Ricardo Bodas, un magistrado implacable de raíces sindicalistas
  1. España
fue uno de los fundadores de la asesoría jurídica de ccoo

Ricardo Bodas, un magistrado implacable de raíces sindicalistas

El magistrado de la Audiencia será quien decida en torno a la polémica huelga. Los que le conocen destacan su gran capacidad de trabajo y su destacada trayectoria como abogado laboralista

Foto: El juez de la Audiencia Nacional Ricardo Bodas. (EFE)
El juez de la Audiencia Nacional Ricardo Bodas. (EFE)

Ricardo Bodas es el presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional. No sólo es la cabeza del tribunal, sino también su motor y será quien decida si los futbolistas tienen derecho a la huelga que han anunciado van a iniciareste fin de semana. Compañeros actuales y del pasado coinciden en la enorme capacidad de trabajo de Bodas, que ha conseguido tener su Sala al día, y su perfil de gran defensor del trabajador.

De hecho, antes de llegar a la carrera judicial, Bodas destacó por su labor como abogado laboralista de Comisiones Obreras (CCOO) durante quince años. Antiguos miembros del sindicato le recuerdan como uno de los grandes referentes de letrados laboralistas que en entre los años 70 y 80 defendieron las grandes causas del sindicato.

Aquellos que le conocen recuerdan sus raíces en el Partido Comunista a finales del franquismo, en la época que estudiaba en la Facultad de Derecho. Cuando finalizó sus estudios, en 1975, se incorporó al despacho colectivo de la calle Alcalá, 151 de Madrid, donde se especializó en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, para posteriormente convertirse en cofundador de la asesoría jurídica de CCOO.

Defendió la lucha y derechos de los trabajadores hasta que en 1990 optó por incorporarse a la carrera judicial. Nunca ha renegado de su pasado y, es más, siguió apostando por la defensa de los trabajadores, en este caso de sus compañeros de carrera a través de la asociación progresista Jueces para la Democracia (JpD). Ya en 1997, elaboraba un documento acusando a la ministra de Justicia de aquel entonces, Margarita Mariscal de Gante, de “ningunear” a las asociaciones judiciales por negarles su capacidad sindical, su derecho a la negociación colectiva y su derecho a la huelga.

Desde su posición como presidente de la Sala de lo Social, en ocasiones ha tenido que dejar de lado sus convicciones porque la ley no se lo ha permitido

Años después, el propio Bodas entraría a formar parte de ese Ministerio una vez volviera el PSOE al Gobierno. En 2004, fue nombrado director general de Relaciones con la Administración de Justicia siendo ministro Juan Fernando López Aguilar, puesto que ocupó durante tres años. Dos años después de volver a la Judicatura fue elegido presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, cargo en el que permanece desde entonces.

Bodas es calificado por aquellos que le conocen tanto de su época como joven defensor de CCOO como magistrado de la Audiencia Nacional como una persona con una “tremenda” capacidad de trabajo, riguroso y exigente tanto consigo mismo como con los demás. Desde su cargo como presidente de la Sala de lo Social ha ido templando sus posturas progresistas, aunque sin poder borrar sus tendencias, según estas fuentes.

Reinterpretar la reforma laboral

Desde diversos despachos de abogados defensores de las grandes compañías han acusado a Bodas de reinterpretar la reforma laboral a favor del trabajador, aunque lo cierto es que diversas fuentes jurídicas aseguran que sus decisiones han sido ratificadas en su mayoría por el Tribunal Supremo. Por ejemplo, ha avalado laultractividad, es decir la vigencia de los convenios colectivos firmados antes de la reforma laboral del años 2012. El Alto Tribunal le acaba de dar la razón al declarar nulos los más de 800 despidos aprobados por Coca-Cola, y ha ordenadola readmisión de los trabajadores. También quedó ratificada su decisión de, en este caso, avalar el ERE acordado por Paradores, al entender quesí concurrían las causas económicas alegadas por la compañía.

Desde su posición como presidente de la Sala de lo Social, en ocasiones ha tenido que dejar de lado sus convicciones porque la ley no se lo ha permitido. En alguna ocasión, este magistrado ha explicado a personas cercanas que la ley es un corsé para el juez, “nos oprime pero se debe aplicar”. Ahora tiene ante sí la polémica de si permitir que los jugadores de fútbol se acojan al derecho a la huelga o de prohibírsela, tal y como exige la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP). Esta mañana, acudirá a la Audiencia Nacional como todos los días: en autobús público y con maletín en mano. Según fuentes del órgano judicial, desde que fue nombrado presidente de la Sala de lo Social rechazó utilizar el coche oficial que le era proporcionado.

Ha convocado en una vista tanto a la LNFP como a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) para escuchar sus argumentos antes de decidir sobre la suspensión cautelar de la huelga convocada por los deportistas para las dos próximas jornadas del campeonato que ha sido solicitada por la Liga. La petición de medidas cautelares fue presentada el pasado viernes en la Audiencia Nacional por el presidente de la LNFP, Javier Tebas, junto con la demanda en la que solicita al tribunal que declare ilegal la huelga convocada por la AFE en protesta por la aprobación del Real Decreto Ley 5/2015, de 30 de abril, de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional.

Audiencia Nacional
El redactor recomienda