LUCHA POR LOS PUESTOS DE PODER EN LA UE

La negociación entre Rajoy y Merkel retrasa el nombramiento del candidato del PP

Rajoy se inclina por apoyar al candidato de Merkel para presidir la Comisión Europea (Juncker) pero estirará la negociación para garantizarse más poder

Foto: Rajoy, junto al primer ministro de Irlanda, Enda Kenny (Efe)
Rajoy, junto al primer ministro de Irlanda, Enda Kenny (Efe)

Mariano Rajoy se inclina por apoyar al candidato de Angela Merkel para presidir la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pero también ha decidido estirar hasta el final la negociación para garantizarse más poder e influencia en esa institución y en el Eurogrupo. Los líderes del PPE no lograron anoche en Dublín pactar un aspirante común, y tanto Juncker como el francés Michel Barnier intervienen hoy en el congreso del PPE para pedir su voto a los 851 delegados.

La cena a la que asistieron los jefes de Gobierno de los partidos del centroderecha europeo, más los aspirantes, terminó sin acuerdo. En fuentes del PP se limitaron a explicar que el sentido del voto de los 56 delegados españoles se podrá conocer hoy después de oír a los dos candidatos.

No obstante, en el grupo popular se reconocía que Juncker tenía que ser su favorito desde el momento en que cuenta con el aval de los democristianos alemanes y que el único punto pendiente era el compromiso de Merkel para que un español (Miguel Arias Cañete) sea vicepresidente en la nueva Comisión y/o otro ministro de Rajoy (Luis de Guindos) se ponga al frente del Eurogrupo después del verano, siempre que ese cargo se reformule hacia una especie de cargo de superministro controlador de toda la política económica europea.

Hasta que no obtenga garantías de la canciller alemana sobre esos puestos de referencia en las instituciones europeas, Rajoy tampoco quiere dar el nombre de su candidato para las elecciones del 25 de mayo ni decidirse a un mínimo cambio en su gabinete.

Rajoy y Merkel en Bruselas el pasado octubre (Efe)
Rajoy y Merkel en Bruselas el pasado octubre (Efe)

Unidad de los estados frente a “nacionalismos extremos”

En la gran asamblea de los partidos del centroderecha europeo se aprobaron resoluciones y se pronunciaron discursos de especial interés para España al abordar cuestiones como la protección de las fronteras, la lucha contra la inmigración ilegal, la denuncia de los “nacionalismos extremos” que quieren dividir a los países de la UE, la importancia de la unidad dentro de los Estados europeos y la advertencia de que llega la hora de descartar más incorporaciones de nuevos países a la Unión.

A partir de ahora no debe bastar con la homologación en desarrollo económico y régimen de libertades para entrar en el club europeo porque los Estados integrantes tienen que pensar primero en su propia sostenibilidad, tanto económica como política, según la doctrina que quiere impulsar ya el PPE dentro de la UE. Es un problema añadido para los planes independentistas del nacionalismo catalán, dispuesto a ponerse “a la cola” de países aspirantes a entrar en la Unión, donde ahora figuran Montenegro o Turquía y pretende apuntarse Kosovo.

Además, el manifiesto electoral remacha que es fundamental para el funcionamiento de la Unión mantener la unidad dentro de los actuales Estados, que son los que tienen que ceder competencias hacia la instancia supranacional.

La proclama del congreso de los populares en defensa de Ucrania frente a los planes de Rusia incluye los principios políticos y jurídicos que el Gobierno reitera para rechazar la consulta separatista en Cataluña: respeto a la soberanía nacional y a la integridad territorial de un Estado y rechazo a un referéndum en el que una parte pretende decidir el futuro de todo un país (en el caso de Ucrania, los dirigentes prorrusos de Crimea).

En materia de inmigración, los partidos del centroderecha italiano (cuatro en total) se mostraron igual de preocupados que el PP con la presión de la inmigración ilegal, en su caso por Lampedusa, y lanzaron el mismo mensaje: las fronteras exteriores de la Unión no son nacionales, son de todos los miembros de la UE. El secretario general del PPE, Antonio López-Isturiz, pidió más fondos europeos y políticas claras y “fuertes” sobre inmigración, libertad de movimientos y control de fronteras. El PPE postula una Europa más segura para sus ciudadanos que también sea capaz de recibir a los inmigrantes que pueda incorporar por las vías legales y que quieran contribuir al proyecto europeo.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios