Es noticia
Menú
El Supremo amenaza con anular las condenas en el caso de las 'herriko tabernas'
  1. España
PODRÍA ARGUMENTAR "DILACIÓN INDEBIDA"

El Supremo amenaza con anular las condenas en el caso de las 'herriko tabernas'

La Audiencia Nacional (AN) ha dejado en libertad a Arnaldo Otegi en la principal causa contra Batasuna, el de las herriko tabernas. O casi. Y es

Foto: El Supremo amenaza con anular las condenas en el caso de las 'herriko tabernas'
El Supremo amenaza con anular las condenas en el caso de las 'herriko tabernas'

La Audiencia Nacional (AN) ha dejado en libertad a Arnaldo Otegi en la principal causa contra Batasuna, el de las herriko tabernas. O casi. Y es que Otegi no podrá salir de la cárcel, ya que sobre él pesa prisión preventiva en otro proceso. En todo caso, el ex portavoz de la ilegalizada formación era el único de los 41 procesados en la causa 35/2002 por la financiación de Batasuna a ETA a través de las herriko tabernas que todavía se encontraba en prisión.

Los magistrados Fernando García Nicolás, Ángel Hurtado y Julio de Diego han respondido positivamente a la petición de la defensa de Otegi, que alegaba que su cliente lleva en prisión preventiva más de un año y todavía no se había fijado la fecha de juicio oral. En la AN existe una gran preocupación por esta causa que inició Baltasar Garzón hace casi diez años. Comenzó como el gran proceso contra el aparato político de la banda terrorista, la constatación que terroristas no son únicamente los que ponen bombas.

Garzón desmanteló una formación que fue considerada por el Tribunal Supremo y ratificada por el Tribunal Constitucional como ilegal. Descabezó el apoyo político de la banda. Entre los imputados estaban los dirigentes abertzales con más renombre como Otegi, en su momento voz e imagen del partido, Rufino Etxeberria, Joseba Permach, Karmelo Landa o José Luis Elkoro.

Todos ellos fueron imputados y posteriormente procesados por pertenencia a organización terrorista. La Fiscalía pide penas de hasta doce años de cárcel y les considera terroristas.

Hace ya dos años, la Audiencia Nacional dictó apertura de juicio oral una vez que se dio por concluida la investigación, ya de por sí extendida en el tiempo. Sin embargo, desde entonces, la Sala que debe enjuiciarles no ha fijado todavía fecha de juicio. Fuentes de la Audiencia muestran su preocupación por estos retrasos. Explican que el Tribunal Supremo amenaza con tirar por tierra una posible sentencia condenatoria por dilaciones indebidas, en un juicio que no está previsto que se celebre a corto plazo.

De hecho, la idea prevista es celebrar primero la causa de Bateragune, la nueva formación que iba a sustituir a Batasuna. También está procesado Otegi, y junto a él el ex portavoz del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga, y otros seis dirigentes abertzales, detenidos en 2009 cuando celebraban una reunión preparatoria. Fuentes de la investigación señalan que esta causa está más consolidada, con pruebas más contundentes que la principal.

La estrategia es celebrar primero este juicio, que será en los próximos meses, y condenar a Otegi y al resto a penas de hasta diez años por su pertenencia a ETA. A partir de ese momento, la causa de las herriko tabernas perderá fuelle y pasaría a un segundo plano. Además, incluso el ex dirigente abertzale podría ni siquiera ser juzgado por la premisa de que no se puede condenar dos veces a una persona por el mismo delito. La pertenencia en organización terrorista es un delito continuado que sólo se comete una vez en el tiempo, siempre y cuando no se demuestre que durante un periodo de tiempo el acusado estuvo fuera de la banda y se reincorporó con posterioridad.

Años de retraso difíciles de justificar

La causa de Batasuna presume convertirse en una piedra en el zapato de la Audiencia Nacional. Ante instancias superiores va a ser difícil justificar todos estos años de retraso, en una causa con tal número de acusados y con casi un centenar de herriko tabernas embargadas.

Todo comenzó cuando Garzón decretó la suspensión de actividades de Batasuna en agosto de 2002 y siete meses después el Tribunal Supremo acordó su ilegalización. El juez justificó el procesamiento de todos los dirigentes de la formación en la tesis de que Batasuna no sólo forma parte de la organización terrorista ETA como brazo político, “sino como una estructura más del complejo político-violento diseñado para conseguir una finalidad concreta a través de la subversión y la alteración de la paz pública, cual es la autodeterminación de la denominada Euskal Herria”.

La investigación acumula más de 800 tomos -291 de ellos correspondientes a la pieza principal-, por lo que el magistrado elevó el sumario a la Sala de lo Penal de forma gradual. Fuentes del propio tribunal reconocen que la gran cantidad de documentación ha provocado un cierto descontrol que deberá subsanarse antes de la celebración del juicio.

En este proceso, que apunta a deshincharse una vez llegue a juicio, está acusado José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, pero evidentemente no podrá ser juzgado al menos que le detengan antes de que comience la vista. Fuentes policiales le sitúan en algún país europeo desde donde en la actualidad podría volver a controlar la dirección de la banda después de los duros descabezamientos sufridos en los últimos tiempos. Ternera perdió mucho poder tras sus enfrentamientos con el que fuera jefe de la organización, Mike Garikoitz Aspiazu, Txeroki, durante la anterior negociación con el Gobierno. Este último apostó por la línea dura y Urrikoetxea se apartó ante el fracaso de las conversaciones.

La Audiencia Nacional (AN) ha dejado en libertad a Arnaldo Otegi en la principal causa contra Batasuna, el de las herriko tabernas. O casi. Y es que Otegi no podrá salir de la cárcel, ya que sobre él pesa prisión preventiva en otro proceso. En todo caso, el ex portavoz de la ilegalizada formación era el único de los 41 procesados en la causa 35/2002 por la financiación de Batasuna a ETA a través de las herriko tabernas que todavía se encontraba en prisión.

Arnaldo Otegi Tribunal Supremo Audiencia Nacional