"La Policía me siguió porque creía que iba a cobrar una deuda para Jesús Sepúlveda”
  1. España
GüRTEL: AMEDO HABLA DE SU ‘MEDIACIÓN’

"La Policía me siguió porque creía que iba a cobrar una deuda para Jesús Sepúlveda”

El expolicía de los GAL, José Amedo, confirma a 'El Confidencial' las informaciones sobre su intermediación en el cobro de una supuesta deuda del expropietario de Constructora Hispánica, implicado en la 'Gürtel'

Foto: El expolicía José Amedo, a su llegada a la Audiencia Nacional. (Efe)
El expolicía José Amedo, a su llegada a la Audiencia Nacional. (Efe)

El expolicía de los GAL José Amedo confirma a El Confidencial las informaciones publicadas sobre su intermediación en el cobro de una supuesta deuda del expropietario de Constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo, con el exingeniero del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, Leopoldo Gómez.Amedo actuó en nombre del jefe de obras del municipio madrileño ante el constructor murciano, que estaba imputado en la trama Gürtel por sus relaciones con el cerebro de la red, Francisco Correa. La iniciativa despertó el interés de la policía, que sometió al exsubcomisario de Bilbao a un estrecho seguimiento a requerimiento de García Pozuelo, según desvela Amedo en la entrevista.

Sobre la vigilancia a la que fue sometido por agentes policiales, Amedo, un experto durante años en la Comisaría de Bilbao en la lucha contra ETA, señala que nunca pensó que fuera vigilado por compañeros del Cuerpo porque consideraba que no estaba haciendo nada ilegal. "Si no, le puedo asegurar que habría tomado otras precauciones o medidas de seguridad. Me enteré de que había sido controlado en la entrevista que mantuve con García Pozuelo en el hotel Miguel Ángel el 3 de octubre de 2012. Incluso, me dijeron que había sido grabado en vídeo y audio. Entonces decidí enviar a un abogado de confianza a hablar con el letrado de García Pozuelo, Javier Iglesias, y este le confirmó que agentes policiales me habían seguido y me habían grabado".

El expolicía de los GAL se pregunta meses después por la intencionalidad y por la legalidad de la vigilancia, si los agentes contaban con un permiso judicial. "Desconozco si la orden partió de un juez y el motivo por el que se me investigó. Me enteré de que me siguieron los pasos porque creían que me presentaba a cobrar la deuda al señor García Pozuelo en nombre de Jesús Sepúlveda, el exalcalde de Pozuelo, a quien no conocía de nada. Tampoco tenía ningún sentido esa sospecha porque el señor García Pozuelo y su abogado Iglesias conocían desde el primer momento en nombre de quién me presentaba".

El empresario García Pozuelo. (Efe)Durante días, agentes de Asuntos Internos de la Policía siguieron de cerca los pasos de Amedo, pero nunca lo molestaron o detuvieron para interrogarlo. "Estoy convencido de que el señor García Pozuelo o alguien de su entorno me delataron a la Policía por mi proyección mediática como consecuencia del tema GAL. Así se lo dio a entender su abogado al mío. Mi presencia les pudo generar cierta reserva y prevención. Yo no le doy más importancia porque en ningún momento hice nada que fuera ilegal”.

Nadie de la Policía "me ha dicho nada"

Tampoco nadie de la Policía se puso en contacto con él cuando concluyó la investigación y su mediación en el cobro de la supuesta deuda: "Oficialmente, nadie se puso en contacto conmigo, pero alguien me habló de los seguimientos. Me dijeron que los agentes podían pertenecer a Asuntos Internos. Estimo que haber sido investigado por la Policía a causa de este tema para mí es una cuestión grave. Posiblemente, adopte medidas jurídicas contra Leopoldo Gómez y David Encinar, que no me pusieron al corriente desde el principio del contenido real del favor que me pedían y por las consecuencias negativas que podían derivarse para mí. Me siento profundamente molesto y ofendido".

Todo comenzó cuando el ingeniero de Pozuelo de Alarcón, Leopoldo Gómez, pidió al expolicía de los GAL un favor. Se conocían desde febrero de 2011 y, desde entonces, Amedo mantenía unas buenas relaciones con él. "Yo lo conocía de una operación anterior en febrero de 2011. Me lo presentaron en su despacho en la calle Pío XII para hacer una intermediación inmobiliaria. A partir de ahí, establecí con él unas relaciones cordiales. En un momento dado, me planteó hacer una gestión que, según me dijo, él no podía hacer por motivos personales. Me propuso hablar con un constructor llamado Alfonso García Pozuelo, a quien yo no conocía ni había oído hablar nunca de él. El encargo consistía en cobrarle una deuda de la que desconocía su origen ni me interesaba".

Amedo asumió su papel considerando que aquella gestión era un mero trámite entre exsocios y amigos: "Lo hice por un favor que me pidió un amigo. No lo consideré nada comprometido porque todo fue correcto y lo puede acreditar el señor García Pozuelo. No hubo presión ni malos modos. Además, en el momento en que solicitaron mi colaboración desconocía por completo quién era ese constructor y sus relaciones con el caso Gürtel".

Como ya publicóEl Confidencial,Amedo se presentó sin avisar en el domicilio de García Pozueloen el barrio Salamanca de Madrid para trasladarle el mensaje de Leopoldo Gómez, que pretendía cobrar una supuesta deuda por la adjudicación de proyectos municipales a Constructora Hispánica durante el tiempo en que había sido jefe de obras del Ayuntamiento.

placeholder Francisco Correa. (Reuters)

"Con García Pozuelo, tras hablar en su casa con su señora, sólo me vi dos veces: una en el hotel Miguel Ángel y otra en una cafetería próxima a su domicilio. Los encuentros fueron correctos y yo sólo me limité a trasladarle las palabras de su amigo Leopoldo Gómez y a entregarle unos papeles con una serie de notas. En mi primera conversación con él por teléfono, a finales de 2012, el trato fue cordial. Cuando le expliqué el motivo de la visita me negó que debiera algo a Leopoldo Gómez y que, si consideraba lo contrario, que se lo demostrase y acreditase con documentos".

El expropietario de Constructora Hispánica, que durante años había convertido el municipio de Pozuelo de Alarcón en su centro de operaciones inmobiliarias con la ayuda del ingeniero municipal, a quien conocía desde la universidad y con quien había tenido negocios, se desmarcó de él ante Amedo. "Estaba claro que no quería saber nada de sus relaciones, que yo desconocía, con su amigo. Me dijo que no quería seguir hablando del tema hasta que viera los papeles".

Cuándo se da cuenta de la importancia del 'cliente'

Amedo desconocía en esos momentos la azarosa situación de García Pozuelo, imputado en la trama Gürtel por sus relaciones con Francisco Correa. Se percató de la importancia del constructor cuando pusieron en sus manos los documentos de la deuda. "Sólo a partir de que David Encinar, el socio de Leopoldo Gómez, me entregó en el hotel Fénix los papeles con los datos de la deuda se me despertaron las sospechas y me di cuenta dónde estaba metido. Incluso, decidí grabarle la conversación por si pretendían utilizarme en algo que se escapara a mi control. A través de internet me enteré de que García Pozuelo estaba imputado en la Gürtel. ¿Por qué no lo hice antes? Porque nunca me había interesado en ese caso ni tenía idea de sus personajes”.

Amedo confirma que la información publicada por El Confidencial guarda relación con los documentos que pasaron por sus manos. "Estaba claro que Leopoldo estaba implicado en asuntos de Pozuelo y con respecto a los documentos quiero recordar que existen muchos puntos de coincidencias con lo publicado por ustedes. Si el propietario de Constructora Hispánica entró a negociar y a reunirse conmigo era porque realmente existía esa deuda y quería ver qué pruebas existían sobre la deuda. No sé de qué tipo, pero los documentos hablaban".

Jesús Sepúlveda José Amedo Alfonso García Pozuelo Caso Gürtel
El redactor recomienda