CORINNA ZU SAYN-WITTGENSTEIN ACTÚA COMO "REPRESENTANTE" DEL MONARCA EN EL PAÍS ÁRABE

Una princesa amiga del Rey negoció en su nombre ante un multimillonario saudí

La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey, negoció al menos en una ocasión en nombre de Don Juan Carlos ante el príncipe saudí Alwaleed bin

Foto: Una princesa amiga del Rey negoció en su nombre ante un multimillonario saudí
Una princesa amiga del Rey negoció en su nombre ante un multimillonario saudí

La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey, negoció al menos en una ocasión en nombre de Don Juan Carlos ante el príncipe saudí Alwaleed bin Talal Alsaud, que posee una de las mayores fortunas de su país y ocupa el puesto 29 en la lista Forbes de los personajes más ricos del mundo.

El multimillonario es sobrino del rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, y conoce desde hace más de un lustro al monarca español. El pasado domingo, precisamente, Don Juan Carlos le envió una carta de felicitación tras el archivo en la Audiencia de Palma de una denuncia por violación presentada contra él en Ibiza por una joven modelo en el verano de 2008.  

El príncipe Alwaleed bin Talal, presidente de Kingdom Holding Company, un gigantesco conglomerado empresarial con inversiones en bancos, hoteles, compañías informáticas y medios de comunicación, recibió en 2007 a la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein en su cuartel general de Riad, la capital de Arabia Saudí, en su calidad de "representante de Su Majestad el Rey Juan Carlos de España".
 
Así lo reconoce la propia Kingdom Holding Company en una nota oficial emitida en 2010 con motivo del primer encuentro que Bin Talal y el embajador español en Arabia Saudí, Pablo Bravo, celebraron en Riad. El comunicado recuerda que tres años antes, en 2007, el presidente de la compañía se reunió con Sayn-Wittgenstein, "representante" del Rey, en su oficina de la capital saudí, y posteriormente "ofreció un almuerzo en honor de su invitada".
 
Corinna zu Sayn-Wittgenstein -Corinna Larsen de soltera-, de 46 años, dos veces divorciada y madre de dos hijos, adquirió el título de princesa tras su matrimonio en 2000 con el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein Berleburg, del que se separó en 2005. Volcada en sus negocios, impulsora de campañas solidarias, con una intensa vida social y muy aficionada a la vela y la caza -dos pasiones que comparte con Don Juan Carlos-, la princesa Corinna, que pasa largas temporadas en España, ha sido vinculada sentimentalmente con el Rey de forma reiterada en los últimos años.
 
El Confidencial se ha puesto en contacto con la sede de Kingdom Holding Company en Riad para saber desde cuándo la princesa Sayn-Wittgenstein actúa como "representante" de Don Juan Carlos y qué tipo de gestiones ha realizado en nombre del monarca ante el príncipe saudí Alwaleed bin Talal. La respuesta del poderoso conglomerado empresarial, a través de un portavoz en España, ha consistido en "remitir a la Casa de Su Majestad el Rey Juan Carlos" para cualquier aclaración.
 
Un portavoz oficial de La Zarzuela señaló ayer a este diario que la Casa del Rey "no tiene constancia de que Corinna zu Sayn-Wittgenstein haya representado a Su Majestad en ninguna ocasión". El mismo portavoz añadió que al jefe del Estado "solo le representan los altos cargos autorizados de la Administración española".  
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
95 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios