Es noticia
Menú
Respuesta de Rajoy: rebaja de impuestos a las clases medias y reactivación económica
  1. España
El Gobierno, ante la sangrÍa de votos del 25-M

Respuesta de Rajoy: rebaja de impuestos a las clases medias y reactivación económica

Rajoy mantiene su guión (económico) después de la sangría de votos del PP en las elecciones europeas, pero mueve pieza: rebaja de impuestos en junio

Foto: El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. (Efe)
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. (Efe)

Mariano Rajoy mantiene su guión después de la sangría de votos que sufrió el PP en las elecciones europeas, pero mueve pieza: el Consejo de Ministros aprobará en junio (en principio el día 13) la reforma fiscal con rebaja de impuestos, especialmente a las clases medias y familias. Los comicios retrasaron la principal medida de reconciliación del Gobierno con las bases electorales del partido que lo sustenta y ahora toca acelerar. También habrá más medidas para incentivar la recuperación.

Nada de giro político como respuesta a la pérdida de 8 escaños en el Parlamento Europeo y de 2,5 millones de votos con respecto a las elecciones de 2009. En La Moncloa insisten en su apuesta por la mejora de la economía como palanca para recuperar el favor de los electores propios y defraudados. Además del objetivo más directo de contribuir a la recuperación, el aumento del consumo y creación de puestos de trabajo, la reforma fiscal es fundamental en el plan del Gobierno para paliar su desgaste.

La comisión de expertos presentó en marzo su informe para un nuevo orden del sistema tributario, el Ministerio de Hacienda se fijó hasta mayo el plazo para elaborar los primeros borradores y el calendario legislativo y electoral hizo que Rajoy se guardara las medidas para después de los comicios europeos. Según fuentes gubernamentales, la primera fecha prevista para presentar los anteproyectos de ley era el 6 de junio y ahora se maneja la del 13 como la más probable.

Entre junio y julio, el Ejecutivo acometerá una ofensiva legislativa en materia económica. Se guarda los detalles de la rebaja de impuestos que empezará a desgranar en los próximos días, pero que serán más ambiciosos y políticos que los esbozados por los expertos. Más allá de la reducción de tramos en el IRPF y la exención de pagarlo para las rentas de menos de 12.000 euros, en medios gubernamentales insisten en que todos los ciudadanos notarán desde el cobro de la primera nómina de 2015 que pagan menos a Hacienda. Aunque luego Rajoy hiciera lo contrario, el compromiso electoral del PP en los comicios de 2011 era muy claro en materia impositiva.

Con la vista puesta en recuperar al votante que se abstuvo

La venta de la rebaja de impuestos (IRPF y Sociedades además de aliviar la presión sobre el ahorro), empezará con el argumento de que ha llegado la hora de empezar a devolver a los ciudadanos el esfuerzo que tuvieron que hacer al principio de la legislatura para que el Estado no cayera en bancarrota y tuviera que solicitar el rescate de la UE.

En el PP son conscientes de que su electorado base (clases medias urbanas, profesionales y pequeños empresarios) está especialmente descontento con el aumento de la presión fiscal. Lo han notado en las elecciones europeas. La sangría de votos ha sido mayor en sus feudos (Madrid y Comunidad Valenciana) y donde le ha costado más movilizar a sus votantes. De los 2,5 millones de votos perdidos, en el partido calculan que dos terceras partes se decantaron por la abstención y están aliviados porque no se decantaran por otras formaciones como Vox o UPyD, aunque sí lo hiciera una minoría.

La tramitación de la reforma tributaria será larga y compleja. El Consejo de Ministros tiene que remitir los textos de los anteproyectos a los órganos consultivos este mes y aprobarlos definitivamente antes de las vacaciones del verano para que el Congreso y el Senado tengan tiempo en otoño de sacarlos adelante. El 1 de enero tienen que entrar en vigor aunque la aplicación completa de las nuevas medidas será escalonada hasta 2016.

Siempre en clave económica, el Ejecutivo aprobará también otras iniciativas legislativas de apoyo a la unidad de mercado y de reactivación económica. En palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, “lo importante es asentar la recuperación”,y el objetivo primordial del gabinete es que los datos “incipientes” de esa mejora de la economía lleguen a más españoles. Ahí se juega el PP su propia recuperación, la electoral, porque dentro de un año se vuelve a examinar ante las urnas en los comicios municipales y autonómicos.

Reforma del aborto mientras en el PSOE se pelean

El Gobierno tiene también pendiente la reforma de la ley del aborto, compromiso electoral que abrió un periodo de discusión interna en el partido cuando el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, presentó el primer anteproyecto. Aun faltan los informes del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo Fiscal, pero la previsión es que estén listos antes de julio.

En el seno del PP no se aclaran sobre el efecto interno y ante la opinión pública del proyecto de reforma. En unos sectores sostienen que las encuestas de febrero y ante las elecciones europeas los datos se les torcieron precisamente por tocar el asunto del aborto. Los resultados de los comicios demuestran que el PSOE y Elena Valenciano fracasaron estrepitosamente al apostar todo al mensaje feminista y proabortista en la campaña.

En el partido en el Gobierno hay dirigentes que consideran que el retraso en acotar la legislación en la materia heredada de Zapatero (el aborto como derecho de la mujer y ampliado hasta para las menores sin conocimiento de los padres) también les ha pasado factura en las elecciones europeas. Los sectores sociales más sensibles al asunto han mirado hacia otras formaciones o se han quedado en casa, según dicen.

La crisis del PSOE, metido en la guerra por la sucesión de Alfredo Pérez Rubalcaba, da al Gobierno un inesperado margen para limar las diferencias internas por la cuestión del aborto, enviar su reforma al Congreso en julio y dejar que se enfríe la previsible escandalera de la izquierda durante las vacaciones.

Mariano Rajoy mantiene su guión después de la sangría de votos que sufrió el PP en las elecciones europeas, pero mueve pieza: el Consejo de Ministros aprobará en junio (en principio el día 13) la reforma fiscal con rebaja de impuestos, especialmente a las clases medias y familias. Los comicios retrasaron la principal medida de reconciliación del Gobierno con las bases electorales del partido que lo sustenta y ahora toca acelerar. También habrá más medidas para incentivar la recuperación.

Reforma fiscal Mariano Rajoy Alberto Ruiz-Gallardón Aborto Alfredo Pérez Rubalcaba
El redactor recomienda