El PP de Madrid, entre una Botella vacía y una Aguirre que no se ha ido
  1. España
CIFUENTES, TERCERA OPCIÓN EN LIZA

El PP de Madrid, entre una Botella vacía y una Aguirre que no se ha ido

“Ana Botella es un cadáver político, pero ahora no se puede hacer otra cosa que arroparla hasta que llegue el momento de pensar en otro candidato”

placeholder Foto: Ana Botella en el desayuno del jueves de Fórum Europea. (Fotografías: E. Villarino)
Ana Botella en el desayuno del jueves de Fórum Europea. (Fotografías: E. Villarino)

“Ana Botella es un cadáver político, pero ahora no se puede hacer otra cosa que arroparla hasta que llegue el momento de pensar en otro candidato”. El Partido Popular tiene una crisis de considerables dimensiones en su principal ayuntamiento, en la capital de España, en el que ha sido un granero de votos tradicional de la derecha y un bastión en manos del PP desde hace 22 años. La alcaldesa está amortizada desde hace mucho, y no sólo por el fiasco olímpico o el relaxing cup of café con leche, sino también por lo que ha sido su gestión de la tragedia del Madrid Arena. Y las quinielas sucesorias no son tampoco especialmente alentadoras para la dirección nacional del PP, con una Esperanza Aguirre asomando en el horizonte y con ganas de concluir su carrera política como regidora del Consistorio.

Aguirre, de momento, se mantiene en segundo plano a la espera de que se desarrollen los acontecimientos, si bien en el partido se dar por seguro su intento por hacerse con la candidatura. Un movimiento político que, además de indeseado en Génova 13, donde están hartos de los continuos desmarques de la lideresa, convertiría a la pareja Aguirre-Ignacio González en un duopolio de tremendo poder en manos del sector más alejado de las tesis del equipo de Mariano Rajoy. Esa es la pregunta que todos se formulan ahora en el partido. ¿Aceptará Rajoy el mal trago de Aguirre con tal de no perder lo que ha sido todo un símbolo del PP? Si fuera así, ¿ratificaría a González en la Comunidad de Madrid?

“El partido hará encuestas y seguro que Esperanza Aguirre tendrá muy buenos resultados en esas encuestas porque aquí en Madrid se le tiene mucho aprecio”, señalan en fuentes regionales del partido. “Lo que está claro es que nadie quiere el café con leche y ahora mismo las cosas pintan muy mal en la capital. A Botella no la votarían siquiera muchos de los votantes del PP”.

Esperanza Aguirre rodeada por una nube de medios. (E. Villarino)

En su reaparición política de ayer, en el Foro Europa de Nueva Economía, Botella no despejó las dudas sobre su futuro político ratificando su “compromiso” con la ciudad. “No es este el momento de la proclamación de candidatos”, añadió, sin querer dar respuesta a la pregunta que se le había formulado sobre la posibilidad de que Aguirre compita contra ella por ese puesto.

La presidenta del PP madrileño, por su parte, se limitó exclusivamente a señalar que sigue fuera de la política, pero, a la vez, muy dentro. “Yo he dejado sólo la primera línea de la política y, por tanto, no voy a dejar la política. Ya lo dije: la política es mi vida, pero la primera línea sí que la he dejado”.

De momento, el Gobierno salió ayer en respaldo de la alcaldesa madrileña enviando a su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, y al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en claro símbolo de apoyo a la regidora. La máxima representación del partido, sin embargo, se quedó en la del vicesecretario de Organización, Carlos Floriano.

Cifuentes, la tercera en discordia

Con este panorama, el PP podría incluir en sus encuestas previas a la actual delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que se recupera todavía en el hospital del grave accidente de moto que sufrió en agosto.

Cifuentes desayuno

Cifuentes sería la tercera en discordia para el ansiado puesto de la capital en una apuesta mucho más moderna que la de Botella o Aguirre y más en consonancia con la dirección nacional del PP. A su favor tiene el hecho de haberse labrado una importante imagen en poco tiempo como delegada y, pese a su actual convalecencia, podría estar de nuevo en activo en no mucho más de un mes.

Sea como fuere, la crisis en el Ayuntamiento de Madrid está servida, a la espera de que comience oficialmente la carrera por la candidatura. Aguirre pide primarias y cambios en el partido, sabedora de que su principal apoyo está en las bases.

Esperanza Aguirre Ana Botella Cristina Cifuentes Ignacio González Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda