta que el tribunal le reclamó que lo llevara de una manera más calmada. La presidenta, Samantha Romero, también le llamó la atención cuando elevó el tono ante las explicaciones de Torres sobre el contrato de comunicación del equipo ciclista Illes Balears, también adjudicado a Nóos por el ejecutivo balear.

La pugna entre Horrach y Torres se retomará hoy cuando está previsto que continúe la declaración de este último. Su abogado, Manuel González Peeters, ya anticipó el pasado jueves de que el exsocio de Urdangarin tiene previsto contestar "a todas y cada una de las preguntas que le quieran plantear las partes". En sus respuestas, se da por seguro que volverá a implicar en el caso a la Casa Real. Esa es, en gran parte, su estrategia. Demostrar que ni él ni su socio cometieron ninguna ilegalidad al tener de su parte a la primera institución del Estado. A la Corona.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios