"EUROPA SABRÍA LO QUE QUEREMOS LOS CATALANES"

Convergència ofrece dar un paso atrás para formar un frente con ERC en las europeas

Convergència ofrece dar un paso atrás como partido para formar un frente catalanista con ERC en las elecciones europeas que se celebran el año próximo.

Foto: El presidente de Generalitat, Artur Mas. (Efe)
El presidente de Generalitat, Artur Mas. (Efe)

La independencia ha pasado de ser una quimera a ser la razón de ser de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). La apuesta de Artur Mas al anunciar un referéndum independentista para el 9 de noviembre del 2014, con sus correspondientes preguntas, es la culminación de un proceso que el núcleo duro de CDC ha ido impulsando sin prisa pero sin pausa durante la última década.

“Ante el reto planteado, la sociedad catalana entendería la unión de fuerzas con Esquerra Republicana (ERC) por el derecho a decidir en las elecciones europeas. Nosotros estamos dispuestos a dar un paso atrás como partido porque este reto va más allá de los partidos políticos. Estamos dispuestos a perder cuota, pero pensamos que sería muy positivo que las dos fuerzas mayoritarias de Cataluña hiciesen un frente común en las próximas elecciones”, asegura un miembro de la cúpula convergente a El Confidencial.

Se trataría, enfatizan estas fuentes, de “una candidatura del derecho a decidir, no candidaturas de siglas. Y también sería un gran paso para dar a conocer en Europa lo que quiere el pueblo de Cataluña”. De momento, ni siquiera el núcleo duro de CDC se plantea promover el frente independentista en unas elecciones legislativas ni, mucho menos, autonómicas. “Esas elecciones quedan todavía muy lejos. Tenemos mucho recorrido con los actuales planteamientos y la actual situación. Pero, en estos momentos, nuestra principal prioridad es que se pueda hacer la consulta de noviembre”.

El lider de ERC, Oriol Junqueras (Reuters)
El lider de ERC, Oriol Junqueras (Reuters)

Lo que aseguran estas fuentes es que el sector de Convergència que pugna por aliarse directamente con Esquerra no sólo en el Gobierno, sino en las contiendas electorales, es minoritario en la actualidad. “Nuestros programas son muy parecidos y no sería una alianza contranatura. Lo que se pretendería con ello es afrontar la actual coyuntura, en la que se necesita un amplio frente de Cataluña ante el Estado. Pero también es verdad que nuestros aliados naturales son los de Unió Democràtica (UDC)”, admite a este diario una fuente interna de CDC.

En las filas Unió, la sola posibilidad de aliarse con ERC produce urticaria, ya que republicanos y democristianos son como agua y aceite. “Unió no es un partido independentista. Lo hemos dicho por activa y por pasiva. Apoyamos la celebración de la consulta porque estamos por el derecho a decidir. Luego, ya veremos qué tipo de campaña hacemos. Eso no lo tenemos aún decidido”, explica a este diario una fuente del partido democristiano. Y subraya que la petición nacionalista de una consulta “no va contra nadie, sino que es una exigencia democrática”.

UDC, de momento, mantendrá su apoyo a los nacionalistas y a Convergència, pero no descarta romper con sus tradicionales socios si tensan la cuerda y fuerzan una coalición con ERC, ya sea de cara a las elecciones europeas o a otros comicios electorales. Los republicanos son prácticamente socios de Gobierno de Artur Mas (se espera que entren en el Ejecutivo en días) y el principal motor de la campaña por la celebración del referéndum independentista del próximo 9 de noviembre de 2014. Ello no gusta a los democristianos, pero tampoco se oponen, conscientes de que el apoyo de Esquerra es vital para poder aprobar los presupuestos del año que viene. Lo que intentan es limitar su influencia dentro del Ejecutivo, ya que el líder de ERC, Oriol Junqueras, había pedido a Mas una vicepresidencia.

De momento, el president le ha garantizado las consejerías de Empresa y Empleo (con las potentes áreas de trabajo, de industria y de telecomunicaciones) y de Territorio y Sostenibilidad, que engloba las obras públicas. Los republicanos se lo piensan, conscientes de que, reciban lo que reciban, su influencia sobre la Generalitat será total, puesto que las leyes y las estrategias sólo podrán salir adelante con su apoyo, descartado cualquier atisbo de pacto con socialistas o populares.

