Es noticia
Menú
Rubalcaba asume el batacazo pero ni dimite ni acelera las primarias y endurecerá su oposición
  1. España
PIDE A LOS CRÍTICOS QUE DEN LA CARA

Rubalcaba asume el batacazo pero ni dimite ni acelera las primarias y endurecerá su oposición

Alfredo Pérez Rubalcaba ha compensado tres días de mutismo sobre el batacazo electoral del PSOE en las elecciones del pasado domingo con una larga comparecencia de

Foto: Rubalcaba asume el batacazo pero ni dimite ni acelera las primarias y endurecerá su oposición
Rubalcaba asume el batacazo pero ni dimite ni acelera las primarias y endurecerá su oposición

Alfredo Pérez Rubalcaba ha compensado tres días de mutismo sobre el batacazo electoral del PSOE en las elecciones del pasado domingo con una larga comparecencia de más de una hora ante los periodistas en la que ha asumido su responsabilidad en la derrota de sus compañeros vascos y gallegos, ha reconocido haberse “dejado algunas plumas” en su planteamiento de oposición, pero en la que ha negado rotundamente que esté pensando dimitir o acelerar las primeras para ungir ya a un nuevo candidato. “Se hará cuando toque”, ha contestado. “Nadie me ha pedido mi dimisión. Me eligieron secretario general hace 8 meses para recuperar la confianza y la credibilidad. Me eligieron para eso y esa es la tarea que voy a cumplir hasta el final”.

Por primera vez desde el pasado domingo, el líder del PSOE ha hecho balance de los resultados del partido en las elecciones. En su análisis, Rubalcaba ha señalado que el PSOE no ha conseguido visualizarse como una alternativa de cara a los ciudadanos, sobre todo en Galicia. Caso distinto que en el País Vasco, donde ha alabado la gestión de Patxi López como lehendakari y ha lamentado que ese trabajo no haya sido reconocido en las urnas. “Creo que Patxi López ha sido un magnífico lehendakari y creo que la historia se lo reconocerá”, ha añadido. “En fin, estoy satisfecho y creo que Patxi también… Para el Partido Socialista ha merecido la pena” estos años de Gobierno. No ha aclarado tampoco si el futuro de López está en Madrid, pero sí ha dicho que estará “encantado de que esté a mi lado”.

En medio del parte de guerra que se ha desatado desde el pasado domingo con múltiples voces internas que han puesto en duda su liderazgo, Rubalcaba ha sacado pecho de su legitimidad para seguir al frente del Partido Socialista como secretario general. Algo que hará hasta el final y sin plantearse de momento la posibilidad de ser o no ser candidato porque, explica, eso sería “muy irresponsable” para con los problemas que verdaderamente preocupan a los ciudadanos. “Cuando toque se hará”. “Cuando uno tiene una derrota electoral tiene muchas cosas que pensar. Me precio de ser una persona que sabe escuchar y que encaja bien las críticas”, ha expuesto ante los periodistas, no sin hacer también un leve reproche hacia quienes le cuestionan a través de la prensa. “Mi despacho está abierto a todos los militantes que quieran aportar ideas. Las prefiero cara a cara que a las que me llegan a través de teletipos”.

Corregirá el rumbo de la oposición

En su esperada comparecencia, Rubalcaba también ha hecho autocrítica del tipo de oposición que ha enarbolado hasta ahora frente al Gobierno y en la que ha apostado decididamente por los acuerdos de Estado que “fortalecen” España. El líder del PSOE sigue creyendo que eso es lo mejor, pero endurecerá su discurso frente a un Gobierno que “con su política sin consenso dificulta el consenso”.

“Yo pensé honestamente que era bueno para España que hubiera pactos y acuerdos”, ha explicado. “Por eso intenté que el PSOE llegase a acuerdos con el Gobierno. Me he dejado unas cuantas plumas defendiendo esta posición. Creí que esto era lo que había que hacer, lo que nos demandaban los ciudadanos y esto ha tenido sus problemas. Creo que esos acuerdos son buenos y los voy a seguir defendiendo, pero el Gobierno ha hecho una política sin consenso que dificulta el consenso”.

El líder del PSOE no ha aclarado mucho más sobre cómo redefinirá el rumbo del partido en la oposición, aunque sí ha explicado que esta legislatura, por la profundidad de la crisis, es excepcional y hace que el tiempo corra en su contra para articular una alternativa. “La elaboración de una alternativa completa exige más celeridad. No hemos sido capaces de ofrecer un Gobierno alternativo”, ha reconocido. “Tenemos que correr más y yo voy a meter el acelerador”.

Rubalcaba ha recordado que, hace ocho meses, cuando venció en el Congreso socialistas frente a Carmé Chacón ya anunció que no le iban a “quebrar” y que, por ello, ya se preparó entonces “psicológicamente para lo difícil que iba a ser esto”. Como primer paso, celebrará este lunes un Comité Federal de larga duración y a puerta cerrada en el que espera que haya un debate sobre la situación en la que se encuentra el PSOE. Será así, a puerta cerrada, ha dicho, “porque quiero que me digan a la cara todo lo que me tengan que decir. Quiero libertad en mi partido”. De momento, asegura que ningún secretario regional le ha pedido su dimisión y, por ello, siente que cuenta con el aval de la mayoría para seguir adelante. “¿Qué quién me tendría que pedir que me fuera para que me fuera? Pues la mayoría de mi partido”, ha concluido. 

Alfredo Pérez Rubalcaba ha compensado tres días de mutismo sobre el batacazo electoral del PSOE en las elecciones del pasado domingo con una larga comparecencia de más de una hora ante los periodistas en la que ha asumido su responsabilidad en la derrota de sus compañeros vascos y gallegos, ha reconocido haberse “dejado algunas plumas” en su planteamiento de oposición, pero en la que ha negado rotundamente que esté pensando dimitir o acelerar las primeras para ungir ya a un nuevo candidato. “Se hará cuando toque”, ha contestado. “Nadie me ha pedido mi dimisión. Me eligieron secretario general hace 8 meses para recuperar la confianza y la credibilidad. Me eligieron para eso y esa es la tarea que voy a cumplir hasta el final”.

Alfredo Pérez Rubalcaba