MISIVA DEL PRESIDENTE EN ESPAÑA

Airbus exige discreción por carta a su plantilla para que no hable del A400M

Exige que cualquier contacto con la prensa se haga a través del departamento correspondiente y tacha de "dañinas" las informaciones de 'El Confidencial' sobre la situación de sus ingenieros

Foto: Fernando Alonso, presidente de Airbus. (Reuters)
Fernando Alonso, presidente de Airbus. (Reuters)

Por carta y firmada con su letra. El presidente de Airbus España, Fernando Alonso, exige “discreción” al personal de la planta de Sevilla, donde se produce el A400M, modelo como el siniestrado el pasado 9 de mayo, para que no hable del avión ni de la situación laboral de la plantilla, denunciada a este diario el pasado sábado por un ingeniero de gran experiencia internacional: “Estamos machacados. Hay demasiados gestores que no saben qué es un avión”.

La misiva, enviada por correo electrónico a responsables de departamento, tacha estas denuncias de “dañinas para la empresa, para todos nosotros y, sobre todo, para el proceso de investigación”. “Ciertos medios de comunicación”, explica el escrito de una forma ambigua, “intentan mantener la tensión informativa sobre el accidente, y para ello utilizan declaraciones de los empleados para llegar a este fin, incluso sacándolas de contexto. De hecho, esto ya ha ocurrido con un medio español el pasado fin de semana”. Sin citar a este periódico, Airbus se refiere a El Confidencial, como reconocieron fuentes oficiales de la compañía.

Un fallo en el software, posible causa del accidente del avión militar de Sevilla


Vídeo: Un fallo en el software, posible causa del accidente de Sevilla

 

La multinacional insiste en que la discreción “es primordial” y que toda la plantilla debe “evitar a contribuir a especulaciones ya sea a través de las redes sociales o por contactos personales con medios de comunicación”. Y para ello se les pide que los medios de comunicación que contacten con ellos se dirijan al equipo de relaciones con los medios de la división, “cuya labor es gestionar estas peticiones”.

Airbus España, que decidió hace varias semanas centralizar en Sevilla toda la gestión operativa del modelo siniestrado, dividida ahora entre Hamburgo y Toulouse, para superar "fallos industriales y técnicos", admite que está sufriendo “un periodo difícil a la espera de los resultados de la investigación”. Y adelanta que el resultado de las pesquisas internas y también de la instrucción que se encuentra en secreto de sumario “nos permitirá comprender lo que ocurrió y todas las medidas necesarias para que no vuelva a suceder”.

Airbus Defence and Space envió también ayer un comunicado de alerta (AOT) a todos los operadores de A400M informando de la necesidad de realizar unas comprobaciones específicas en las Unidades de Control Electrónicas de cada uno de los motores de los aviones, una medida que se adopta para evitar potenciales riesgos en cualquier vuelo futuro. El motor del A400M es una colaboración entre Rolls Royce, MTU, Snecma y ITP (Empresa Española). Fue diseñado para cumplir las especificaciones europeas (ESR) para el A400M.

“No se puede estar hablando por ahí fuera”

“Hay que recordar a la gente que no puede estar hablando por ahí fuera. No nos ayuda nada el ruido. Como empresa tenemos que defendernos porque hay una plantilla muy afectada por lo que ha pasado. Son sus compañeros los que han muerto y cada información que sale les hace polvo. Les decimos que tengan cuidado”, subrayan a este diario fuentes oficiales de la multinacional. Según Airbus, “pocas empresas tratan mejor a su gente que nosotros”. “Es verdad que cada uno ve la fiesta como le ha ido y cuenta unas versiones particulares tremendamente limitadas”, explicaron desde la compañía.

Un A400M en Sevilla en una foto de archivo. (EFE)
Un A400M en Sevilla en una foto de archivo. (EFE)

Un trabajador de la planta de Airbus en Sevilla admitió la presión que sufren para que no desvelen detalles de la compañía: “Entre el secreto de sumario y la carta que nos ha enviado el presidente de la compañía apenas se habla del asunto y aún menos se informa: hay muchos intereses”, resaltan. Un ingeniero próximo a Airbus calificó como “carta/amenaza” la misiva enviada por Alonso. “Es muy sorprendente que la carta la envíe el presidente y no Recursos Humanos, Operaciones o Comunicación”.

Empresas de la industria aeronáutica andaluza contratan a ingenieros junior, con sueldos mileuristas, para asumir funciones de ingeniería de producción del programa del A400M, el avión siniestrado el pasado sábado en Sevilla, según confirmaron distintas fuentes del sector. El Ministerio de Defensa retiró el permiso de vuelo a los Airbus A400M en proceso de producción, como publicó en exclusiva este diario el pasado 12 de mayo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios