Pagaza: "El problema del PP vasco es que no ha resuelto la salida de María San Gil"
  1. España
entrevista a la NÚMERO DOS DE UPYD A bruselas

Pagaza: "El problema del PP vasco es que no ha resuelto la salida de María San Gil"

A Maite se le quiebra la voz cuando se le pregunta por sus dos hijas y por las renuncias familiares que su marcha a Bruselas tendrá a partir de mayo

Foto: La dirigente de Covite y expresidenta de la FVT, Maite Pagazaurtundua. (EFE)
La dirigente de Covite y expresidenta de la FVT, Maite Pagazaurtundua. (EFE)

A Maite Pagazaurtundua se le quiebra la voz cuando se le pregunta por sus dos hijas y por las renuncias familiares que su marcha a Bruselas tendrá a partir de mayo. La expresidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo se ha convertido en el flamante fichaje de UPyD de cara a las próximas elecciones europeas, en las que acompañará, como número dos, al eurodiputado Francisco Sosa-Wagner. Admite que le ha costado mucho tomar la decisión pero dice, sin rodeos, que es tiempo de comprometerse. Entre otras cosas, para llevar el relato de las víctimas de ETA al Parlamento Europeo y a todos esos escenarios en los que ETA quiera “blanquear su imagen”. De momento, lo hará como independiente, porque “esto es como los romances, hay que ir paso a paso”.

Pregunta: ¿Cuándo se produjo el acercamiento por parte de UPyD para ficharla?

Respuesta: Es una situación muy original porque una parte importante de quienes están liderando UPyD son amigos míos de otras batallas en el País Vasco. No son personas desconocidas y las ideas por las que ellos fundaron UPyD no me son nada desconocidas. Lo que pasa es que cuando fundaron UPyD yo estaba en otra longitud de onda porque tenía un compromiso con las víctimas del terrorismo y entendía que no podía tener ninguna significación partidista. Simplemente, seguía la ruta de los estatutos de la fundación y no miraba a ningún lado. Prefería no saber, porque como tenía que tener un trato institucionalmente muy determinado y no podía tener connivencias con ningún partido, me mantenía muy al margen. Pensaba que aquel compromiso era muy fuerte y muy sólido y que tenía que desarrollarlo así.

Cuando quedé liberada de esos compromisos sí que pude ver que, en algunos aspectos que conozco más, como el ámbito educativo, tenía una enorme complicidad con las cosas que, por ejemplo, dice Martínez Gorriarán. Era muy natural la complicidad.

P.: Ha explicado que cree que ha llegado el momento de dar un paso más y comprometerse. ¿Por qué?

R.: Me daba mucha pereza. Hace un año habría jurado que no volvería a la política de un partido político… pero no se puede decir que nunca jamás. Creo que es un momento de comprometerse. A lo mejor no para toda la vida, no lo sé. Pero es un momento de comprometerse porque ahora hace mucha falta. Vivimos una crisis terrible y quienes tenemos algún tipo de experiencia pública y podemos aportar algo tenemos que intentar hacer esas aportaciones para intentar que la política tenga más calidad. Porque se habla fatal en política, porque se utiliza mucho la construcción de cosas imaginarias que no responden a la realidad y, así, no se puede resolver ningún problema. Si no analizas los problemas tal y como son, al final revientan.

P.: ¿Le ha costado mucho tomar esta decisión?

R.: Sí. Pasar del compromiso un poco genérico a esto me ha costado. De verdad, durante años y años, para nada estaba en mi imaginación.

P.: ¿Cree que su sucesora, Mari Mar Blanco, ha mantenido esa misma independencia al frente de la Fundación? Se especula, por ejemplo, con que pueda ir también en las listas del PP al Parlamento Europeo.

R.: Cuando has estado en un sitio en el que yo, además,le puse todo el trabajo y el cariño que pude, lo que deseas es que las cosas sigan adelante, que lo hagan muchísimo mejor. Por educación,creo que no es correcto entrar en esas valoraciones.

