Es noticia
Menú
Robados en la puerta, regalos, Machado y Serrat: Pablo Iglesias explota La Moncloa
  1. España
INTRAHISTORIA DE UNA VISITA PARA LAS REDES

Robados en la puerta, regalos, Machado y Serrat: Pablo Iglesias explota La Moncloa

Iglesias ha superado el listón que se había puesto tras regalarle Juego de Tronos al Rey. Captar la atención es lo suyo y no ha desaprovechado su visita a La Moncloa. Esta es la intrahistoria

Foto: La fotografía difundida por la cuenta de Twitter de Podemos.
La fotografía difundida por la cuenta de Twitter de Podemos.

Podemos se bautizó en su asamblea fundacional de Vistalegre como una maquinaria electoral con la mirada puesta únicamente en las elecciones generales. Era octubre de 2014, tres meses después de irrumpir en la arena política española colocando a cinco diputados en Bruselas. El “viento del cambio” soplaba a su favor, y en enero las encuestas los situaban como opción seria de gobierno. La denominada marcha del cambio inundó las calles de Madrid y en la puerta del Sol Pablo Iglesias volvió a recordarle a Mariano Rajoy que se había iniciado la cuenta atrás para desalojarlo de La Moncloa: “Tic-tac, tic-tac”.

El esperado día en el que el líder de la formación emergente pisó por primera vez la moqueta de la residencia del Presidente del Gobierno se produjo ayer, y aunque ahora ya con el viento en contra de las encuestas que obligan a cambiar el “asalto a los cielos” por el “ciclo largo”, Iglesias consiguió, al menos, un recibimiento digno de jefe de Estado. La foto de Mariano Rajoy, aparentemente saliendo a recibirlo a la puerta, lo atestigua, si bien la intrahistoria de la imagen da para una 'master class' en comunicación política. Un gesto que no habría tenido con Albert Rivera, ni tampoco con Pedro Sánchez, según las instantáneas difundidas. ¿Cuál fue entonces la verdadera razón? Ningún fotógrafo se encontraba en el lugar, mientras que el protocolo tampoco lo contempla.

El presidente esperó, como es habitual en este tipo de encuentros, en el interior de la residencia, pero Pablo Iglesias lo instó a salir hacia la puerta para presentarle a los miembros del equipo que lo acompañaban, que además portaban un regalo para él. Rajoy accedió y llegó justo al dintel de la puerta. En ese momento se le entregó un libro como presentey, mientras lo miraba, uncolaborador 'desenfundó' rápidamente sumóvil y captó la famosa imagen, que en cuestión de segundos comenzó a viralizarse en la red.

Las nuevas tecnologías no entienden de protocolos. #PabloEnMoncloa se convirtió en 'Trending Topic' y la visita comenzó a rentabilizarse políticamente en el terreno de juego favorito de Podemos: las redes sociales. Fue el primer asalto comunicativo. La atención del público estaba ya asegurada para pasar al segundo 'round'. Ahora era el turno de saciar lacuriosidad sobre cuál erael presente que había dado a Rajoy.

El regalo de 'Juego de Tronos' a Felipe VI durante la recepción en la Eurocámara había dejado el listón muy alto. Además las series no son muy del gusto de Rajoy, como le había chivado González Pons,por lo queoptópor la literatura, pero manteniendo la ironía y un mensaje potente que se convirtiese en la coletilla de todas las conversaciones con cerveza en mano del fin de semana. La obra elegida fue 'Juan de Mairena', el mismísimo inventor de la máquina de cantar que creóAntonio Machado. Una edición comentada de Cátedra en dos volúmenes. Por si no quedaban claras las intenciones, Pablo Iglesias acompañó el regalo de una nota manuscrita:

Estimado Mariano,

Escribió nuestro gran Antonio Machado “para dialogar preguntad primero, después escuchad”. Por eso le traigo hoy, para dejarle un recuerdo de nuestro primer encuentro, el 'Juan de Mairena'. Seguro que lo ha leído Usted pero esta edición comentada de Cátedra es una joya y creo que sería bueno que volviera a leerlo en estos días en los que España está viviendo momentos transcendentales que determinarán su futuro.

Le copio además, a modo de entrante, unos versos de Don Antonio que siguen muy vigentes y a los que puso música Joan Manuel Serrat:

"Ya hay un español que quiere

vivir y a vivir empieza

entre una España que muere

y otra España que bosteza".

Un saludo de un español que “oye cantar los gallos de la aurora”.

En esta ocasión Pablo Iglesias obvió a su autor de cabecera, Gramsci, el “genio sardo” como gusta de llamarlo, quien le respondería que “lo nuevono acaba de nacer, ylo viejono termina demorir”. Los primeros minutos del candidato de Podemos en La Moncloa fueron intensos en lo simbólico, pero lo discursivo no fue para menos. “No estamos de acuerdo en casi nada”, admitió el líder de la formación morada tras el encuentro. Pero no solo respecto a la hoja de ruta a seguir sobre Cataluña, sino sobre Rusia, Oriente Medio, Libia… Ni tampoco sobre la historia de España durante los últimos 30 años.

placeholder Íñigo Errejón pasea por los pasillos de La Moncloa.
Íñigo Errejón pasea por los pasillos de La Moncloa.

De todo ello hablaron durante más de una hora sin hallar un solo punto de encuentro. Mientras tanto, Íñigo Errejón e Irene Montero mataban el tiempo en los pasillos, primero observando una exposición fotográfica de la Transición, que pronto los agotó, quizá por la sobrerrepresentación de Felipe González, y decidieron esperar sentados. Quienes no perdieron el tiempo durante la reunión fueron los miembros del equipo de redes, los protagonistas en la sombra de que la visita alcanzase tal eco en Twitter y Facebook.

Podemos se bautizó en su asamblea fundacional de Vistalegre como una maquinaria electoral con la mirada puesta únicamente en las elecciones generales. Era octubre de 2014, tres meses después de irrumpir en la arena política española colocando a cinco diputados en Bruselas. El “viento del cambio” soplaba a su favor, y en enero las encuestas los situaban como opción seria de gobierno. La denominada marcha del cambio inundó las calles de Madrid y en la puerta del Sol Pablo Iglesias volvió a recordarle a Mariano Rajoy que se había iniciado la cuenta atrás para desalojarlo de La Moncloa: “Tic-tac, tic-tac”.

Mariano Rajoy Moncloa Comunicación política
El redactor recomienda