Los etarras dispararon contra la Policía francesa al ver esposado a uno de sus integrantes
  1. España
DURANTE UN TIROTEO CON LOS TERRORISTAS

Los etarras dispararon contra la Policía francesa al ver esposado a uno de sus integrantes

El tiroteo que acabó con la vida de un policía francés en una localidad al sureste de París se produjo después de que las fuerzas de

Foto: Los etarras dispararon contra la Policía francesa al ver esposado a uno de sus integrantes
Los etarras dispararon contra la Policía francesa al ver esposado a uno de sus integrantes

El tiroteo que acabó con la vida de un policía francés en una localidad al sureste de París se produjo después de que las fuerzas de seguridad galas sorprendiesen a cuatro terroristas repostando gasolina en la carretera en cuatro coches robados en las inmediaciones de un taller de coches de segunda mano.

Una vez procedido a esposar a uno de ellos -Joseba Fernández Aspurz- otros dos coches llegaron al lugar y abrieron fuego contra los agentes, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

Los cuatro terroristas se encontraban repostando sus vehículos robados -marca BMW de gran cilindrada- con garrafas de gasolina en el arcén de la carretera cuando la Policía, que había sido alertada de un robo en un taller de coches cercano, se acercó al lugar y procedió a identificar a los cuatro presuntos etarras, llegando a esposar a Fernández Aspurz.

En los otros dos vehículos, que llegaron minutos después, iban entre otros tres y cuatro terroristas que fueron quienes abrieron fuego contra los agentes al ver la situación. Uno de los vehículos se aproximó a los agentes de policía y desde él se disparó contra el agente, que falleció posteriormente como consecuencia de las heridas sufridas.

Se trata del brigada Jean-Serge Nérin, de 52 años, quien murió a pesar de que estaba protegido con un chaleco antibalas, precisaron las fuentes. El policía estaba destinado en la policía de Dammarie-les-Lys y era padre de cuatro hijos, según informan medios franceses.

Tras el tiroteo, todos los etarras huyeron en dos coches a excepción del detenido y otros dos miembros de la banda que escaparon a pie campo a través, según las mismas fuentes, que descartaron que portasen material explosivo por lo que no parece que fuesen a llevar a cabo una acción inminente.  

Estas mismas fuentes, precisaron que el arma que se le incautó al detenido era una Smith and Wesson del calibre 357 Magnum, procedente del robo cometido por ETA en la fábrica de armas de Vauvert en octubre de 2006, en pleno proceso de negociación.

Aspurz estaba en busca y captura

La Audiencia Nacional decretó este mismo mes de marzo la búsqueda y captura del ahora detenido, acusado por actos de kale borroka, al no presentarse a la primera sesión de un juicio por atacar con artefactos explosivos una patrulla de la policía foral de Navarra en el casco viejo de Pamplona, el 9 de marzo de 2008, cuando pretendían boicotear la jornada electoral de las últimas elecciones generales. 

El fiscal pedía para las personas juzgadas doce años de cárcel para cada uno por los delitos terroristas de tenencia y empleo de aparatos incendiarios, atentado a un miembro de la policía de una comunidad autónoma y desórdenes públicos.

ETA mata por primera vez a un policía francés

El jefe de brigada de la policía francesa fallecido es el primer miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad franceses que muere a manos de la banda terrorista. Antes de esta ocasión, la organización terrorista había protagonizado ya siete tiroteos contra las Fuerzas de Seguridad francesas desde el año 2001.

El más importante de ellos fue el registrado en diciembre de 2007, cuando la banda terrorista asesinó en Capbreton, al suroeste de Francia, a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno tras ser tiroteados por dos pistoleros de ETA después de que éstos hubieran sospechado del seguimiento de las fuerzas de seguridad. Ambos agentes de la Benemérita participaban en un dispositivo de vigilancia antiterrorista en el marco de una operación, en coordinación con los agentes de Información de la Gendarmería francesa, que no iba a culminar con una detención inminente

 'Txeroki', el que fuera jefe militar de la banda, llegó a confesar a dos miembros de ETA integrantes del 'comando Navarra' durante un cursillo de explosivos en Francia que él estuvo implicado en el asesinato de Trapero y Centeno.

Además, el año pasado, dos presuntos miembros de ETA hirieron a un gendarme con un tiro en la mano el 8 de junio en el departamento francés de Lozede cuando los agentes sorprendieron a los etarras robando un vehículo que tenía las llaves puestas en Sainte-Enimie. En octubre de 2004, dos etarras tirotearon en Tarbes a una patrulla motorizada de la Gendarmería cuando dieron el alto a su vehículo, aunque no se registraron heridos.

En noviembre 2001, los etarras protagonizaron un tiroteo contra una patrulla de la Gendarmería cerca del aeropuerto de Pau y diez días después, el 28 de ese mismo mes, un gendarme resultó herido de gravedad en un tiroteo con miembros de ETA en la localidad de Lucq-de-Bèarn, en el suroeste del país. Por estos hechos, la justicia francesa condenó al ex jefe militar de ETA Juan Ibon Fernández de Iradi, Susper, a 30 años de cárcel.

Un mes después, el 6 de diciembre, se registró un nuevo tiroteo entre etarras y miembros de la Gendarmería francesa después de que los efectivos policiales dieran el alto a un turismo cerca de Auch en el que viajaban tres miembros de ETA, uno de cuales, Iñaki Lizundia, resultó herido. El 26 de mayo de 2002, además, el etarra Ander Geresta Azurmendi disparó contra los agentes de la policía francesa que trataban de identificarle. Sus cadáveres nunca han aparecido.