P.: ¿Está más cerca de las tesis de María San Gil acerca de que el PP consiente la pesadilla que vive el País Vasco o de Arantza Quiroga, que ha dicho que algunos dirigentes políticos están anclados en el pasado?

R.: Hay un problema de fondo en el Partido Popular vasco, que es traumático y que no se ha terminado nunca de resolver, y tiene que ver con la salida de María San Gil –una mujer extraordinaria– del liderazgo del PP. Eso, por una parte. Luego, el País Vasco es como un campo de reeducación. Desde el punto de vista personal, por supuesto que hay que tener la máxima admiración por cualquiera que se ha jugado la vida, aunque sea un día. Pero eso es una cuestión personal. Ni haberse jugado el tipo en el País Vasco como político hace que tengan la razón ni ser víctima significa que uno tenga la razón en todo. Son cosas muy respetables y muy dignas, pero el análisis político hay que hacerlo en términos políticos.

En términos políticos, el PP vasco está sometido a una enorme presión por parte del PNV. Como no tienen bien resuelto el tema de lo que pasó con San Gil, oyen muchos cantos de sirena. Del Partido Nacionalista vasco muy especialmente. El PNV tiene un juego muy sucio que se va a ir viendo poco a poco. Buscan que los de HB salgan bastante bien de esta, que dejen de matar, pero, en todo lo demás, no les viene del todo mal lo que están haciendo… El PNV tiene tentaciones constantes de entrar en esa equidistancia, en esa impunidad a medio plazo.

Tampoco es fino el análisis que se hace desde el Ministerio del Interior cuando se dice que ETA está derrotada… No. La estrategia de ETA no está derrotada. ETA está muy debilitada operativamente, pero no está disuelta y, sobre todo, no ha sido desactivado el discurso legitimador ni que puedan surgir epígonos tardíos. El problema es la mentalidad asesina, y esa mentalidad no está desactivada.

P.: Pero da la sensación de que el PP está atrapado frente a las víctimas y apenas puede hacer movimientos en política antiterrorista por temor a las consecuencias de su propios votantes. ¿Qué pasos recomendaría, en este sentido, al Gobierno?

R.: Yo creo que lo primero es transparencia. El modelo en el que de verdad crean, que lo sometan a un debate de altura en la opinión pública. Lo que crean de verdad, no lo que dicen porque hay una cierta distorsión a veces. No es fino el análisis que se entrega a la opinión pública. Que defiendan lo que crean y que lo sometan al debate de la opinión pública. Si creen que han heredado un modelo que no van a poder cambiar, pues que cuenten las cosas como las ven. Y si creen que es otra cosa, entonces será muy complicado porque tendrán que convencer al Partido Socialista. El PSOE está en el modelo de la pacificación pura y dura. Y con el PNV tendrán que tener una pelea. No va a ser posible que tengan una relación tan amistosa como parece que buscan tener.

P.: Usted habla de una operación de blanqueo por parte de ETA y su entorno. ¿Bruselas va a ser crucial en esta partida?

R.: El ropaje de contar determinadas mentiras en Europa es fundamental. Al lehendakari le da igual que las víctimas del terrorismo sepamos su jugada mientras él pueda controlar la opinión política vasca, por una parte, e internacionalmente pueda meter esos goles. Sí, internacionalmente, es posible describir tal y como es el fenómeno del terrorismo, va a tener más dificultades y eso nos puede ayudar a regenerar ese tejido social dañado. No es por fastidiar, ni por venganza ni por rencor. Cuando se ha distorsionado el sentido del bien y del mal durante tanto tiempo es preciso volver a instaurar los valores fundamentales.

P.: ¿Supongo, entonces, que aplaudirá el hecho de que casi todos los partidos vayan a llevar a víctimas en sus listas al Parlamento Europeo?

R.: Creo que todo lo que podamos hacer, si vamos en esa línea de desenmascarar esa operación de blanqueamiento, será bueno.

Rosa Díez Parlamento Europeo PNV UPyD Maite Pagazaurtundua ETA (banda terrorista)
El redactor recomienda