Una pifia de Gómez Bermúdez permite que el líder de la mafia ruso-georgiana salga de España
  1. España
IMPONE UNA FIANZA DE 50.000€ A SHUSHANASHVILI, QUE SERÁ EXTRADITADO A SU PAÍS DE ORIGEN

Una pifia de Gómez Bermúdez permite que el líder de la mafia ruso-georgiana salga de España

El líder de la mafia ruso-georgiana en España, Kakhaber Shushanashvili, ha tenido un golpe de suerte. Después de tres años en prisión preventiva, un desliz del

placeholder Foto: Una pifia de Gómez Bermúdez permite que el líder de la mafia ruso-georgiana salga de España
Una pifia de Gómez Bermúdez permite que el líder de la mafia ruso-georgiana salga de España

El líder de la mafia ruso-georgiana en España, Kakhaber Shushanashvili, ha tenido un golpe de suerte. Después de tres años en prisión preventiva, un desliz del juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez permitirá que salga de España. Evitará, de esta forma, ser juzgado por una numerosa lista de delitos por los que está imputado en nuestro país, entre ellos conspiración para el asesinato, extorsión, amenazas, coacciones, asociación ilícita, blanqueo, tenencia de armas, robo con fuerza, falsificación de documentos y delitos contra la Hacienda Pública.

Gómez Bermúdez, quien no inició la investigación de este caso, sino que la heredó de su antecesor en el juzgado, Fernando Grande-Marlaska, decidió hace unos días modificar la situación de Shushanashvili y fijar una fianza de 50.000 euros para su puesta en libertad, sin informe previo de la Fiscalía Anticorrupción, según fuentes jurídicas. Un dinero que el líder mafioso ha tardado tan sólo un par de días en reunir.

Shushanashvili entregó la fianza este martes y el juez ordenó su puesta en libertad sin notificarlo a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que en enero de 2012 dejó constancia en un auto de que, en caso de que el Juzgado le dejase libre, se ordenaría de manera inmediata su reingreso en prisión por el proceso de extradición que tiene abierto con su país natal, Georgia. Es decir, el auto tenía como objetivo que Shushanashvili saldase cuentas con la Justicia española antes de ser extraditado.

La Sección Segunda había concedido la extradición de Shushanashvili, uno de los mafiosos conocidos como 'ladrones de ley', a su país de origen, donde se le reclama por asociación ilícita y extorsión. Sin embargo, esta entrega no se haría efectiva hasta que no concluyera su proceso penal en España. Sin embargo, la situación ha cambiado: al quedar en libertad tras pagar la fianza, el caso en Georgia tiene prioridad. Fuentes de la investigación señalan a El Confidencial que Interpol Madrid ya está preparando toda la documentación para proceder a su extradición

Bermúdez no informó al tribunal

Gómez Bermúdez ordenó su libertad sin informar al tribunal, que se ha enterado de que Shushanashvili iba a salir a la calle por medio de los responsables del Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza), donde está recluido. Gracias a dicho aviso, la Sala alertó de la existencia de un auto en el que se ordenaba su ingreso en prisión en el caso de que esta situación llegara a producirse.

El líder mafioso incluso ha solicitado el habeas corpus para su inmediata puesta en libertad al juzgado de guardia, en este caso el de Santiago Pedraz, quien al tener conocimiento del auto de la Sala lo ha rechazado, según fuentes jurídicas.

La extradición del Shushanashvili ya había sido aprobada por la Audiencia Nacional y ratificada por el Consejo de Ministros, con lo que sólo queda que la Interpol de los dos países remita la documentación necesaria para su entrega; esto arrebata a la investigación española su principal imputado.

Ordenó matar al capo rival

El juez Marlaska había procedido a la detención de Shushanashvili dentro de la Operación Java, en marzo de 2010, tras conocer que este georgiano había ordenado el asesinato en Marsella de Vladimir Janashia, alias Lado, presunto capo del clan Oniani, acérrimos rivales del grupo de mafiosos liderado por Shushanashvili y su hermano Lasha, actualmente preso en Grecia.

Del sumario se desprende que “Shushanashvili tenía planificado, y ya había dado instrucciones para que se localizara dónde se encontraba residiendo Janashia y su gente en Francia, con el fin de encontrarles desprevenidos y así reunirse con ellos en unión de más ‘capos’, que se encargarían de quitarles el rango y después actuarían de forma violenta contra ellos, tal y como hicieron contra los otros en Holanda". Pese a que cuando ocurrió el ajuste de cuentas Shushanashvili ya había sido detenido -por otro intento frustrado de este asesinato-, sus órdenes se cumplieron.

Según consta en las investigaciones, los dos sicarios encargados para liquidar a Janashia acudieron a Barcelona, donde recibirían las instrucciones para llevar a cabo el asesinato en la ciudad francesa de Niza. Como resultado de la intervención telefónica, las vigilancias y los seguimientos, se detuvo en el país vecino a las personas enviadas para llevar a cabo el asesinato y al propio Shushanashvili, que fue arrestado en Barcelona.

En el caso de las autoridades georgianas, se le reclama por haber extorsionado a principios de 2010, junto con su hermano, a otro compatriota suyo que tenía un restaurante en Salónica (Grecia), al que le exigieron un pago de 40.000 euros para no quitarle el establecimiento, aunque, finalmente, no los pagó. Los investigadores sostienen que Shushanasvili, al que consideraban un 'ladrón de ley' en los años 90 y que tras huir de su país se instaló en España en 2005 para seguir desarrollando sus actividades ilícitas, extorsionó al dueño del local por vía telefónica.

Javier Gómez Bermúdez