EL HIJO DEL PRESIDENTE DEL CONGRESO LOS HA MONTADO EN DECENAS DE COMPETICIONES

El constructor Santamaría también regaló a Bono caballos para su hípica

El empresario Rafael Santamaría, dueño de Reyal Urbis y de la cadena Rafael Hoteles e íntimo amigo de José Bono, regaló varios caballos a la hípica del presidente del

Foto: El constructor Santamaría también regaló a Bono caballos para su hípica
El constructor Santamaría también regaló a Bono caballos para su hípica

El empresario Rafael Santamaría, dueño de Reyal Urbis y de la cadena Rafael Hoteles e íntimo amigo de José Bono, regaló varios caballos a la hípica del presidente del Congreso para que los montara el hijo de éste, José Bono Rodríguez, en competiciones nacionales e internacionales, según acreditan diversos testimonios y documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial. Santamaría también pagó supuestamente la decoración de dos viviendas propiedad de los Bono en Olías del Rey (Toledo) y Salobre (Albacete), además de permutar dos lujosos áticos en Estepona (Málaga) por un piso de menor valor que el ex ministro de Defensa y su esposa, Ana Rodríguez Mosquera, tenían en Madrid.

Santamaría no quiso ayer explicar a este periódico por qué regaló a Bono y su hijo los dos caballos, por los que pagó más de 200.000 euros, según las fuentes consultadas. "No tengo ningún comentario que hacer", fue su lacónica respuesta. Por su parte, un portavoz del presidente del Congreso aseguró desconocer si el empresario regaló las dos monturas o si Bono Rodríguez fue su jinete, si bien reconoció que Santamaría y el ex presidente de Castilla-La Mancha "son amigos desde hace 20 años".

Al menos dos de los caballos que el hijo del presidente del Congreso ha montado en decenas de concursos hípicos fueron pagados por Santamaría: Farceur du Haul y Jikael de la Babette. Bono Rodríguez, jinete profesional, es el propietario, junto a su padre y sus tres hermanas, de Hípica Almenara S. L., un complejo situado a las afueras de Toledo que ocupa una superficie de más de 10 hectáreas, en las que se reparten sus tres pistas, las cuadras, los boxes de concurso y la zona de parking.

Codeándose con la élite

Este fin de semana, precisamente, el hijo del ex presidente de Castilla-La Mancha ha participado en Valencia en el Gran Premio de España de Hípica, primera prueba en el calendario del Global Champions Tour 2010, donde tuvo enfrente, entre otros jinetes y amazonas, a Carlota Casiraghi, hija de Carolina de MónacoMarta Ortega, hija del empresario Amancio OrtegaCayetano Martínez de Irujo, hijo de la Duquesa de Alba, o la infanta Elena de Borbón, que finalmente no compitió debido a la intervención quirúrgica a la que fue sometido el sábado su padre, el rey Don Juan Carlos, en el Hospital Cínico de Barcelona.

Tanto Farceur du Haul como Jikael de la Babette, dos caballos de competición nacidos en Francia, fueron adquiridos por Santamaría en 2005 y 2006, respectivamente, y registrados a nombre de Rafael Hoteles S. A., filial de Reyal Urbis. Entre 2005 y 2008, Bono Rodríguez fue el único jinete de ambos equinos, que permanecieron durante ese tiempo en las instalaciones de Hípica Almenara. Según revelan las órdenes de salida de decenas de trofeos y grandes premios celebrados en esos cuatro años, el hijo del presidente del Congreso y el dueño de Reyal Urbis figuran como jinete y propietario, respectivamente, de los dos caballos.

Bono Rodríguez reconocía en 2007, en una entrevista concedida al también jinete Álvaro Zambrano y colgada en la web infoecuestre.com, que Farceur du Haul fue su primer caballo de competición. "¿Qué caballos tienes actualmente?", le preguntaba su compañero y rival en las pistas. Y el joven Bono -que el próximo 16 de septiembre cumplirá 26 años- respondía: "Tengo a Farceur du Haul, que es mi primer caballo y tiene 14 años. Es un gran caballo que ha hecho su labor perfectamente, pero que por su edad no puede hacer todos los concursos del año. Por eso ahora me compré el caballo Olympic 7, para el que tengo muchas expectativas".

Una extensa lista de regalos

La amistad que une a Bono y Santamaría no se ha materializado únicamente en caballos de competición. Una de las hijas del matrimonio Bono-Rodríguez, Ana, trabajó en la asesoría jurídica de Reyal Urbis, y durante tres semanas llegó a figurar como apoderada. Asimismo, la lista de regalos y presuntos favores entre ambas familias es cuanto menos sorprendente. Según publicó el diario La Gaceta, el empresario pagó en 2001 al actual presidente del Congreso la decoración del dormitorio de su hija Sofía en la casa familiar de Olías del Rey (Toledo). Un chalet que ha sido objeto de polémica desde su adquisición, ya que, como informó El Confidencial, Bono compró en 1995 esta propiedad de 401,28 metros cuadrados gracias a la generosidad de un constructor anónimo.

Y es que el entonces presidente de Castilla-La Mancha no utilizó los servicios de una entidad financiera ni recurrió a sus ahorros para pagar la casa, sino que, como reconoció en su declaración de bienes de 1997, adquirió una deuda directa con el constructor de 90.443 euros. No obstante, no detalló su identidad ni a qué tipo de acuerdo había llegado.

El citado diario también informó de que Santamaría había enviado mobiliario para decorar otra casa de Bono, esta vez en Salobre (Albacete), y destapó una inusual operación inmobiliaria entre el político manchego y la promotora Reyal Urbis. Santamaría cambió a la familia Bono dos áticos de lujo de nueva construcción en Estepona (Málaga) por un piso localizado en la madrileña colonia de Mirasierra. Según documentos a los que tuvo acceso el diario Público, medio considerado muy cercano a La Moncloa, los áticos de Estepona sumaban 267 metros y fueron valorados por Reyal en 925.000 euros; mientras que la casa por la que fueron intercambiados tenía 25 años de antigüedad y fue comprada en 1982 por 35.000 euros.

Un patrimonio de 6 millones de euros

El Partido Popular trasladó a la Fiscalía General del Estado todas las informaciones periodísticas relacionadas con el patrimonio de Bono para aclarar si está suficientemente justificado. Sin embargo, la Fiscalía, tras estudiar la documentación aportada por el político socialista, descartó la existencia de una conducta delictiva. El PP acusó a Cándido Conde-Pumpido de actuar a las órdenes del PSOE y del Gobierno, y se dirigió de nuevo al Ministerio Público para que reclamara a la Junta de Castilla-La Mancha “las adjudicaciones en los últimos diez años de contratos de obras, servicios o cualquier beneficio urbanístico”.

Con esta solicitud, el PP pretende conocer cualquier relación de la Junta con las empresas de Santamaría. La más controvertida se refiere a Valdeluz o ciudad del AVE. El dueño de Reyal promueve 10.000 viviendas próximas a la parada del tren de alta velocidad, una gran operación que autorizó el Gobierno de Bono en 2001, y cuya construcción debe terminar este año.  

Por otra parte, los populares pretenden que Bono explique en el Congreso cómo ha ampliado su patrimonio de un modo tan espectacular en los últimos años. De acuerdo con las informaciones de La Gaceta y de Público, ha acumulado 6 millones de euros repartidos en ocho parcelas rústicas, un piso en Toledo, un chalet en Olías del Rey, otro en Bargas (Toledo), cuatro pisos en Madrid, dos áticos en Estepona, un local en Albacete y un apartamento en Campello (Alicante). A todo ello hay que añadir la Hípica Almenara y la sociedad de Ahorros Familiares Saja. Un milagro económico que Bono ha tratado de justificar con su sueldo (169.000 euros anuales), los ingresos de la hípica, el jugoso contrato para la publicación de sus memorias (700.000 euros) y los beneficios que su esposa obtiene con la franquicia de la firma Tous.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
103 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios