Es noticia
Menú
El Gobierno fija disciplina civil para los espías pero ‘militariza’ sus ascensos
  1. España
FÉLIX SANZ SACA EL ESTATUTO DEL CNI QUE APLAZÓ CHACÓN

El Gobierno fija disciplina civil para los espías pero ‘militariza’ sus ascensos

Los ascensos del personal del Centro Nacional de Inteligencia pasarán a ser por mérito, capacidad y años de servicio (como en las Fuerzas Armadas) pero el

Foto: El Gobierno fija disciplina civil para los espías pero ‘militariza’ sus ascensos
El Gobierno fija disciplina civil para los espías pero ‘militariza’ sus ascensos

Los ascensos del personal del Centro Nacional de Inteligencia pasarán a ser por mérito, capacidad y años de servicio (como en las Fuerzas Armadas) pero el régimen disciplinario será el civil y común a todos sus miembros, aunque procedan de carreras militares. Son las principales novedades del nuevo estatuto del CNI aprobado por el Gobierno, tarea que dejó pendiente el anterior Ejecutivo y que culmina el actual a propuesta del mismo secretario de Estado que impulsó en 2010 la reforma: el exjefe del Estado Mayor Félix Sanz.

El nuevo estatuto de personal de los servicios secretos, que sustituye al de 1995 y era herencia del antiguo CESID, estuvo a punto de ser aprobado en noviembre de 2011, dos días antes de las elecciones generales. Al ser desvelado por El Confidencial  el propósito del último Gobierno de Zapatero, la ministra de Defensa, Carme Chacón, dio marcha atrás después de las protestas de la oposición y del mensaje lanzado desde el propio CNI sobre la inoportunidad de la fecha elegida para aprobar la reforma, en plena campaña electoral.

El Gobierno socialista tuvo que recurrir al general Félix Sanz en julio de 2009 para sustituir al frente del CNI a Alberto Saiz (dirigente del PSOE de Castilla-La Mancha colocado por José Bono) después de los continuos enfrentamientos internos y filtraciones de información que alcanzaron al propio responsable de los servicios de inteligencia con la publicación de fotos donde demostraba su afición a la pesca de altura en viajes oficiales.

Saiz había generalizado los nombramientos y ascensos a dedo, promocionando a recién llegados sin experiencia y colocándolos por encima de los más veteranos. Félix Sanz, exjefe del Estado Mayor de la Defensa, hizo lo contrario nada más llegar al cargo y aplicó en el CNI los mismos principios de organización interna y de funcionamiento que, como él mismo explicaba, había aprendido y aplicado en el Ejército: promociones y ascensos pasaron a depender de la formación, los méritos adquiridos y los años de servicio. 

En 2010, Sanz abordó la reforma del estatuto de personal de los servicios de inteligencia para dar rango legal a las nuevos principios de funcionamiento, actualizar y profesionalizar mejor la carrera del personal de la casa. Después envió un borrador de estatuto al Ministerio de Defensa, del que dependía el CNI hasta que Rajoy decidió que pasara a Presidencia. Chacón no movió el texto hasta que estaba en marcha la campaña electoral (noviembre de 2011).

Sanz, renombrado en el puesto por el nuevo Gobierno en enero de 2012, ha vuelto a la carga con su proyecto, que aprobó ayer  el Consejo de Ministros como decreto ley. El estatuto, que regula todo el régimen del personal de los servicios de inteligencia, dobla el número de artículos del vigente, y ahora llegará a 110.

Además de fijar los criterios de “mérito y capacidad” para los ascensos, establece los principios para regular los procesos de selección de personal estatutario y detalla la carrera profesional en “concepto, principios, clases, progresión horizontal y vertical”.

Queda pendiente para una posterior reforma legal todo el capítulo de derechos y deberes de los miembros del CNI (se siguen aplicando los mismos de las Fuerzas Armadas), pero en el régimen disciplinario el estatuto termina con las diferencias vigentes entre funcionarios que proceden de las FAS o de la Guardia Civil, sometidos a la normativa militar, y los civiles, que quedaban al margen de los arrestos.

Los ascensos del personal del Centro Nacional de Inteligencia pasarán a ser por mérito, capacidad y años de servicio (como en las Fuerzas Armadas) pero el régimen disciplinario será el civil y común a todos sus miembros, aunque procedan de carreras militares. Son las principales novedades del nuevo estatuto del CNI aprobado por el Gobierno, tarea que dejó pendiente el anterior Ejecutivo y que culmina el actual a propuesta del mismo secretario de Estado que impulsó en 2010 la reforma: el exjefe del Estado Mayor Félix Sanz.