Es noticia
Menú
Moratinos trató de impedir la visita de cuatro ex presos cubanos al Parlamento Europeo
  1. España
JIMÉNEZ PIDE NORMALIZAR LAS RELACIONES CON CUBA

Moratinos trató de impedir la visita de cuatro ex presos cubanos al Parlamento Europeo

Miguel Ángel Moratinos será recordado, entre otras cosas, por su obsesión por cambiar la Posición Común de la Unión Europea sobre Cuba. Una política que ayer

Foto: Moratinos trató de impedir la visita de cuatro ex presos cubanos al Parlamento Europeo
Moratinos trató de impedir la visita de cuatro ex presos cubanos al Parlamento Europeo

Miguel Ángel Moratinos será recordado, entre otras cosas, por su obsesión por cambiar la Posición Común de la Unión Europea sobre Cuba. Una política que ayer tuvo que defender su sucesora, Trinidad Jiménez, ante sus colegas del Consejo de Ministros de Exteriores. Pero, en su lucha por que la UE abriera un nuevo diálogo con Cuba, Moratinos llegó incluso a tratar de cercenar la libertad de expresión de los presos cubanos expulsados a España. El ex ministro maniobró antes de dejar el cargo para impedir que cuatro disidentes excarcelados viajaran al Parlamento Europeo a denunciar la situación en la isla.

Invitados por el Grupo Popular, el pasado 13 de septiembre, los periodistas Normando Hernández, Ricardo González y Omar Rodríguez, junto al miembro del Movimiento Cristiano de Liberación Antonio R. Díaz, fueron recibidos en Bruselas por el presidente de la Eurocámara, Jerzy Buzek, y expusieron su testimonio como “desterrados” ante la  subcomisión parlamentaria de Derechos Humanos.

Allí reclamaron a la UE que no cambie su política de exigencia hacia Cuba. “La Posición Común debe eliminarse cuando yo pueda decir lo que opino en Cuba”, declaró Díaz. “No se puede retirar porque el Gobierno cubano no ha dado ningún cambio hacia la democracia”, añadió Hernández. Ante su postura crítica, disonante del discurso oficial del Gobierno español, Moratinos trató de evitar que esta visita se produjese, llegando incluso a pedir a su homólogo belga que no permitiera la entrada de los disidentes.

De acuerdo con fuentes diplomáticas en Bruselas, el ex ministro español argumentó que el estatus del que disponen los ex presos cubanos acogidos en España no les permite desplazarse libremente por los países de la UE, y recomendó que no se les otorgara una visa especial para su visita al Parlamento Europeo. Sin embargo, Alfredo Pérez-Rubalcaba, como titular de Interior, consideró que era un error político impedir legalmente el viaje de los disidentes y su Ministerio proporcionó los documentos oportunos. Finalmente, la noche del viernes 10 de septiembre, los cubanos supieron que podrían tomar el vuelo a Bruselas.

La complicada herencia que recibe Jiménez

El papel de Moratinos y de la Iglesia católica cubana ha resultado determinante para que la dictadura de los hermanos Castro haya liberado a 47 disidentes en los últimos meses. Con este bagaje, el diplomático lideró una cruzada personal para que los 27 normalizaran sus relaciones con el régimen de los Castro. No obstante, chocó una y otra vez con la oposición de la mayoría de países comunitarios, incluso durante la Presidencia española de la UE. Ahora, Jiménez debe definir si esta estrategia continúa siendo prioritaria para España.

Aunque la nueva ministra de Exteriores defendió ayer la herencia de Moratinos, fuentes diplomáticas indicaron que es muy probable que enfríe la política de acercamiento al régimen cubano. “Cambiar la Posición Común no ha sido un asunto que Zapatero haya abanderado, y tiene pocas posibilidades de tener éxito. Además, Jiménez siempre ha mostrado en privado su abierto rechazo a los gobiernos de Cuba y Venezuela”, señalaron estas fuentes.  

El único aliado de pesó que se ha aproximado recientemente a las tesis de Moratinos es Francia. Ayer, su ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, dio su beneplácito para que Catherine Ashton, Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, trate de “avanzar” en las relaciones con Cuba, aunque manteniendo el actual nivel de exigencia. “Tenemos la Posición Común y ese es el marco común, vamos ahora a pensar y reflejar lo que Cuba ha estado haciendo. Hay una fuerte sensación de que tenemos que mantener la Posición Común, pero vamos a ver si podemos avanzar”, señaló una portavoz de Ashton a la salida de la reunión de ministros de Exteriores celebrada en Luxemburgo.

Alemania y la mayoría de países del Este, de pasado comunista, mantienen un rechazo rotundo a suavizar las relaciones con la dictadura castrista. Por ello, es probable que la recomendación a Ashton, que no se adoptó entre las conclusiones “formales”, tampoco conlleve una variación sustancial de la política comunitaria. A menos que el Gobierno cubano ofrezca nuevas pruebas de apertura, como permitir a Gillermo Fariñas recoger el premio Sájarov, el más alto galardón que concede el Parlamento Europeo a quienes defienden los derechos humanos.

Miguel Ángel Moratinos será recordado, entre otras cosas, por su obsesión por cambiar la Posición Común de la Unión Europea sobre Cuba. Una política que ayer tuvo que defender su sucesora, Trinidad Jiménez, ante sus colegas del Consejo de Ministros de Exteriores. Pero, en su lucha por que la UE abriera un nuevo diálogo con Cuba, Moratinos llegó incluso a tratar de cercenar la libertad de expresión de los presos cubanos expulsados a España. El ex ministro maniobró antes de dejar el cargo para impedir que cuatro disidentes excarcelados viajaran al Parlamento Europeo a denunciar la situación en la isla.

Miguel Ángel Moratinos Unión Europea