ALEJANDRO CAMPOY LANZA DURAS ACUSACIONES CONTRA LA SECTA INTEGRISTA

El exportavoz de Hazte Oír: "Lo de El Yunque le estallará a la Iglesia igual que la pederastia"

"Que El Yunque lleva actuando en España desde hace muchos años está acreditado más que sobradamente. Que desarrolla sus actividades a través de diversas asociaciones debidamente

Foto: El exportavoz de Hazte Oír: Lo de El Yunque le estallará a la Iglesia igual que la pederastia
El exportavoz de Hazte Oír: "Lo de El Yunque le estallará a la Iglesia igual que la pederastia"
"Que El Yunque lleva actuando en España desde hace muchos años está acreditado más que sobradamente. Que desarrolla sus actividades a través de diversas asociaciones debidamente inscritas en el registro del Ministerio del Interior, también está acreditado. Que la Conferencia Episcopal conoce estas actividades, es un hecho. ¿Son conscientes los dirigentes de esta sociedad secreta de que su modo de captación, basado en el secreto y dirigido en exclusiva a adolescentes y jóvenes, ha creado situaciones dramáticas en muchas familias y generado heridas muy profundas?". 

Quien señala con su dedo acusador a El Yunque y las plataformas que le sirven de altavoz es Alejandro Campoy, exportavoz de Hazte Oír, una de las asociaciones utilizadas como tapadera por la secta integrista católica para infiltrarse en las estructuras del poder político y mediático. Campoy abandonó en 2009 la entidad presidida por Ignacio Arsuaga tras enfrentarse a éste precisamente por su oposición a que El Yunque dictase soterradamente a Hazte Oír la estrategia a seguir en las movilizaciones contra la ley del aborto y la asignatura Educación para la Ciudadanía.
 
En el último de tres artículos publicados en 2009 y 2010 en la web ReligionenLibertad.com, Campoy afirma: "Esta sociedad secreta va dejando un rastro demasiado evidente a medida que el volumen de sus actividades se incrementa. Lo que no sirve ya es el incansable e inútil esfuerzo de pedir a sus responsables que se legalicen y regularicen su situación. Ya lo han intentado ante el Vaticano, sin renunciar en absoluto a sus juramentos de secreto y reserva, por lo que han sido rechazados. Intentan sin éxito lo mismo en España. Es inútil. No se puede esperar ya a estas alturas ni un solo gesto de su parte".
 
El ex portavoz de Hazte Oír asegura que El Yunque es "una bomba de relojería" en el seno de la Iglesia, y alerta de que sería "suicida esperar a que una situación enquistada termine estallando, como ha ocurrido con la pederastia, como ha ocurrido con el caso de Marcial Maciel [fundador de la congregación católica Legión de Cristo acusado de abuso sexual a menores]. Todo lo que tiende a ocultarse genera sospecha y, finalmente, escándalo. Y Benedicto XVI está marcando unas líneas de actuación clarísimas frente a este estado de cosas".
 
"Me ratifico punto por punto"
 
En conversación telefónica con El Confidencial, Campoy rehusó ayer explicar por qué abandonó Hazte Oír y las razones de su enfrentamiento con Arsuaga. "No quiero hacer declaraciones. Lo único que le puedo decir es que me ratifico punto por punto en todo lo que dije sobre El Yunque en esos y en otros artículos que escribí. Nada más".
 
El ex portavoz de Hazte Oír acusaba a El País en el segundo de sus artículos de "preparar el linchamiento de Rouco a un año de la Jornada Mundial de la Juventud", celebrada en Madrid un año más tarde. El periódico del Grupo Prisa estaba investigando -así lo creía entonces Campoy- la infiltración de El Yunque en los "movimientos cívico-religiosos del neoconservadurismo católico", y en enero de 2011, efectivamente, publicó una información titulada Los secretos del Tea Party español. Campoy argumentaba que el diario "tenía un objetivo muy claro: destapar un escandalazo y cargarlo sobre la Iglesia a medida que se acerque la JMJ, poniendo en la diana al cardenal Antonio Rouco Varela y al mismísimo Benedicto XVI".
 
En el primero de sus artículos, publicado poco después de cesar como portavoz de Hazte Oír, Campoy sostenía que "la forma de operar" de El Yunque es "radicalmente contraria a los valores evangélicos, pues implica necesariamente el engaño y el ocultamiento ante el resto de la sociedad". Y añadía que es "una exigencia moral poner al descubierto la existencia, estructura y modos de funcionamiento" de la secta secreta, "ya que son miles los ciudadanos, sean o no católicos, que pueden verse inducidos a actuar de una u otra forma con total ignorancia de lo que se esconde detrás de estas personas".
 
Campoy acaparó en 2006 la atención de los medios de comunicación al depositar dos rosas blancas manchadas de sangre -mercromina en realidad- en el escaño del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso. El portavoz de Hazte Oír expresó así su rechazo a las negociaciones entre el Ejecutivo socialista y la banda terrorista ETA.
 
Nota de redacción:
 
El director del Telediario de Intereconomía de la Noche, Luis Losada Pescador, se ha puesto en contacto con 'El Confidencial' para aclarar lo siguiente:
 
"En relación al artículo 'El dossier secreto que guarda Rouco: hay miembros de El Yunque en el PP y la Iglesia', firmado por José L. Lobo, en el que se me cita como "presunto" de El Yunque, deseo aclarar que no pertenezco a ninguna "secta secreta, paramilitar, ultraderechista y  lavadora de cerebros de adolescentes, mesiánica, integrista religiosa y con intención de desestabilizar al poder político". Su difamación atenta gravemente contra mi honor, dignidad y reputación, por lo que exijo rectificación de su medio, reservándome las acciones legales que considere oportunas". 
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
150 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios