Es noticia
Menú
El 'bus ateo' llega a Madrid
  1. España

El 'bus ateo' llega a Madrid

Marshall McLuhan, uno de los grandes teóricos de la comunicación, tenía razón... Pero sólo a medias. Su famoso aforismo ("el medio es el mensaje") quedará parcialmente

Foto: El 'bus ateo' llega a Madrid
El 'bus ateo' llega a Madrid

Marshall McLuhan, uno de los grandes teóricos de la comunicación, tenía razón... Pero sólo a medias. Su famoso aforismo ("el medio es el mensaje") quedará parcialmente en entredicho a partir del próximo día 26, cuando El bus ateo llegue a Madrid. Se trata de una campaña publicitaria cuyo objetivo no es anunciar automóviles, perfumes o grandes almacenes, sino una mercancía intangible: el ateísmo. Y aunque es seguro que su soporte -los autobuses urbanos de la capital, es decir, el medio- no pasará inadvertido, el lema de la campaña -el mensaje- aún llamará más poderosamente la atención: "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida".

Desde la última semana de enero, los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid, como antes los de Londres o Barcelona, circularán con ese provocador e insólito anuncio por las calles de la capital. La promotora de la campaña -que durará, en principio, dos semanas- es la Unión de Ateos y Librepensadores (UAL), una federación nacida en Cataluña que agrupa a varias asociaciones de toda España en defensa del ateísmo y el laicismo.

Los autobuses urbanos de Barcelona serán los primeros en exhibir los anuncios -a partir del próximo lunes-, y dos semanas después la campaña llegará a Madrid. A no ser que la EMT, propiedad del Ayuntamiento de la capital -que gobierna el popular Alberto Ruiz Gallardón-, se oponga a que su flota sirva de soporte a un anuncio que, con toda probabilidad, escandalizará a muchos ciudadanos.   

"Confiamos en que eso no ocurra, porque no existe ninguna razón legal para prohibir una campaña de este tipo", asegura a El Confidencial el presidente de la UAL, Albert Riba. "El anuncio no incita a la violencia, ni contiene sexo explícito, ni falta al respeto a nadie", añade.

"Nuestro objetivo es hacer visible la existencia de millones de ciudadanos ateos. Según las estadísticas del Centro de Investigaciones Sociológicas, un 20% de españoles se declaran ateos o agnósticos, y en Cataluña somos más del 30%. Eso significa que, después de la Iglesia católica, representamos la segunda opción", argumenta Riba.

Debate social

"Queremos que la campaña de El bus ateo sirva para abrir un debate social sobre el ateísmo. En Cataluña ya lo hemos logrado. Y, de paso, para que la gente aprenda a pensar por sí misma", concluye el presidente de la UAL, a la que está adherida, entre otras, la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores.

En Cataluña, sólo el PP, Ciutadans y el Arzobispado de Barcelona han expresado su rechazo a que los autobuses urbanos de la capital catalana sirvan de plataforma publicitaria en defensa del ateísmo. La campaña, que arrancará el próximo día 12, se prolongará durante un mes, y la empresa Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) no ha puesto ninguna objeción.

El Arzobispado hizo público un comunicado el pasado fin de semana en el que afirma: "La fe en la existencia de Dios no es motivo de preocupación para los creyentes, ni es tampoco un obstáculo para gozar honestamente de la vida, sino que es un sólido fundamento para vivir la vida con una actitud de solidaridad, de paz y un sentido de trascendencia".

José Domingo, uno de los portavoces de Ciutadans en el Parlamento de Cataluña, afirmó, por su parte, que "seguramente un autobús urbano no es el mejor sitio para insertar publicidad de este tipo. Las creencias y las no creencias deberían permanecer en el ámbito privado". Parecidos argumentos utilizó el portavoz del PP en el Ayuntamiento barcelonés, Alberto Fernández Díaz, para quien "cualquiera puede insertar un anuncio donde quiera, pero siempre con respeto". Fernández Díaz aseguró que pedirá "explicaciones" al alcalde de la ciudad, el socialista Jordi Hereu, para aclarar si se han empleado fondos públicos para financiar la campaña.

Ésta, al igual que la de Madrid, será costeada en su totalidad por la UAL, que, además de contar con las cuotas de sus más de 2.000 socios, ha abierto una cuenta corriente para recaudar fondos. El presupuesto de la campaña en Madrid es muy modesto: 1.500 euros. Esa cantidad servirá para que dos autobuses de la EMT recorran las calles de la capital con el polémico reclamo durante 15 días, pero en la UAL aseguran que, si las donaciones siguen aumentando, la campaña se prolongará.

En Londres, y también en enero, 30 autobuses de transporte urbano se van a sumar a la campaña con idéntico lema: There´s probably no God. Now stop worrying and enjoy your life. Fue allí, en la capital británica, donde nació la idea de publicitar el ateísmo, que provocó una gran polémica social. En sólo dos días se recaudaron más de 100.000 libras esterlinas para financiar los anuncios.

Marshall McLuhan, uno de los grandes teóricos de la comunicación, tenía razón... Pero sólo a medias. Su famoso aforismo ("el medio es el mensaje") quedará parcialmente en entredicho a partir del próximo día 26, cuando El bus ateo llegue a Madrid. Se trata de una campaña publicitaria cuyo objetivo no es anunciar automóviles, perfumes o grandes almacenes, sino una mercancía intangible: el ateísmo. Y aunque es seguro que su soporte -los autobuses urbanos de la capital, es decir, el medio- no pasará inadvertido, el lema de la campaña -el mensaje- aún llamará más poderosamente la atención: "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida".