LA MAYORÍA HA ATERRIZADO EN LA CONSEJERÍA DE CULTURA

Ex altos cargos del PSC se recolocan en la Generalitat independentista de Artur Mas

Algunos ex altos cargos socialistas que habían formado parte de la estructura del tripartito cuando este estaba presidido por Pascual Maragall y por José Montilla han

Foto: Ex altos cargos del PSC se recolocan en la Generalitat independentista de Artur Mas
Ex altos cargos del PSC se recolocan en la Generalitat independentista de Artur Mas

Algunos ex altos cargos socialistas que habían formado parte de la estructura del tripartito cuando este estaba presidido por Pascual Maragall y por José Montilla han encontrado ahora acomodo en la Generalitat independentista de Artur Mas. Se trata de militantes del PSC pertenecientes al llamado sector catalanista de esta formación y que se encuentran enfrentados a la dirección. Este sector reclama un mayor protagonismo de la cuestión identitaria en la estrategia del PSC. Una buena parte de ellos se ha recolocado bajo el manto protector del consejero de Cultura, Ferran Mascarell, exsocialista de pro, pero también hay otros que se han diseminado por distintos departamentos de la Generalitat.

Mascarell atrajo a Cultura a Joan Pluma en enero del 2011, nombrándole director general de Patrimonio Cultural, cargo que se reconvirtió, el pasado mes de enero, en el de director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio. Pluma militó primero en la Juventud Socialista de Cataluña (JSC) para pasar más tarde al PSC. Curtido en Gerona, se hizo incondicional de Joaquim Nadal, durante años alcalde de aquella ciudad, luego consejero de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat durante el Tripartito y uno de los exponentes del ala catalanista del PSC.

Al igual que Mascarell, Pluma se dio de baja en el PSC para ingresar en el Gobierno de Mas en enero del 2011. Al mismo tiempo, abandonó sus cargos de vicepresidente de la Diputación de Gerona y de concejal de Urbanismo de la capital gerundense.   

El consejero de Cultura también fichó hace unos meses a Daniel Bullich. De enero del 2007 a enero del 2011, éste había sido jefe de la Oficina de Relaciones Externas del departamento de Educación, entonces en manos de Ernest Maragall, el más genuino exponente del ala soberanista del PSC. 

Maragall y Mascarell siempre han mantenido unas estrechas relaciones políticas, además de su amistad personal, que proviene de la época en que ambos trabajaban en el Ayuntamiento de Barcelona desde los años 80. Hace una semana, ambos presentaron una plataforma bajo el lema Juntos a Europa que pretende aglutinar en una sola candidatura catalana la representación para las elecciones europeas del año que viene. A Bullich le buscaron ahora acomodo como asesor del consejero de Cultura en materia de Conocimientos Culturales y Proyección Externa.

Su salida del PSC hace un par de años no fue un camino de rosas, ya que desde 2008 había sido portavoz de esta formación en la localidad de Berga. Tensiones internas desembocaron en la salida sorpresiva de Bullich de la primera línea de fuego tras anunciar que no encabezaría las listas en las últimas municipales. La crisis le empujó hacia la enseñanza, que es su profesión, hasta que Mascarell llamó de nuevo a su puerta y le recuperó para el Gobierno de la Generalitat.

Un reguero de nombramientos

Nada más llegar a la Consejería de Cultura, Mascarell también fichó como jefe de gabinete a otro hombre de confianza de Maragall: se trata de Xavier Vidal, que había oficiado como jefe de comunicación y prensa de Ernest Maragall desde el año 2006. Duró sólo tres meses en el cargo y ahora ayuda al exconsejero de Educación en su nuevo proyecto tras abandonar el PSC: llevar a buen puerto el partido Nova Esquerra Catalana (NEC).

En Cultura también ha recalado Sira  Torrecillas como jefa de la Oficina de Relaciones Institucionales. En el 2008, Torrecillas fue fichada por Ernest Maragall como jefa de la Oficina Técnica y de Estrategia de la consejería de Educación, cargo que ocupó hasta el 2010. Con anterioridad, había sido asesora del propio Maragall durante un año y desde 2004 a 2006, cuando el tripartito ocupó la Generalitat, fue fichada como jefa de la Oficina de Relaciones Institucionales del Departamento de Salud, en manos de Marina Geli, otra de las integrantes del ala catalanista socialista. Nada más llegar a la Consejería de Cultura, Mascarell también fichó como jefe de gabinete a otro hombre de confianza de Maragall: se trata de Xavier Vidal

En enero del 2011, Mascarell también fichó como asesora en materia de Conocimientos Culturales a Mar Jiménez, que en la legislatura anterior, con el Tripartito en el poder, había sido asesora del consejero de Economía, Antoni Castells, otro de los alineados en el sector más nacionalista del PSC, aunque sin peso específico en el partido.

El actual consejero de Justicia, Germà Gordò, contrató en esta legislatura a otro ex alto cargo socialista: se trata de Laia Espín, que había sido directora de comunicación de la consejera de Justicia y de Interior, Montserrat Tura. Ahora ocupa el mismo cargo pero bajo la batuta de Gordò, que es uno de los exponentes del núcleo duro de Convergència. Y otro tanto pasa con Esther Domingo, que tras haber sido responsable de comunicación de la alcaldesa socialista de Sant Vicenç dels Horts pasó a ejercer las mismas funciones pero con la consejera de Educación de Artur Mas, Irene Rigau, otra exponente del ala dura de CDC. Algunas fuentes señalan, no obstante, que Domingo no ha sido nunca militante del PSC, lo que no implica que no tuviese buenas relaciones con la cúpula de la formación.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios