Es noticia
Menú
Los agentes confían en el juez para que el juicio de Aguirre no quede en una falta
  1. España
ana botella pide esperar a la sentencia

Los agentes confían en el juez para que el juicio de Aguirre no quede en una falta

El altercado se resolverá con un juicio de faltas, cuando los agentes insisten en que la presidenta del PP de Madrid les desobedeció en tres ocasiones

Foto: La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (EFE)
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (EFE)

Habrá que esperar hasta que el juez Carlos Valle dicte sentencia para ver cuál es el siguiente paso que van a dar los agentes de movilidad involucrados en el altercado que protagonizó Esperanza Aguirre el 3 de abril en la Gran Vía madrileña. “Es raro que el juez haya optado por resolver el juicio como una falta y no como delito, cuando la denunciada desobedeció la orden de los agentes de movilidad y la de la Policía Municipal”, reconocen a El Confidencial fuentes del entorno de los agentes de movilidad de Madrid. Pero se muestran prudentes: “Esperaremos a ver qué dice la justicia”.

Según el atestado policial que rellenaron los agentes de movilidad y que este diario ofreció en primicia, Aguirre les desobedeció hasta en tres ocasiones cuando le multaron por aparcar su vehículo particular en una zona restringida para el uso público. Según consta en la denuncia, la presidenta del PP emprendió la huida tras solicitarle por segunda vez consecutivalos papeles del coche. “Yo me voy. Tienes la placa, denúnciame”, contestó. Tras su marcha, un vehículo de la Policía Municipal que estaba regulando el tráfico y un agentede movilidad, en su moto, iniciaron una “persecución, con las señales acústicas y luminosas encendidas”.

Los agentes insisten ahora, cuando han conocido “a través de la prensa” que el juez dictará sentencia a través de un juicio de faltas previsiblemente por una falta contra el orden público, lo que acabaría finalmente en el pago de una simple multa en el caso de declararla culpable, en que Aguirre hizo caso omiso a las órdenes de dos mandos policiales: los agentes de movilidad y la Policía Municipal.

La Fiscalía de Madrid se inclinaría también por transformar las diligencias abiertas en un juicio de faltas y no por un procedimiento abreviado por un delito de desobediencia, que implicaría la celebración de un juicio en los Juzgados de lo Penal con una petición de pena de prisión. “Si la multa es irrisoria, los agentes recurrirán. Que un juicio empiece siendo de faltas no quiere decir que no pueda acabar siendo juzgadocomo delito”, avisan.

Esperanza Aguirre y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (EFE)
Botella zanja la polémica

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se ha cansado de gastar más saliva con el incidente y el posterior cruce de declaraciones y versiones entre el Consistorio y la afectada, y ayer se limitó a asegurar que “la polémica ha terminado. Francamente, esta es una polémica que ya no da más de sí. El Ayuntamiento ya ha dicho lo que tenía que decir, porque quien tiene la última palabra es el juez".

Los micrófonos persiguieron a la regidora madrileña un día después de que el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, respaldara en Comisión la versión de los agentes, que aseguraron que Aguirre les entregó el permiso de conducir y aportó “numerosos papeles”, pero entre ellos no se encontraban ni el permiso de circulación, ni la tarjeta de inspección técnica ni el seguro obligatorio.

La propia Aguirre echó por tierra esta versión asegurando que esas declaraciones eran “falsas” porque, según fuentes próximas a la presidenta de los populares madrileños, había entregado “toda la documentación que le fue solicitada, a excepción de la relativa a la ITV porque su coche es nuevo y, por tanto, no precisa de esa documentación”. La última palabra, por lo tanto, la tiene el juez.

Habrá que esperar hasta que el juez Carlos Valle dicte sentencia para ver cuál es el siguiente paso que van a dar los agentes de movilidad involucrados en el altercado que protagonizó Esperanza Aguirre el 3 de abril en la Gran Vía madrileña. “Es raro que el juez haya optado por resolver el juicio como una falta y no como delito, cuando la denunciada desobedeció la orden de los agentes de movilidad y la de la Policía Municipal”, reconocen a El Confidencial fuentes del entorno de los agentes de movilidad de Madrid. Pero se muestran prudentes: “Esperaremos a ver qué dice la justicia”.

Madrid Esperanza Aguirre El Confidencial
El redactor recomienda