DIRIGENTES DEL PP DICEN DE BÁRCENAS QUE ERA UN “CHUSQUERO QUE TERMINÓ CON MEDALLAS"

“Era difícil que Arenas y Cascos se opusieran a cualquier decisión de los hombres de la caja”

Hay tres nombres que Luis Bárcenas Gutiérrez (Huelva, 1957) no olvidará mientras viva. El primero el de Francisco Correa  (Gürtel); el segundo el de Alvaro Lapuerta,

Foto: “Era difícil que Arenas y Cascos se opusieran a cualquier decisión de los hombres de la caja”
“Era difícil que Arenas y Cascos se opusieran a cualquier decisión de los hombres de la caja”

Hay tres nombres que Luis Bárcenas Gutiérrez (Huelva, 1957) no olvidará mientras viva. El primero el de Francisco Correa  (Gürtel); el segundo el de Alvaro Lapuerta, conocido como “El chato de Cameros”), el histórico dirigente de AP/PP de la primera hora de Manuel Fraga y finalmente, el sobrino de éste y eterno senador, Luis Fraga, íntimo amigo del ex senador por Cantabria.

Porque Bárcenas, licenciado en CC Empresariales por ICADE –según reza en su currículum oficial- todo se lo debe al Partido Popular y su vida. Incluso la personal e íntima no se puede entender sin la formación que fundara y refundara el viejo león de Villalba (Lugo).

Bárcenas Gutiérrez llegó al PP cuando el partido todavía estaba dominado por una oligarquía de élite madrileña –Aznar, Rato, etc…– si bien el actual partido en el gobierno con casi un millón de militantes son a grandes rasgos unas bases de clases medias y clases medias bajas.

El exsenador todo lo empezó y todo lo consiguió dentro de la casa PP. Incluso se casó en segundas nupcias con su antigua secretaria  en Génova 13, Rosalía Iglesias. Empezó con asesor de Rosendo Naseiro, luego se hizo cargo de la gerencia y llegó finalmente hasta la Tesorería del partido y miembro de su Comité Ejecutivo Nacional. Y algo más: alguien que tenía las llaves de la santabárbara al que no se le discutía porque al final el dinero lo es todo tanto en una organización política como en un club de balonmano.

Llegó al PP cuando el partido todavía estaba dominado por una oligarquía de élite madrileña –Aznar, Rato, etc…– si bien el actual partido con casi un millón de militantes son a grandes rasgos unas bases de clases medias y clases medias bajas

“Bárcenas entró aquí como simple chusquero reenganchado y terminó luciendo estrellas de teniente general…”, afirma un exdirigente popular que conoció muy bien aquella época “en la que los partidos se financiaban básicamente con dinero negro y donaciones privadas opacas”.

El tándem que forma Lapuerta (sustituto de Naseiro por mor de Aznar porque era hombre de su confianza (La Rioja) y, además, era inmensamente rico, lo cual en principio evitaría cualquier tentación) con su subordinado el gerente Bárcenas era el “terror” de la Oficina Central y, por ende, de las sedes regionales y provinciales. “Era muy difícil que los secretarios generales Alvarez Cascos y Arenas Bocanegra se opusieran a cualquier decisión que tomaban los “hombres de la caja”….”, subraya este exdirigente.

Habrá que demostrarlo pero siempre se ha dicho que en la planta sexta de Génova 13 (donde Bárcenas pasó la mayor parte de sus años de poder, despacho que todavía estaba hace unas horas a su disposición) que LB era un “sobre-repartidor” mensualmente o cuando se terciara. De ahí su fortaleza cuando estalló “Gürtel” amenazando urbi et orbi con tirar de la manta. No parece que ni Rajoy ni Cospedal se asustaran, pero preferían un acuerdo sin que estallaran bombas nucleares que podrían hacer peligrar ipso facto el camino directo a Moncloa que el nuevo PP de Mariano y la dama manchega se dirigía hacia el poder.

Popular y también populista

¿Cómo se portaba este repeinado y prepotente apparatchick que estos días es piedra de escándalo y pone en un brete al partido al que se lo debe todo?

“La verdad es que era una magnífica persona con los trabajadores, se mostraba comprensivo con los problemas puntuales que cualquier funcionario del partido pudiera tener…”

Dicho en román paladino: no ha extrañado entre la ‘gente trabajadora’ del cuartel general popular las informaciones sobre su antiguo Tesorero, pero no lo celebran como podría ser el caso del gerente Cristóbal Páez, “un tipo intratable que no recibía a nadie”.

 

Pero ello tampoco significa que Bárcenas fuera primus inter pares. Sabía de su poder y lo hacía valer. “Nunca bajaba a despacho alguno y sólo atendía al presidente y al secretario general del partido… Te atendía si ibas a su despacho y mostrabas un poco de jodido respeto al Tesorero…”

Bárcenas también es conocido en la Oficina Central del PP como “Tarzán”. ¿Por qué? “Llegó con un taparrabos y se ha ido forrado….”, subraya uno de los más veteranos militantes populares que fue clave junto con Fraga en los inicios de AP. Se puede describir la indignación que embarga a muchos dirigentes populares cuando han conocido las fechorías de LB.

Bárcenas también es conocido en la Oficina Central del PP como “Tarzán”. ¿Por qué? “Llegó con un taparrabos y se ha ido forrado….”

“En realidad, sustancia la misma fuente, Bárcenas se empezó hacer fuerte en el partido cuando con gran inteligencia empezó a acaudillar la trama de “suboficiales” que comenzaron con José María Aznar…”. Entre ellos, Jesús Sepúlveda, conspicuo entramado de Gürtel en Madrid.

Y en esto llegó Cospedal

Don Luis, tipo duro con los adversarios y donante por excelencia con los de su clan, ya intuyó problemas para su futuro (según propia confesión  a íntimos) cuando supo que María Dolores de Cospedal sería encumbrada en el Congreso de Valencia como número 2 del PP en calidad de “generala” secretaria.

Cospedal tenía informes muy precisos respecto a los “procederes” económicos del partido que Mariano Rajoy le había encargado de gobernar. Y se propuso llegar a un acuerdo con Bárcenas, si se dejaba, para que poco a poco y sin escándalo levantara el vuelo.

Al lunes siguiente de ser elegida como secretaria general, la manchega se presentó en su despacho a primera hora. Unos minutos más tarde se presentó Bárcenas en el suyo sin previo aviso. La secretaria anuncia a Maria Dolores que Bárcenas ha venido a verla.

-Yo no le he llamado… Que se vaya; le avisaré cuando quiera hablar con él.

Era el primer paso. Y un serio aviso. María Dolores tenía ya su mujer para ese puesto: Carmen Navarro, interventora del Estado.

Unos meses más tarde, febrero del 2009, un auto de Garzón le venía a echar una mano a Cospedal. El dogal sobre el cuello del repeinado “don Luis, el cabrón” se estaba anudando. Se resistió como gato panzarriba para conservar su escaño y su despacho, amenazando incluso con destapar la olla, pero su caída era cuestión de tiempo.

Bárcenas se fue al averno (Suza), contactó con periodistas amigos a los que proclamaba su independencia y de paso echaba sapos y culebras contra su comando de ejecución cuya voz de mando correspondía a María Dolores.

Quién le iba a decir a él que un joven juez, Pablo Ruz, dicen que cercano ideológicamente al PP, iba a cavar definitivamente su tumba política, económica y social.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
61 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios