EL ACTOR LO RECHAZÓ TRAS REUNIRSE SU PRODUCTOR CON LA FAMILIA EN SOMOSAGUAS

Ruiz-Mateos encargó a Mel Gibson una película sobre la Virgen María

“Nuestro padre es un hombre profundamente enamorado de la bendita Virgen que está tratando de hacer una película muy especial, una expresión íntima, cercana y maternal

Foto: Ruiz-Mateos encargó a Mel Gibson una película sobre la Virgen María
Ruiz-Mateos encargó a Mel Gibson una película sobre la Virgen María

“Nuestro padre es un hombre profundamente enamorado de la bendita Virgen que está tratando de hacer una película muy especial, una expresión íntima, cercana y maternal de su vida. Inmediatamente pensó en usted por su valentía, coraje, sensibilidad, capacidad, perseverancia, inteligencia, fuerza y fe que Dios le ha regalado”. Así comienza la segunda carta enviada por la familia Ruiz-Mateos al actor y director estadounidense Mel Gibson en septiembre de 2004, medio año después del estreno de su película “La Pasión de Cristo” y después de una reunión con varios colaboradores del protagonista de “Braveheart”.

El proyecto era una cuestión de fe para el patriarca de la familia, que estaba dispuesto a “invertir lo que sea necesario para lograr este objetivo, aunque nuestra intención no es obtener beneficios. Si la película tiene el éxito que esperamos, se conformaría simplemente con recuperar nuestra inversión, con todos los beneficios disponibles para usted”, según refleja la citada carta, en la que señalan en negrita y subrayado la parte de los beneficios.

Según las fuentes consultadas, la ruta para llegar a Mel Gibson empezó en El Vaticano. José María Ruiz-Mateos hijo y su esposa, Cristina Figueroa, viajaron varias veces a Roma con este propósito. La nuera del patriarca fue la principal encargada de esta “misión”. Mantuvo varias reuniones en el Estado eclesiástico y logró que altos representantes de los Legionarios de Cristo le pusieran en contacto con el entorno de Gibson. No en vano, el actor es un gran representante del cristianismo más conservador y rigorista. Su película sobre las últimas horas de vida de Jesucristo, que tuvo un gran éxito de taquilla, fue criticada por su violencia y por la imagen que daba de los judíos.

La familia de empresarios estaba dispuesta a “hacer la mejor película de la Virgen en toda la historia”, para lo que emplazaban a Gibson a una reunión en su casa de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón) para que pudiera “experimentar el ambiente de nuestra gran familia”. Esta carta fue enviada un mes después de que los Ruiz-Mateos recibieran en su residencia a cuatro colaboradores de Mel Gibson, entre ellos el productor ejecutivo de “La Pasión de Cristo”, Enzo Sisti, cita que tuvo lugar el jueves 1 de julio de 2004, según la agenda de actividades de Nueva Rumasa, a la que ha tenido acceso El Confidencial.

El contacto inicial se remonta a febrero de 2004, cuando Cristina Figueroa envió una primera misiva al actor y director tras su paso por la Ciudad del Vaticano. La esposa de José María Ruiz-Mateos Rivero hizo hincapié en presentar a su suegro: “Soy nuera de José María Ruiz-Mateos, y puede ser que haya oído hablar de él en algún momento porque fue expropiado por el gobierno español socialista en 1983, de un modo tremendamente injusto e inhumano. Es sinceramente uno de los hombres de negocios más importantes del país y su único objetivo e ilusión es dar puestos de trabajo y riqueza para España”. Cristina Figueroa no duda en calificar la expropiación como un “robo despiadado y brutal”. El lenguaje que utilizan los Ruiz-Mateos en las cartas es casi mesiánico: “la Virgen María nos ha designado para incluirle en nuestro hermoso proyecto (…) creemos en ti (…)¡¡TE NECESITAMOS!!”.

Finalmente, y pese a la reunión que mantuvieron con parte del equipo de Gibson, los Ruiz-Mateos no consiguieron convencer al director para la puesta en marcha de esta superproducción cinematográfica y religiosa. La estrella de Hollywood rechazó la oferta y declinó reunirse con los propietarios de Nueva Rumasa  después de la visita de su equipo al chalé de la familia de empresarios jerezanos, que, pese a todo, le enviaron una nueva carta insistiendo.

José María Ruiz-Mateos vio frustrado su sueño, pues llevaba varios años detrás de este proyecto. “Cuando veía una película de carácter religioso se enfadaba porque ninguna retrataba a la Virgen María como él decía que era, mucho más humilde, inculta…”, sostiene una persona cercana a la familia. Nada más ver “La Pasión de Cristo”, el patriarca pensó inmediatamente que su hombre era Mel Gibson.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios