UNIDAD CRISIS Y EJEMPLARIDAD DE LA CORONA: CLAVES DEL REINADO

Felipe VI proclama ante Mas y Urkullu: “En esta España cabemos todos”

“Quiero expresar ante todo el reconocimiento de la Corona a estas Cámaras, depositarias de la voluntad popular”. Así ha comenzado Felipe VI su discurso de proclamación

Felipe VI empieza su reinado con ímpetu, compromisos y mensajes claros. Después de jurar la Constitución ante las Cortes en su proclamación como Rey, el Monarca se ha marcado el objetivo de renovar la institución que encabeza, se ha puesto del lado de los españoles que “aspiramos a revitalizar nuestras instituciones”,  y también ha proclamado su fe en la unidad de España. Ante todos los poderes del Estado, incluidos sus representantes de la Generalitat catalana y el gobierno autonómico vasco sentados en la tribuna de invitados del Congreso, ha recordado que en la España unida y diversa de la Constitución “cabemos todos”.

Las Cortes, los diputados y senadores reunidos en el Palacio del Congreso, han acogido el primer discurso de Su Majestad el Rey Felipe VI dirigido a los españoles con grandes aplausos a cada referencia de homenaje al legado de Don Juan Carlos (también a las referencias a Su Majestad la Reina Doña Sofía), y  han seguido con suma atención los compromisos de futuro enunciados por el Monarca.

Los momentos clave del discurso de Felipe VI

Don Felipe ha acertado a concentrar en 25 minutos mensajes o apreciaciones a los principales problemas que se encuentra España en el arranque de su reinado. Ha empezado por destacar su condición de Rey constitucional, que lo es por la voluntad de la soberanía nacional representada en las Cortes que le han tomado juramento. Después ha tenido unas palabras de recuerdo a su abuelo, el Conde de Barcelona, defensor de los valores de la concordia nacional y ha hecho un breve apartado para remarcar los servicios de Don Juan Carlos a España: abrir el camino hacia la democracia, el entendimiento entre los españoles y haber recuperado para nuestra nación su lugar en el mundo.

Pero el ochenta por ciento de la primera intervención del Rey Felipe VI en las Cortes ha versado sobre el duro presente de la recesión económica, el paro, la falta de esperanza en las nuevas generaciones, el desprestigio de las instituciones incluida la Monarquía y el desafío del independentismo.

El Monarca ha prometido una nueva etapa en la Casa Real, “una Monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Don Felipe se propone un completo lavado de imagen de la institución, buscar la cercanía con los ciudadanos, ganarse su aprecio, su respeto y su confianza, “velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra”.

Felipe VI recordó a las víctimas del terrorismo, a los que perdieron su vida o sufrieron por defender nuestra libertad, remarcó que la creación de empleo, ofrecer un futuro a los jóvenes debe ser una prioridad para la sociedad y para el Estado. En ese punto se puso del lado de los ciudadanos, de “los hombres y mujeres de mi generación” para insistir en que España necesita revitalizar sus instituciones y velar por “la primacía de los intereses generales”.

Con Artur Mas e Íñigo Urkullu en la tribuna de invitados, muy incómodos en todo momento y más dedicados a abrocharse y desabrocharse la chaqueta en vez de aplaudir, Don Felipe proclamó su fe en la unidad de España  (“unidad que no es uniformidad”), citó a Machado, Cervantes, Espriú, Ares y Castelao. Y dio las gracias al final de su discurso, además de en castellano, en catalán, euskera y gallego. El lendakari hizo un amago de aplauso al final, Mas ni eso.

El Rey había destacado antes que en la España unida y diversa de la Constitución “cabemos todos”, sea cuales sean los sentimientos “que nunca deben enfrentar, dividir o excluir”. Y “más aún en los tiempos de la construcción europea”, como ha dicho el Monarca.

Larga ovación a la Reina Sofía en el Congreso

 

Don Felipe se ha referido a la necesidad de cultivar el papel de España en el concierto internacional, en la apuesta por la investigación, la innovación y las nuevas tecnologías, en la importancia de la iniciativa emprendedora, en la necesidad de combatir las discriminaciones y afianzar el papel de la mujer. Todo eso es necesario, a juicio del Rey, para asegurar el progreso y la modernización de España. También para “ganar la batalla por la creación de empleo, la principal preocupación de los españoles”.

Los miembros de las Cortes, incluidos diputados de CiU como Josep Antoni Duran y Josep Sánchez Llibre, se han puesto en pie para aplaudir durante varios minutos el discurso del nuevo Rey, que ha agradecido las muestras de apoyo de las Cámaras. 

El presidente del Congreso, Jesús Posada, había recordado antes en su discurso la proclamación de Don Juan Carlos en este mismo escenario. “Permitidme Majestad hacerme eco del sentimiento de la inmensa mayoría de los españoles y expresar el sentimiento de gratitud hacia quien hasta hoy ha sido el Rey de España”, palabras a las que siguieron un cerrado aplauso de la mayoría de los presentes, excepción hecha de algunos diputados como Jordi Jané, de CiU. Lo mismo sucedió cuando la Reina Doña Sofía se ponía en pie para agradecer la mención del presidente de la Cámara.

Posada, en sus palabras, mencionó la crisis y la pérdida de la confianza ciudadana en las instituciones como los principales retos del nuevo Reinado de Felipe VI, desafíos que deben ser respondidos “teniendo a las Cortes como centro y motor de la actividad política”.

Tras sus palabras, Posada tomó juramento al Rey en presencia del presidente del Gobierno y con toda la Cámara en pie. “En cumplimiento de la Constitución, queda proclamado Don Felipe de Borbón y Grecia como nuevo Rey de España que reinará con el nombre de Felipe VI. Viva España”, han sido las palabras oficiales de la jura. La Cámara ha respondido con un ‘viva’ y, en pie, han sonado los acordes del himno nacional.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
95 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios