Es noticia
Menú
La corriente crítica de ERC pacta un frente común contra su presidente, Joan Puigcercós
  1. España
AMENAZAN INCLUSO CON OTRA ESCISIÓN

La corriente crítica de ERC pacta un frente común contra su presidente, Joan Puigcercós

Los sectores opositores dentro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han comenzado a mover ficha después de la defenestración del vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís

Foto: La corriente crítica de ERC pacta un frente común contra su presidente, Joan Puigcercós
La corriente crítica de ERC pacta un frente común contra su presidente, Joan Puigcercós

Los sectores opositores dentro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han comenzado a mover ficha después de la defenestración del vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, que no integrará las listas de las próximas elecciones autonómicas. Los partidarios de éste están en conversaciones con representantes del sector Esquerra Independentista (EI), que lidera el diputado Uriel Bertran, para formar una sola corriente opositora, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes. El motivo es frenar al presidente republicano, Joan Puigcercós, y evitar que se deshaga de todo signo opositor mediante una gran purga que inició con el veto a Carod.

La defenestración de Carod-Rovira llegó en un momento en que éste dinamizaba la oposición interna. Durante los últimos meses, el vicepresidente catalán enviaba a varios miles de afiliados de ERC un newsletter con reflexiones personales sobre asuntos de actualidad, donde no dudaba en criticar la estrategia oficial del partido si no coincidía con la suya propia. Se trataba, en palabras de un miembro de Esquerra, de una “campaña paralela donde mantenía su caldo de cultivo”. “Lo que hacía era mantener su personalidad y discrepaba mucho de la dirección, pero muy elegantemente”, señala a este diario un receptor habitual del newsletter.

Un miembro del sector de EI señala también que “Puigcercós no quiere a nadie que le haga sombra. Y sabemos que después de laminar al sector de Carod va a hacer lo mismo con el sector de Uriel Bertran, cosa que no vamos a permitir”. De ahí los primeros contactos. Bertran ya ha hecho saber al vicepresidente catalán que está dispuesto a hacer causa común para articular una oposición fuerte que dé la batalla en el seno de ERC “para que no nos elimine a los dos”.

La coyuntura que ha llevado a la delicada situación de los republicanos tiene dos premisas que ayudan a comprender la “feroz purga” (como la califica un miembro carodista) que ha comenzado en su interior. Por un lado, según fuentes internas de la formación, el partido ha perdido más de 1.000 afiliados en los últimos meses. Una gran parte de ellos, pasó a integrarse en Reagrupament, el nuevo partido creado por el ex consejero de Gobernación Joan Carretero. Este retroceso de la afiliación ha hecho saltar las alarmas en la calle Calabria (donde está la sede de la formación).

Descalabro electoral

La segunda cuestión a tener en cuenta es el severo descalabro electoral que vaticinan las encuestas internas de la formación en las próximas elecciones autonómicas y que pueden llegar a suponer hasta la mitad de los diputados con que cuenta actualmente. Si este vaticinio se cumple, la situación de Puigcercós será muy delicada después de las autonómicas y, con un sector opositor fuerte dentro del partido, podrían obligarle a ceder el poder. Eliminando a la oposición, sin embargo, este peligro se minimiza.

Con estas dos premisas como referentes, es cierto que Carod estaba maniobrando en la sombra para crear una dirección alternativa. El vicepresidente contaba con algunos nombres destacados en esta lucha: el presidente del Parlamento, Ernest Benach; el secretario general de vicepresidencia, Rafael Niubó: la ex portavoz de la formación, Marina Llansana; el presidente del grupo republicano en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Portabella; o el presidente de ERC en Barcelona, Oriol Amorós. Según las fentes consultadas, “Ernest Benach ha traicionado a Carod. Mientras hablaba con éste, parece que negociaba con Puigcercós, aunque ignoramos si llegaron a un acuerdo. En estos momentos, la situación entre Benach y Carod es ya tensa”.

La estrategia del vicepresidente era poder meter la cabeza en las listas y tratar de conseguir luego la presidencia del Parlamento catalán, donde ahora tiene a su pupilo Benach. Pero si no va en las listas, no podrá ser nombrado jamás para tal cargo, por lo que el presidente republicano ha truncado totalmente sus aspiraciones políticas. “Estas cosas se negocian, pero no se deciden unilateralmente. Lo que ha hecho Puigcercós es actuar como un dictador y hundir ERC”.

Aunque incluso algunos partidarios de Carod no confían tampoco mucho en Portabella, lo cierto es que una eventual alianza con los partidarios de Esquerra Independentista reforzaría la oposición. Una de las fuentes consultadas por este diario, y con un peso efectivo dentro de la oposición, manifestó a El Confidencial que si se llegase a un acuerdo entre las dos corrientes opositoras, “incluso se podría hablar de una eventual escisión, lo que dejaría a Esquerra herida de muerte”. Sería, pues, la segunda escisión en poco tiempo, después de la de Carretero.

Los opositores, sin embargo, han tendido puentes al sector oficialista para tratar de suavizar la purga interna. “En los próximos días, esperamos sentarnos a hablar con la dirección para estudiar la situación, saber qué piensa hacer en el futuro y ver cómo se pueden solucionar los problemas”, señalan fuentes opositoras. Hasta entonces, las espadas están en alto, pero esta misma fuente remite a una reflexión realizada por Carod en su newsletter del pasado jueves: “Los que saben tener una mirada reposada son capaces de leer el dinamismo de la política nacional más allá de la estructura de partidos”. El veterano dirigente, pues, seguirá dando la batalla dentro o fuera de Esquerra.

Los sectores opositores dentro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han comenzado a mover ficha después de la defenestración del vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, que no integrará las listas de las próximas elecciones autonómicas. Los partidarios de éste están en conversaciones con representantes del sector Esquerra Independentista (EI), que lidera el diputado Uriel Bertran, para formar una sola corriente opositora, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes. El motivo es frenar al presidente republicano, Joan Puigcercós, y evitar que se deshaga de todo signo opositor mediante una gran purga que inició con el veto a Carod.

Josep Lluis Carod-Rovira