LA REPÚBLICA ISLÁMICA ERA EL PRINCIPAL CLIENTE DE MATERIAL DE DOBLE USO

España ya no vende tecnología militar a Irán... pero lo compensa con Venezuela

España redujo de forma drástica sus exportaciones de material militar a Irán en el primer semestre de 2011, fruto, sobre todo, de las nuevas sanciones aprobadas

Foto: España ya no vende tecnología militar a Irán... pero lo compensa con Venezuela
España ya no vende tecnología militar a Irán... pero lo compensa con Venezuela

España redujo de forma drástica sus exportaciones de material militar a Irán en el primer semestre de 2011, fruto, sobre todo, de las nuevas sanciones aprobadas por las Naciones Unidas sobre el país de Mahmud Ahmadineyad. Según el “informe de exportaciones españolas en materia de defensa”, difundido esta misma semana por el Ministerio de Industria, nuestro país menguó en un 89,7% las exportaciones de tecnología de doble uso, la de aquellos equipos que pueden dedicarse a usos civiles, militares y nucleares, con destino a la república islámica. Un país que, hasta el año pasado, suponía para España el principal comprador de esta tecnología y que acaparaba nada menos que el 61% del total de las exportaciones.

Así se desprende del informe semestral sobre las exportaciones de material de defensa que el Gobierno acaba de presentar ante el Congreso de los Diputados y que refleja, también, cómo el sector de la industria militar ha salvado el año con la venta de varios buques de guerra a Noruega y Venezuela. Con este último país, en concreto, se cerró la venta de un buque oceánico de vigilancia “Guaiqueri” y un buque de vigilancia del litoral “Naiguatá”, construidos en San Fernando, por valor de 259,5 millones de euros. Una operación que, por sí sola, representó el 23,6% del total de las exportaciones en materia de defensa. Un capítulo que, en total, se disparó un 96,6% hasta los 1.099,8 millones de euros, frente a los 559,3 millones del año 2010.

Sanciones sobre Irán

A pesar de llevar años en el punto de mira de la comunidad internacional por su programa nuclear y el posible desarrollo de armas de destrucción masiva, España vendía a Irán, hasta el año pasado, importantes cantidades de tecnología de doble uso que, tal y como explicaba entonces el propio Gobierno, habían sido analizadas “caso por caso”.

El año pasado, ese apartado se redujo drásticamente hasta los 3,4 millones de euros frente a los 33,2 millones de 2010. Los envíos consistieron en recambios para válvulas de control en el sector del petróleo y del gas, tubos de acero inoxidable, codos, bridas y soportes para el sector petroquímico, y un sistema de temporizador para cargada de combustibles de aeronaves.

Las sanciones de la UE ampliaron los anexos de los productos y tecnologías de doble uso cuya exportación a Irán está prohibida e incorporaron un anexo nuevo  con equipos esenciales en la industria del petróleo y del gas cuyos envíos están también prohibidos y que han dejado fuera la mayor parte de los productos exportados por España a Irán hasta la fecha.

Las operaciones de exportación fueron analizadas por la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU) y la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria.

En el capítulo de material de defensa, España revocó también dos licencia de exportación a Libia tras el comienzo de la intervención de la OTAN en el país. Dichas licencias consistían en 1.000 gafas de visión nocturna con 301 accesorios por valor de 7,8 millones de euros. El informe detalla, asimismo, que a Venezuela se enviaron despieces inertes para fabricar artificios pirotécnicos no letales y aerosoles de defensa con pulsador por un valor total de otros 126.565 euros.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios