RECULA FRENTE A LOS CONSEJEROS DEL PP PARA INCLUIR MODIFICACIONES SIGNIFICATIVAS

Wert se carga el sucedáneo de Educación para la Ciudadanía y blinda la enseñanza en castellano

La reunión a puerta cerrada del ministro de Educación, José Ignacio Wert, con los consejeros autonómicos del PP ha dado sus frutos, y el Ministerio llevará

Foto: Wert se carga el sucedáneo de Educación para la Ciudadanía y blinda la enseñanza en castellano
Wert se carga el sucedáneo de Educación para la Ciudadanía y blinda la enseñanza en castellano

La reunión a puerta cerrada del ministro de Educación, José Ignacio Wert, con los consejeros autonómicos del PP ha dado sus frutos, y el Ministerio llevará hoy a la Conferencia sectorial de Educación un texto que recoge en mayor medida las aspiraciones del Partido Popular contenidas en el programa electoral con el que Mariano Rajoy se presentó a las elecciones. Entre los cambios significativos introducidos a última hora están la supresión de la asignatura de Educación Cívica y Constitucional, el sucedáneo de Educación para la Ciudadanía propuesto por Wert en un primer momento, y la recuperación del esquema clásico de Religión versus Ética. El ministro ha reculado también en otros aspectos de la norma, como la posibilidad de contratar profesorado extranjero para los centros bilingües y mantiene la enseñanza de las lenguas clásicas (latín y griego) en el Bachillerato de Humanidades.

La enseñanza de la religión o su alternativa, “Valores Culturales y Sociales”, según aparece nombrada la materia en el anteproyecto de ley, tendrá carácter de asignatura optativa a lo largo de la primaria y de la secundaria y, por tanto, computará para la evaluación del alumno y tendrá la misma importancia en el currículo que, por ejemplo, la Educación Física.

Con este movimiento de última hora, Wert ha modificado sensiblemente el primer texto que presentó a las comunidades autónomas y ha acabado, por completo, con todo rastro de lo que fue una de las principales señas de la Ley Orgánica de Educación (LOE) impulsada en la primera legislatura socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Blinda la enseñanza en castellano

Otra de las principales novedades del borrador de la Ley de Mejora de Calidad Educativa (LOMCE) es que se exigirá a las autonomías que paguen una plaza en un centro privado a aquellos padres que soliciten la educación en castellano cuando esta comunidad no pueda ofrecerle esta posibilidad en un centro público o concertado, siempre y cuando no se haya establecido una “proporción razonable” de ambas lenguas.

El texto señala que las Administraciones educativas adoptarán las medidas oportunas para que la lengua “no constituya obstáculo” para hacer efectivo el derecho de los alumnos a recibir conocimientos, ni sea fuente de discriminación en el ejercicio del derecho a la educación.

Para ello, el texto recoge que “las Administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos a recibir las enseñanzas en castellano, lengua vehicular de la enseñanza” y establece que la lengua castellana y su literatura tendrán el tratamiento necesario para que todos los alumnos la comprendan y se expresen en ella con corrección, de forma oral y por escrito, al finalizar la enseñanza básica.

Ampliación de los conciertos

El borrador de la LOMCE, al que ha tenido acceso El Confidencial, también incluye una ampliación en la duración de los conciertos educativos. En concreto, estos tendrán una duración mínima de 6 años en el caso de la educación primaria y de cuatro años, dos más que en la actualidad, en el resto de los casos.

Profesorado nativo

Wert ha recogido en el borrador otra cuestión abanderada por comunidades del PP como Madrid y es la referida a la contratación de profesorado nativo para los centros bilingües. El texto final señala que las Administraciones educativas “podrán excepcionalmente incorporar expertos como profesores bilingües o plurilingües, atendiendo a las necesidades de programación de la enseñanza para el desarrollo del plurilingüismo”.  Dichos expertos deberán ser habilitados por las Administraciones, que determinarán los requisitos formativos y, en su caso, experiencia que se consideren necesarios. “En cualquier caso –se especifica-, los expertos deberán estar en posesión de la titulación requerida para cada especialidad”.

Más autonomía para los centros

Para Educación Primaria, ESO y Bachillerato, el Ministerio garantiza una carga lectiva mínima y contenidos mínimos en aquellas materias que deben ser comunes a todos los alumnos: lenguas, matemáticas, ciencias (bloque de asignaturas troncales). El Bloque de asignaturas de especialidad (Educación Física, Religión, segunda lengua extranjera…) supone el mayor nivel de autonomía: las Administraciones educativas y, en su caso, los centros podrán ofrecer, de hecho, una asignatura de diseño propio.

Este esquema supone un importante incremento en la autonomía de las Administraciones educativas y de los centros, que pueden decidir las opciones y vías en las que se especializarán los centros, y fija la oferta de asignaturas de los bloques de asignaturas específicas y de especialidad, en el marco de la programación de la oferta educativa. El sistema es así más flexible porque permite ajustar la oferta formativa a la demanda y a la proximidad de facultades o escuelas universitarias. Se favorece también la especialización de los centros en función de los itinerarios ofrecidos.

La carga lectiva mínima del 50% se aplicará al conjunto de asignaturas del bloque de asignaturas troncales, y es igual o inferior a los porcentajes actuales de enseñanzas mínimas (55% para las comunidades autónomas con lengua cooficial, 65% para el resto). También se establece en consecuencia una carga lectiva máxima del 50% para el conjunto de asignaturas del bloque de asignaturas específicas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
196 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios