Los diputados autonómicos cuestan más de 250 millones de euros cada legislatura
  1. España
SI LAS 17 REGIONES ADELGAZAN A LA MITAD SUS PARLAMENTARIOS, SOBRAN 634 POLÍTICOS

Los diputados autonómicos cuestan más de 250 millones de euros cada legislatura

En los diecisiete parlamentos regionales que coexisten en España trabajan 1.268 diputados. Varios presidentes autonómicos han aplaudido la idea de Esperanza Aguirre de adelgazar a la

Foto: Los diputados autonómicos cuestan más de 250 millones de euros cada legislatura
Los diputados autonómicos cuestan más de 250 millones de euros cada legislatura

En los diecisiete parlamentos regionales que coexisten en España trabajan 1.268 diputados. Varios presidentes autonómicos han aplaudido la idea de Esperanza Aguirre de adelgazar a la mitad el número de parlamentarios en la Asamblea de Madrid. Una propuesta que, si se extendiera a todas las regiones, acabaría con el puesto de trabajo de 634 diputados, cuya media anual de ingresos se sitúa en los 50.000 euros, sin contar los pluses que la gran mayoría recibe en concepto de desplazamientos o por participar en comisiones. Trabajar con la mitad de los políticos autonómicos que hoy cobran de los presupuestos regionales, tal y como propone Aguirre, ahorraría a las cuentas de las autonomías más de 30 millones de euros al año: unos 125 millones en cada legislatura.

La dimensión de las autonomías no se traduce en más diputados ni salarios más altos. Andalucía, la región más poblada de España, paga a sus 109 parlamentarios un sueldo idéntico para todos de 43.585 al año dividido en 14 pagas, al que hay que añadir una indemnización para los gastos de desplazamiento de 10.400 euros al año. Hasta Juan Ignacio Zoido ha preferido renunciar a su sueldo como alcalde de Sevilla para embolsarse los 59.000 euros brutos que gana al año como diputado sevillano.

En Madrid, los 129 representantes perciben un salario base de 3.503 euros brutos al mes (49.000 al año). Las nóminas son más altas para los portavoces de partido, que suman 1.825 euros más al mes, o 1.457 euros si son parlamentarios que acuden a la Junta de Portavoces, o 846,97 euros más si son portavoces de comisión. Un 20% del total no tributa IRPF al considerarse “gastos de viaje”, un privilegio que UPyD quiere eliminar.

País Vasco y Cataluña son las autonomías que mejor pagan a sus parlamentarios. Un diputado raso de los 75 que hay en Euskadi puede cobrar unos 75.000 euros anuales, según la distancia de la sede del Parlamento a la que viva. Una cantidad muy parecida a la que adquieren los 135 diputados de la Generalitat de Cataluña y casi el doble de los salarios de los 39 políticos regionales de Cantabria.

El caso de los diputados autonómicos sin dedicación exclusiva es más común en Castilla y León, donde los procuradores cobran 180 euros por cada pleno o comisión a la que asistan: unos 13.000 euros anuales. De los 84 políticos castellano-leoneses, los que trabajan exclusivamente para el Parlamento reciben 59.388 euros brutos anuales. Por su parte, la comunidad manchega que dirige María Dolores de Cospedal dispone de 47 diputados con unas retribuciones que superan los 3.000 euros al mes.

José Antonio Monago ya lanzó la propuesta de reducir el número de parlamentarios (en el Gobierno de Extremadura hay 65) antes que la propia presidenta de la Comunidad de Madrid. En el nuevo reajuste presupuestario, el barón extremeño ha incluido la reducción del 5% del sueldo de sus políticos, que a partir de este mes de junio cobrarán 57.684 brutos anuales. Más de 4.000 euros brutos al mes, sin contar con otros complementos ni con gastos de kilometraje, es la nómina que perciben los 75 parlamentarios gallegos cuyo presidente, Alberto Núñez Feijóo, se mostró ayer dispuesto a evaluar la propuesta de Aguirre.

Aragón paga el 'paro' a los exparlamentarios sin trabajo

En Aragón, los diputados cobran un salario base de 3.295 euros mensuales en doce pagas. Tras el 22-M, Luisa Fernanda Rudi firmó con el resto de grupos políticos un acuerdo por el que, si alguno de los 67 representantes autonómicos se queda sin escaño y no disponen de otro trabajo, el Gobierno les garantiza cobrar una prestación por desempleo similar al paro: una mensualidad por cada año que hayan sido diputados, con un máximo de 16 mensualidades de 2.967 euros cada una. 

Navarra (50 diputados) y La Rioja (33) no establecen un régimen retributivo fijo para sus representantes, sino que se asigna cada mes una retribución a los grupos parlamentarios según el número de diputados, y después cada uno de ellos recibe una indemnización mensual de acuerdo con su lugar de procedencia. Sueldos similares se llevan los representantes insulares. Mientras que los 60 diputados canarios cobran 4.505 euros mensuales, el parlamento balear paga a sus 59 políticos regionales en función de su dedicación: 4.400 euros mensuales por dedicación exclusiva y un pago que oscila entre los 419 euros y los 2.096 euros al mes, según su actividad. Una de las retribuciones más modestas del panorama nacional es Murcia, cuyos diputados reciben 2.600 euros al mes: unos 36.000 euros anuales divididos en 14 pagas. Para hacer efectiva la medida, haría falta que todas las regiones reformasen sus Estatutos de Autonomía, que necesitaría la aprobación de dos tercios del parlamento y mediante ley orgánica.

La Comunidad Valenciana fue una de las pocas que ayer rechazó de pleno la propuesta de la presidenta madrileña. El vicepresidente, José Císcar, destacó que la situación del Parlamento autonómico valenciano no es equiparable al madrileño, ya que ellos tienen 99 diputados, treinta menos que en Madrid, con dos provincias más que la región madrileña. Un parlamentario autonómico valenciano percibe una asignación anual de 33.049 euros brutos. Para los que no tienen otras ocupaciones, se les paga una retribución por ocupación exclusiva de 5.118 euros y otra de 7.783 si cuentan con alguna discapacidad. Los que viven a más de cien kilómetros perciben un suplemento de 10.590 euros, 7.060 si la distancia es menor.