PROMETE RETIRARSE SI CATALUÑA CONSIGUE SUS "OBJETIVOS NACIONALES" EN UNA LEGISLATURA

Artur Mas adelanta las elecciones al 25-N: "Ahora toca decidir"

El presidente catalán, Artur Mas, ha convocado hoy elecciones anticipadas en Cataluña para el 25 de noviembre, como respuesta "excepcional" al rechazo del Gobierno central a su propuesta

Foto: Artur Mas adelanta las elecciones al 25-N: Ahora toca decidir
Artur Mas adelanta las elecciones al 25-N: "Ahora toca decidir"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min
    El presidente catalán, Artur Mas, ha convocado hoy elecciones anticipadas en Cataluña para el 25 de noviembre, como respuesta "excepcional" al rechazo del Gobierno central a su propuesta de pacto fiscal. Así lo había anunciado esta mañana a los consellers del Gobierno catalán, a quienes ha expuesto su propósito de convocar los comicios el 25 de noviembre o el 2 de diciembre. Finalmente ha optado por la primera opción.

    El gran misterio ya se ha desvelado: Cataluña tendrá elecciones autonómicas el 25 de noviembre. Así lo desveló esta tarde el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el discurso pronunciado en el Parlamento catalán que abre el pleno parlamentario del debate de política general. El detonante para el adelanto de los comicios fue la negativa del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a negociar un nuevo pacto fiscal.

    Mas justificó la convocatoria en que ahora hay que “dar la voz al pueblo”, que se decida en las urnas. Justificó también el que CiU no convoque ningún referéndum, ni siquiera sobre el pacto fiscal “porque sería un fraude, ya que la consulta explícita no figuraba en nuestro programa electoral. Por tanto, nueva etapa, nueva legitimidad”.

    Y, por último, “el proyecto del pacto fiscal no se entendió como una herramienta para recomponer las relaciones de Cataluña y España. Es más, se entendió como un estorbo. Aquí ha habido una gran miopía política. En el resto de España, nadie reclama la soberanía fiscal. Pero es que unos ya la tienen y otros no la quieren. Nosotros no la hemos planteado en términos imposibles de asumir. Sólo pedíamos salir del régimen común, que el Parlament pudiese legislar, transferir la Agencia Tributaria y pactar un sistema bilateral para Cataluña que permitiese reducir el déficit fiscal. Nos dijeron que no hay dinero, pero lo que no hay es voluntad política. Y sí hay menosprecio”.

    Los nacionalistas plantearán las elecciones, pues, como un plebiscito sobre la soberanía. O, al menos, quieren plantear en clave soberanista la próxima cita con las urnas. Según fuentes nacionalistas, CiU incorporará en su programa electoral términos como el “derecho a decidir” o el ”derecho a un Estado propio”, aunque no está claro que apueste claramente por la independencia con todas sus letras. Todo dentro de la calculada ambigüedad que tradicionalmente ha practicado la formación nacionalista.



    Mas desveló que Mariano Rajoy “me dijo que llevase el pacto fiscal al Congreso y le dije que no, porque no quiero pasar de nuevo ese via crucis como con el Estatut, ni la humillación. Esto no lo votará el Congreso, sino el pueblo de Cataluña. ¿Cómo quieren que no haya elecciones después de la manifestación del 11 de septiembre? La voz de la calle se ha de convertir en la voz de las urnas. Así sabremos si, como dicen, los que no fueron a la manifestación es porque estaban en contra. Pues que voten y saldremos de dudas”.

    El presidente de la Generalitat subrayó también que “el Parlamento votó en varias ocasiones que Cataluña tiene el derecho a la autodeterminación. Pues bien, ha llegado la hora de ejercer ese derecho. De manera democrática y pacífica. No busquemos enemigos exteriores. Como decía Pau Casals, nos avala ser la democracia más antigua de Europa. Queremos que se nos respete y no tener que justificarnos cada día por ser catalanes. Cataluña es un país de diálogo y de pacto. Pero eso no quiere decir que tengamos una actitud amorfa y acomodada”.

    Artur Mas recordó también que “en el futuro, habrá muchas difamaciones, provocaciones y amenazas de todo tipo. Intentarán enfrentar a personas por su origen étnico. Pero que sepan que el castellano también es patrimonio de Cataluña, un patrimonio querido, como el catalán lo debería ser de España. Pero dividir por el origen sería una aberración porque el alma de Cataluña es de muchos lados”.

    Una retirada anunciada

    Terminó diciendo que el próximo Parlamento que salga de las urnas “habrá de hacer frente a una misión histórica, la más arriesgada y trascendente en 300 años”. Se trata, en definitiva, de poner los cimientos del Estado catalán. Y, para ello, advirtió: ”Unas elecciones siempre alimentan la confrontación partidista.Y se acercan tiempos que exigirán un elevado sentido de Estado y de país y altas dosis de generosidad personal. Seguramente, yo, como candidato, habré de apelar al voto para iniciar ese camino. Y una vez Cataluña haya conseguido el objetivo, no me volveré a presentar a unas elecciones”.

    Mas puso plazo para esa retirada: “Confío y espero que esos objetivos se alcancen en una legislatura mejor que en dos. Es una decisión personal que he tomado en clave de país. Un proceso de autodeterminación ha de tener una fuerza especial que sólo sale de unas elecciones. Y para que no crean que pido el voto a mayor gloria mía o de CiU, ya anuncio mi retirada con tiempo”.

    Con este planteamiento, CiU espera atraer votos del segmento independentista, que según las encuestas oficiales de la Generalitat ha crecido espectacularmente en los últimos años. Además, de este modo también espera frenar el avance que, según apuntan los sondeos, experimentaría Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), recuperando sufragios que en las anteriores elecciones se habían decantado por CiU, descontentos de los pactos de izquierdas realizados por Esquerra en los últimos años. Eran, pues, votos que prefieren un frente catalán nacionalista a un frente social que prime los temas sociales sobre los identitarios.

    Pero luego hay otro tema del que CiU se beneficiará: en plena época de recortes, el foco del debate se sitúa sobre la soberanía, obviando los retrocesos en materia social y difuminando los severos recortes en ámbitos tan sensibles como la sanidad, la educación o la justicia. De este modo, Artur Mas evita poner en el ojo del huracán la gestión de su Gobierno y cambia el objetivo por el etéreo sueño de la independencia. O,al menos, de algo que se le asemeja.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    201 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios