Griñán niega ser un candidato de transición: “No tengo plazos”
  1. España
Próximo presidente de la Junta de Andalucía

Griñán niega ser un candidato de transición: “No tengo plazos”

“Llamadme Pepe”. Así, como la novela Moby Dick, que empieza con la famosa célebre “Llámame Ismael”, inició su discurso José Antonio Griñán, el próximo presidente de

Foto: Griñán niega ser un candidato de transición: “No tengo plazos”
Griñán niega ser un candidato de transición: “No tengo plazos”

“Llamadme Pepe”. Así, como la novela Moby Dick, que empieza con la famosa célebre “Llámame Ismael”, inició su discurso José Antonio Griñán, el próximo presidente de la Junta de Andalucía. En la interlocución ante el Comité Director del PSOE-A quiso dejar claro, desde un principio, que no será un candidato de transición. “Mi proyecto es de largo alcance y de renovación y cambio. Sin otro plazo que el que me pongáis. Asumo la responsabilidad con clara voluntad de proyecto estable y comprometido con el futuro, en proyecto de hoy, mañana y, si vosotros queréis, para pasado mañana porque eso es lo que cuenta”.

 

Griñán vio aclamada por unanimidad su candidatura a la Presidencia de la Junta y dio por válido ser el sucesor de Chaves, que ha gobernado Andalucía 19 años. “Mi legitimidad es la vuestra; es la del partido más votado el pasado año, la de las reglas de ruego democrático, no las de los que practican la ley del embudo [en referencia al PP andaluz]”.

También tuvo palabras para el vicepresidente tercero del Ejecutivo socialista, Manuel Chaves. Tras recordar sus seis victorias consecutivas, las dos últimas con mayoría absoluta, alabó a su íntimo amigo: “Eres un hombre sabio y prudente, un hombre de Estado, un socialista de raza, un sindicalista de corazón, un andaluz con alma y un ganador, has tenido la inmensa fortuna de ver cómo en tus gobiernos se ha transformado tu tierra”.

Griñán (Madrid, 1946), hijo de malagueña y casado con una sevillana, se definió como un “andaluz por elección y convicción, que ama a esta tierra como a nada en este mundo”. El ex ministro de Trabajo también abundó en su discurso, escrito por él mismo y pronunciado en el hotel Renacimiento de Sevilla, por desterrar algunos de los estereotipos de los andaluces y cargar contra el pasado.

“Abomino de los tópicos, detesto a los que miran al sur con indolencia, son los mismos los que intentaron convertirla en un inmenso ejército de mano de obra barata para otros países, los mismo que para Andalucía sólo han tenido olvido, desprecio y marginación”. Y añadió: “La sociedad andaluza ha cambiado y sigue cambiando, cuando digo renovación y cambio no me estoy refiriendo a ponerse delante de las manifestaciones, sino hablar de renovación y cambio, de solidez en nuestros principios y flexibilidad a la hora de aplicarlos”.

El próximo presidente de la Junta de Andalucía, cuyo discurso de investidura está previsto para el próximo martes, no se declaró optimista, pero intentó trazar un mensaje positivista. “Hay que estar al lado de los ciudadanos, sin prepotencia, sin agresividad”.

No quiso tampoco olvidarse de la política nacional e incluso de la internacional. En esta línea, atacó a los think-tank neoconservadores. “Dentro de un año habrá un bombardeo de los neocon renovados y  empezaran a acusar de la crisis económica a Obama en vez de a los 8 años de Bush”. “Esta crisis”, aclaró, “se ha producido por la falta de política, hemos de trabajar para salir pronto y en las mejores condiciones para paliar las consecuencias”.

José Antonio Griñán