El 'polvorín asturiano' le explota al PSOE cuando cerraba la reforma electoral local
  1. España
crisis en el principado de asturias

El 'polvorín asturiano' le explota al PSOE cuando cerraba la reforma electoral local

Tras las elecciones, la primera crisis en el Principado la protagonizaron Foro y PP. Ayer, fue el pacto entre IU, UPyD y los socialistas el que saltó por los aires

placeholder Foto: Javier Fernandez, en 2010. (EFE)
Javier Fernandez, en 2010. (EFE)

Asturias ha sido pasto de un estallido político. Y la explosión le ha salpicado al PSOE de lleno. El fracaso de la votación de una iniciativa para la reforma de la ley electoral a nivel local (para mejorar la proporcionalidad), que el PSOE no respaldó finalmente pese a haber suscrito un acuerdo al respecto con UPyD e IU, ha atizado el fuego en una comunidad autónomaen laque, ahora, puede suceder de todo menos la convocatoria de unas nuevas elecciones.

El Gobierno asturiano permanecía ayer mudo, pero expectante, ante las "consecuencias graves" con las que el partido de Rosa Díez había amenazado al Ejecutivo de Javier Fernández por incumplir el pacto electoral, pero un portavoz dijo no tener constancia oficial de que sus aliados habían roto elacuerdo de legislatura. Laruptura de los acuerdos que sustentan al Gobierno del Principado daría al traste, probablemente,conuno de los dos gobiernos regionales socialistas. El otro bastión es el que defiende Susana Díaz en Andalucía.

En medios políticos asturianos no se descarta ningún escenario, incluso, una hipotética moción de censura de los dos partidos de la derecha, con el respaldo del voto de UPyD,parahacer morder el polvo al Gobierno asturiano, aunque esa posibilidad pasaría por una alianza entreForo y PP que, en principio, parece bastante remota.

La modificación de la ley electoral fue una de las condiciones inexcusables que planteó UPyD para inclinar la balanza en favor de un Gobierno de izquierdas en Asturias, ya que su único voto es decisivo. Al igual que Izquierda Unida, desfavorecida por la actual normativa que regula los comicios, la formación magenta aprovechó la oportunidad del reparto de escaños para tratar de cambiar la ley.

El PSOE, necesitado de ese apoyo para formar gobierno, prometió que habría nueva norma para los comicios y firmó un pacto con ambas formaciones minoritarias en el que expresamente se indicaba estareforma. Los dos grupos ahora damnificados por la decisión del partido mayoritario de la izquierda son conscientes de que ésta podría ser la última oportunidad para promulgar una ley electoral más justa para sus intereses.

Una estrategia del anterior Gobierno socialista

Izquierda Unida y UPyD quieren acabar con las tres circunscripciones, una maniobra genial que en su día se inventó el consejero de Presidenciadel entonces Gobierno socialista de Pedro de Silva, Bernardo Fernández, que, con el pretexto de vertebrar en las urnas los territorios de las alas de la comunidad autónoma, proporcionaba un plus de representatividad a los partidos mayoritarios, con lo que tuvo el visto bueno de los conservadores de entonces.

Congreso de upyd en el que rosa díez se somete a examen de militanciaLa presión de su aliados para que la reforma electoral entrara en vigor cuanto antes en Asturias forzó a los socialistas a aprobar la constitución de una ponencia que aprobaría un dictamen sobre la nueva ley y que teóricamente sería apoyado por los tres socios de la legislatura. La mayoría de los expertos participantes en dicha ponencia recomendaron que la reforma incluyera elementos de proporcionalidad que no perjudicaran a las formaciones que en la zona centro tenían votos de sobra, pero que no contaban con idéntico respaldo en los territorios oriental y occidental. Algunos se mostraron favorables a laretirada de las tres circunscripciones, pero no fue mayoritario este punto de vista.

Después de varias reuniones entre los tres partidos, UPyD e IU renunciaron a seguir postulando a favor de la circunscripciónúnica, pero acordaron con el PSOE mantener una bolsa de diez diputados que se elegirían por cociente. Es decir, que de los 45 parlamentarios con los que cuenta la Junta General del Principado (la derecha quería rebajarlos a diez menos) 35 serían designados por el procedimiento electoral habitual y los diez restantes se someterían al escrutinio del cociente, con lo que a los partidos minoritarios les podría suponer una adición de un par deescaños, como mucho, lo que sería asumido por el PSOE, ya que no representaría una sangría sustancial de representación.

Elecciones primarias obligadas

Otro de los elementos clave de la reforma electoral abortada es la aparición de las listasdesbloqueadas, en las que los candidatos a partir del número dos podrían sufrir el castigo de los electores y no verse favorecidos por el llamado voto preferencial.Incluso un elegible en una posición posterior podríaobtener escaño antes que otro de los primeros de la lista si conseguía más respaldo ciudadano. Esta circunstancia podría, incluso, provocar fricciones entre los miembros de una misma lista que se verían prestigiados o rechazados por lo electores a pesar de integrar la candidatura oficial del partido. Además, los cabezas de lista deberían someterse obligatoriamente a elecciones primarias.

Algunos analistas políticos colocan en este apartado de la ley la verdadera oposición de los socialistas a la entrada en vigor de la reforma electoral, ya que la desafección ciudadana hacia algunos de sus primeros espadas por su larguísima trayectoria política en el Parlamento y su poco respaldo popular les harían vulnerables a la 'venganza' de los ciudadanos y algunos de ellos podrían terminar su carrera política con más pena que gloria. Sin embargo estas hipótesis son rechazadas de plano por losafines al partido del Gobierno que recuerdan que en las papeletas para el Senado, también desbloqueadas, no hay gran diferencia entre los integrantes de un mismo partido, salvo las relativas al orden alfabético de colocación en la lista.

Curiosamente, los socialistas a escala nacional postulan una reforma electoral con listas desbloqueadas, tal y como han manifestado algunos de sus dirigentes y aparece en los borradores de los documentos que serán discutidos en la conferencia nacional que el PSOE tiene previsto llevar a cabo proximamente y que cuenta con un gran porcentaje de aceptación entre su afiliación.

Izquierda Unida Javier Fernández Asturias Rosa Díez
El redactor recomienda