Madrid se gastó siete veces más de lo previsto en agasajar a los miembros del COI
  1. España
MÁS DE 700.000 EUROS

Madrid se gastó siete veces más de lo previsto en agasajar a los miembros del COI

El entonces delegado de Cultura del ayuntamiento, Fernando Villalonga, dijo que el coste de la visita del comité examinador era "testimonial, mínimo"

Foto: Presentación de la candidatura de Madrid en la 125 sesión del COI
Presentación de la candidatura de Madrid en la 125 sesión del COI

Madrid se gastó más de 700.000 euros en agasajar durante 72 horas a los diecisiete miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) que durante tres jornadas consecutivas inspeccionaron de arriba abajo la capital de España para luego evaluar si era merecedora de organizar unos Juegos Olímpicos. La cifra supera con creces lo presupuestado por el ayuntamiento. Días antes del desembarco de los examinadores, el entonces delegado de Cultura y Deporte de Ana Botella en el consistorio madrileño, Fernando Villalonga, cifró en menos de 100.000 euros el gasto en la visita de los inspectores olímpicos. "El coste es mínimo, testimonial".

Un año y un mes después de aquella visita que no convenció al jurado, que el 7 de septiembre coronó a Tokio como ciudad olímpica 2020, se ha sabido el coste real de la visita: 738.956 euros. Entrando más en detalle en la factura, a la que ha tenido acceso El Confidencial, se gastaron 10.480 euros en "transporte, señalización y decoración de las sedes de la comisión"; 6.665 en catering para cuatro días; 11.940 en mochilas para los periodistas; 12.000 en el servicio de envío de señales de vídeo al exterior; 7.584 en acreditaciones, 35.000 euros en publicidad exterior... y así hasta pagar una factura siete veces superior a lo anunciado.

La oposición no ha tardado en recriminar al PP municipal el despilfarro público que se invirtió en intentar convertir a Madrid en ciudad olímpica. David Ortega, portavoz de UPyD, recuerda que la formación magenta siempre estuvo en contra de apostar por tal candidatura. "Noticias como esta ratifican nuestra posición: más de 700.000 euros en apenas cuatro días para una visita nos parece inasumible". El socialista Jaime Lissavetzky fue en la misma línea y denunció que se trata de un gasto extremadamente elevado.

Fernando Villalonga y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (EFE)
Los 17 miembros del COI visitaron la capital de España entre el 18 y el 21 de marzo de 2013, seis meses antes de dar el veredicto final. Mariano Rajoy les definió España como un país con “buen clima”, “buena gastronomía” y “buenos deportistas”. La alcaldesa les invitó a disfrutar “de los museos, restaurantes y de la noche” de Madrid, y les animó a mezclarse y hablar con los madrileños, “el mejor activo de esta ciudad”. Pero ni pisaron el asfalto ni se perdieron por el centro de la ciudad. Los diecisiete miembros del comité evaluador del Comité Olímpico Internacional (COI) han ignorado las recomendaciones de los dirigentes españoles y sólo se han movido del hotel de cinco estrellas, el Hotel Eurostars Madrid Tower, en el que se hospedaron. Su excusa: a última hora del día se encerraban para hacer su propio informe de evaluación.

La odisea de gestionar Madrid sin los JJOO

Gestionar un Madrid que perdió en tres ocasiones los Juegos Olímpicos se ha convertido en un auténtico tormento para Botella, atada de pies y manos para pagar la descomunal deuda de las obras que acometió su antecesor en el cargo, Alberto Ruiz-Gallardón. Desde que Ana Botella prometió el cargo el 27 de diciembre de 2012 y se comprometió a gobernar la ciudad con austeridad y pensando en los más desfavorecidos, su gestión ha estado marcada por la búsqueda del equilibrio entre el recorte de gastos derivado de la crisis y la voluntad de mantener los servicios esenciales.

Desde que el sueño olímpico se truncó, el PP se centra ahora en no perder Madrid, tras gobernar la capital durante 24 años ininterrumpidamente, donde las encuestas ya vaticinan una hecatombe para los populares. Si Botella no consigue un milagro para mejorar las encuestas, será el turno de Rajoy, que deberá atinar al elegir un candidato fuerte que arrase en la capital y disipe las pretensiones de la izquierda de llegar al poder.

Madrid Red Eléctrica de España (REE) Alberto Ruiz-Gallardón
El redactor recomienda