La agenda de Duran

Por su parte, el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, lleva una agenda paralela a la de Artur Mas. En esa agenda, entran reuniones con todos los dirigentes políticos de los principales partidos catalanes. En su formación subrayan que no es para contrarrestar la campaña de Convergència. “Se trata de conocer de primera mano lo que piensan los otros líderes políticos, porque cualquier decisión que se tome ha de contar con un amplísimo consenso o no podrá tomarse”, añaden las fuentes consultadas.

El líder de Unió, Duran Lleida
El líder de Unió, Duran Lleida

De hecho, Duran Lleida es el enemigo a batir tanto por parte del núcleo duro de CDC como por parte de ERC. Le han llamado quintacolumnista y españolista, pero eso no le preocupa. Sí ha sido, y así lo reconocen en Unió, una voz crítica con algunas decisiones políticas, “pero tanto del Gobierno central como de la Generalitat”. Por ejemplo, fue uno de los pocos nacionalistas que, tras escuchar los mensajes provenientes de las instituciones europeas, advirtió de que la independencia de Cataluña no sería un camino de flores, sino que la expulsión de la UE podría ser un hecho.

Hasta hace 48 horas, todos los dirigentes independentistas negaban esta tesis (Duran llegó a ser tildado de antipatriota y derrotista por los nacionalistas más radicales). Pero este viernes, el propio Artur Mas (que hasta entonces había sido negacionista), admitió en una entrevista al diario italiano La Repubblica que durante “un periodo transitorio” Cataluña podría quedar fuera de la UE, en el ínterin entre el referéndum y la proclamación de la independencia. Pero la verdadera expulsión se produciría precisamente con la proclamación de la independencia por lo que el “periodo transitorio” comenzaría entonces. Para algunos países, ese periodo  se lleva prolongando 20 años… y sigue, porque para ser admitido en la UDE hace falta unanimidad de los países que la componen y si uno solo de ellos vota “no” (por ejemplo, España), Cataluña no podría entrar nunca.

A pesar de ello, Duran se ha mantenido leal a Artur Mas. La procesión va por dentro. Las tensiones en el seno de la coalición nacionalista CiU van en aumento, pero en realidad los dos máximos dirigentes de ambos partidos se han comprometido a no avivar las llamas de cualquier incendio. Este viernes, Duran, haciendo un balance del año natural, recriminó al presidente español, Mariano Rajoy, que no ha sabido encauzar la gestión del problema catalán. “Rajoy no quiere entender que es un problema de España”, subrayó el líder democristiano.

Y, por si fuera poco, le echó un capote a Mas. “No es cierto que autorizar la consulta sea inconstitucional, como han dicho varios constitucionalistas y algunos ponentes constitucionales. Cataluña está planteando una autorización a partir de los mecanismos constitucionales y Rajoy sabe que puede autorizar un referéndum que no sea vinculante y, por tanto, no afecta al artículo 2 de la Constitución, pero lo que no quieren ni Rajoy ni Rubalcaba es que el pueblo catalán pueda expresar su posición sobre el estatus quo actual en las urnas”.

En este sentido, Duran coincide totalmente con las tesis de Convergència, aunque para el partido de Artur Mas el reconocimiento quiere ser utilizado como trampolín para reclamar la independencia y para el partido de Duran lo que se quiere es reclamar otra forma de relación con España. Los acuerdos a que CDC llegue con ERC serán cruciales para determinar el futuro mapa político de Cataluña, porque Convergència es relativamente un partido joven y ERC es un partido octogenario capaz de devorar a todos sus líderes. El bagaje de ambos es muy diferente. Pero Unió es también un partido octogenario que, aunque minoritario en la coalición de CiU, puede atraer a una masa de votantes nacionalistas que jamás han visto con buenos ojos la posibilidad de una secesión. Y en la sede democristiana saben que en caso de cualquier ruptura, UDC no sería, precisamente, la mayor perjudicada.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios