La Infanta y Urdangarin también cargaron a Aizoon un viaje a Río con sus hijos
  1. España
LA EMPRESA FAMILIAR SE NUTRÍA DE LOS FONDOS ILÍCITOS DE NÓOS

La Infanta y Urdangarin también cargaron a Aizoon un viaje a Río con sus hijos

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, cargaron a la cuenta de su empresa, que se nutría de los fondos de Nóos, un viaje familiar a Brasil

placeholder Foto: Los duques de Palma, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin (EFE)
Los duques de Palma, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin (EFE)

La infanta Cristina de Borbón y su marido, Iñaki Urdangarin, cargaron a la empresa familiar Aizoon S. L., que se nutría de los fondos públicos desviados desde el Instituto Nóos, los gastos de un viaje que realizaron en 2009 a la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Los duques de Palma, que viajaron acompañados por sus cuatro hijos, intentaron colara Hacienda la factura de esas vacaciones de lujo como si fuera un gasto de empresa, y así poder desgravarlo en la cuenta de resultados de Aizoon.

La Agencia Tributaria ha detectado que la hija menor del Rey y su esposo imputaron a la mercantil, de la que son socios al 50%, gastos personales completamente ajenos a la actividad de la empresa. Entre otros muchos,los honorarios del arquitecto que realizó la ampliación de su palacete de Pedralbes, en Barcelona, que ascendieron a 23.200 euros. El arquitectoMarc Viader i Salvadó, amigo personal de la Infanta, ya había dirigido previamente las obras de reforma de las dos viviendas que los duques de Palma ocuparon con anterioridad en la capital catalana.

La Infanta y su esposo volaron desde Barcelona a Río de Janeiro, con escala técnica en París, en la Semana Santa de 2009. En el avión también viajaron sus cuatro hijos: Juan Valentín Urdangarin Borbón, Pablo, Miguel e Irene. La factura de los billetes aéreos ascendió a casi 5.300 euros, que los duques de Palma cargaron a la cuenta de Aizoon, según consta en uno de los últimos informes que Hacienda ha remitido al juez instructor del caso Nóos, José Castro.

Pocos días después de regresar a España de esas minivacaciones familiares en Brasil, la Casa del Rey filtró la noticia de que los duques de Palma tenían intención de dejar Barcelona y trasladar su residencia a EEUU "debido a los compromisos profesionales de Iñaki Urdangarin,a quien sus reponsabilidades como consejero internacional de Telefónica le obligaban a viajar cada vez con más frecuencia" a ese país, según publicóentonces el diario La Vanguardia. Pero la verdadera razón de esa mudanza era bien distinta: el rey Don Juan Carlos les obligó a poner tierra de por medio al empezar a trascender públicamente los turbios negocios de su yerno.

Casi 20.000 euros en "viajes y relojes"

En 2007, dos años antes de aquellas vacaciones en Río de Janeiro,los duques de Palma también pagaron con la tarjeta Visa de Aizoon 19.305,72 euros en concepto de "viajes a EEUU, Nueva York, París, relojes y gastos de estancia". Y aunque el informe de la Agencia Tributaria no ofrece más detalles de esos desplazamientos y regalos, Urdangarin y su esposa volvieron a camuflar esos gastos personales como si fueran de empresa, pese a que Aizoon era una sociedad tapadera sin ninguna actividad.

Un año más tarde, en el verano de 2008, los duques de Palma volvieron a cargar a la empresa familiar un viaje, esta vez sin la compañía de sus hijos, al continente africano. La hija y el yerno del Rey se trasladaron primero a Sudáfrica, donde participaron en un safari, y más tarde a Mozambique. Y de nuevo disfrazaron las facturas como gastos de empresa. La reserva de ese viaje, según ha acreditado Hacienda, consta a nombre de "S. A. R. Cristina de Borbón".

Con todos los informes de Hacienda que obran en su poder, el juez Castro deberádecidir en las próximas semanas si imputa de nuevo a la Infanta. Y todo parece indicar que Doña Cristina, a la luz de los numerosos indicios acumulados contra ella en la causa,cuya instrucción está a punto de cerrarse, será citada a declarar en calidad de imputada, siempre y cuando laAudiencia de Palma no vuelva a oponerse.

La Audiencia balear yatumbóel pasado mes de mayo una primera imputación, pero dejó la puerta abierta a una segunda por delito fiscal y blanqueo.La resolución advertía que la Infanta "debería saber o conocer que Aizoon era una sociedad pantalla y que su marido la utilizaba para defraudar a Hacienda". Y concluía que, como socia al 50% de la empresa, Doña Cristina "pudo haber convocado junta de la sociedad yrevocado poderes a su maridoo pedido que se regularizase la situación tributaria, pero no lo hizo".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Infanta Cristina Brasil Iñaki Urdangarin Caso Nóos Instituto Nóos Rey Don Juan Carlos José Castro Casa Real