El Falcon Crest versión casinos que aterrizará en Barcelona World
  1. España
LOS CONFLICTOS DE PODER, SEXO Y DINERO MARCAN LA HISTORIA DE LOS SOCIOS DE BAÑUELOS

El Falcon Crest versión casinos que aterrizará en Barcelona World

“Todas las familias felices se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera". Así comenzó Leon Tolstoi Ana Karenina, y la frase podría encajar

placeholder Foto: El Falcon Crest versión casinos que aterrizará en Barcelona World
El Falcon Crest versión casinos que aterrizará en Barcelona World

“Todas las familias felices se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera". Así comenzó Leon Tolstoi Ana Karenina, y la frase podría encajar como un guante a la conflictiva saga de Stanley Ho, el rey del juego de Macao y cuyo primogénito, Lawrence Yau Lung Ho, es el nuevo socio de Bañuelos en Barcelona World. Podría parecer que la familia Ho viene a plantar cara a Sheldon Adelson en Europa para devolverle el golpe del desembarco del magnate yanqui en Macao. Pero no, porque Ho, de 90 años, se ha casado cuatro veces, y es el patriarca de una descendencia enfrentada a muerte por la fortuna familiar. Un cóctel de sexo, rencores y sobre todo, dinero, mucho dinero.

Para entenderlo hay que comprender el primer factor de desestabilización: el carácter de Stanley Ho. Si el matrimonio es la mayor apuesta, Ho demostró que es un especialista en juego: se casó cuatro veces. Eso ha provocado diversas ramas familiares, cada una enfocando el negocio del juego a su manera y todos a la greña con todos.

En la actualidad, Ho está casado con la exbailarina Angela Leong, 40 años más joven que el multimillonario. La enemistad entre la cuarta esposa del magnate y  Lawrence Ho, el hijo varón de mayor edad, es proverbial. Lawrence es el presidente de Melco, un gigante de 4.000 millones de dólares de facturación que quiere desembarcar en España de la mano de Bañuelos. Pero es que Ángela Leong decidió que el baile estaba bien como afición, pero que lo importante era hacer carrera en el mundo de los casinos, y por ello es la directora general de SJM, el gigante del juego que todavía controla el patriarca y que mueve un volumen de 9.800 millones de dólares.

Con tres miembros de la familia Ho disputándose el tapete verde de Macao no era suficiente. Así que también entró en la timba  Pansy Ho, hija del segundo matrimonio de Stanley. Pansy Ho, de 46 años, es la directora general de STDM, la sociedad con la que Stanley Ho consiguió el monopolio del juego en Macao en los años 50 y del que progresivamente fue perdiendo el control. Pansy Ho decidió aprovechar la apertura de 2002 para convertirse en la directora general de MGM China, la filial de la empresa de Nevada MGM. MGM China factura 2.400 millones de dólares al año. Es decir, los tres grupos de la familia Ho mueven un volumen de negocio superior a los 16.000 millones de dólares, más que todo The Strip de Las Vegas.

Para resumir se podría decir que Stanley Ho representa al viejo Macao, que vivía del monopolio del juego en la antigua colonia portuguesa; Pansy simboliza al Macao que ha pactado con los norteamericanos como Adelson para repartirse el pastel; y Lawrence encarna el nuevo Macao, que cotiza en el Nasdaq y quiere crecer fuera con planes de expansión en Filipinas y, ahora, en España. Pansey y Lawrence son hermanos hijos de la misma madre y competidores acérrimos.

Cuatro mujeres, 17 hijos

Los que crean que hasta aquí es complicado tienen que tener en cuenta que, en realidad, esto es un resumen para neófitos. Porque Stanley Ho tiene 17 hijos fruto de sus cuatro matrimonios. Algo que no es extraño, ya que hasta 1971 la poligamia fue legal en Hong Kong, de donde era originario Stanley Ho. Ho tuvo que huir de Hong Kong en 1942 cuando la invadieron los japoneses. Y se refugió en Macao, donde se casó con Clementine, su primera mujer y miembro de una de las familias más importantes de la ciudad, los Leitao. Lo más parecido que había en Macao a la poligamia era el divorcio, y a ello se dedicó el joven Stanley con fruición en los años siguientes.

En 1962 Ho se casó en Hong Kong con Lucina Laam, la madre de Pansey. Pero en 1973 Lucina se vio implicada en un grave accidente de tráfico que hizo que necesitara cuidados médicos continuos. Y ya se sabe que en chino crisis quiere decir oportunidad, de manera que Stanley Ho inició una relación con una de las enfermeras que cuidada a su segunda mujer, Ina Chan, que se convirtió en su tercera esposa en 1985.

Esta relación duró hasta que Stanley Ho, aficionado al baile de salón y en sus tiempos apasionado del vals y el cha-cha-chá, conoció en 1988 a la ambiciosa bailarina Ángela Leong, el factor de faltaba para desestabilizar del todo a la ya de por sí inestable familia Ho.

Falcon Crest en versión casino

A quien esto le parezca poco, existe otra hermana de Pansey y Lawrence, Josie Ho, una multipremiada cantante de rock. Para completar el reparto de esta versión de Falcon Crest con casinos existe una miríada de nietos, carne fresca perfecta para la prensa rosa de Hong Kong.

Si la situación está tensa con Stanley Ho vivo, cuando muera la herencia puede desatar la furia de los dragones. Forbes le atribuye a Ho una fortuna de más de 3.100 millones de dólares, lo que le convierte en el decimotercer hombre más rico del mundo. Es difícil saber si el dinero le dio la felicidad a Stanley Ho, pero ciertamente no le aportó paz familiar. Aunque hay que reconocer que no ha tenido una vida aburrida.